Hacer periodismo es una ardua labor/ Foto: Rawpixel
Foto Rawpixel

Por Luisa Martínez

  Son los encargados de buscar, hacer pública y explicar la verdad. Hacen todos los días uno de los trabajos más necesarios e importantes dentro de las sociedades.

Sin embargo, en una época de extrema oferta y pervertida demanda, es común que se subestime el valor de los que, sin duda, son los profesionales de los medios con mayor responsabilidad, particularmente en un país como México: los y las periodistas.

Sobre estas personas hay estereotipos creados –“son pedantes”–, prejuicios establecidos –“están vendidos”– y malos entendidos –“si todos podemos escribir y contar una historia, todos somos periodistas”. 

Pero la verdad es que hay circunstancias muy específicas que hacen de su trabajo diario un factor que influye totalmente en su forma de ser, y vale la pena conocerlas para poderles entender. Por eso, hoy en Central rescatamos algunas de las que Lewis Humprhies, escritor e investigador británico, considera “claves de la personalidad” de quien se dedica a hacer periodismo.

-Tomado del texto publicado en Lifehack.org ; traducción y adaptación de Luisa Martínez.

Los mueve un deadline imposible de borrar

El mundo de las noticias se mueve rápido y en tiempo real, lo cual significa que las historias deben ser escritas, editadas y publicadas dentro de un esquema de límites de entrega sumamente estricto. Por supuesto que esto puede detonar una personalidad menos cordial y, para muchos, grosera, que en realidad no es más que un mecanismo de defensa para mantenerse concentrados y manejar altos niveles de presión. 

Son versátiles: tienen que serlo

Dependiendo de su posicionamiento en los medios, muchos periodistas se ven con la obligación de cubrir dos o más fuentes al mismo tiempo durante sus carreras. Esto forma en ellos una habilidad de adaptación y de aceptación de las variables de su trabajo.

Trabajan en una industria sumamente competitiva

El asunto de la mejora continua es un punto importante aquí, pues la industria del periodismo es una delas más competidas. No hay forma de sobresalir y mantenerse vigentes si no es construyendo un legado basado en un fuerte sentido de la ética y el trabajo arduo diario, constante. No pueden darse el lujo de descansar. 

Arriesgan su carrera –y su vida– todos los días

[Sobra dar estadísticas sobre los riesgos de hacer periodismo en México, pero sabemos bien que, en este país, es más peligroso ejercer esta profesión que ser un criminal]. Su responsabilidad es enorme. Los periodistas de campo e investigadores están forzados a poner sus carreras en riesgo cada día, con el objetivo de acercarse a los hechos y las noticias más importantes de nuestra realidad, sin importar qué figuras de poder se vean envueltas en ellos. No debe subestimarse el coraje y el valor que implica mantenerse firme a las convicciones y valores personales cuando de salvar la vida o la reputación se trata.

Para ver el texto completo de Lewis Humphries, da clic  aquí .