Foto: PhotoAMC

Gastón Pavlovich: Las grandes historias empiezan por accidente

En su caso, el cine llegó de la mano de la madurez. La fama en cambio fue una oportunidad, trabajo y disciplina. Y la pasión, claramente, la tiene desde siempre

Por: Ximena Urrutia

Para muchas personas producir una película califica como su más grande sueño y lo han deseado desde que tienen memoria, y ser el productor de Martin Scorsese ni se diga. El sonorense Gastón Pavlovich lo logró sin siquiera quererlo. Tiene 47 años y su carrera en el cine apenas comienza.

Todo empezó con la muerte de sus abuelos “Me puse a escribirles un homenaje. Lo titulé El estudiante y pensé ‘Estoy escribiendo una historia, una novela o un guión’”. Cuando decidió que lo quería hacer película buscó cómo llevarlo a la pantalla. Después de seis años de trabajo lo logró y a partir de ahí todo se fue dando.

Cuando las cosas se hacen con pasión, se nota. El estudiante viajó a Chicago en donde la vio un joven director quién después le pidió a Gastón que produjera Max Rose, la cual viajó a Cannes y ahí fue donde la vio nada más y nada menos que Tom Hanks y produjo Un holograma para el rey. “Sabía que no me apasionaba sólo el mercado mexicano. Tuve la fortuna de haber estudiado mi carrera en Estados Unidos, mi posgrado en Francia y otro en Roma. The world is my stage”, afirma emocionado. Su plan es hacer una mexican invasion en Estados Unidos: “Escuché a Donald Trump en una entrevista hablar de the mexican invasion y lo primero que pensé fue ‘¡hay que hacer una verdadera mexican invasion!’”. Y si algo nos queda claro es que lo que se propone, lo logra.

Cuenta la leyenda que en un día te encontraste en una mesa sentado con Martin Scorsese y algunos de sus abogados, y cuando todos se pararon de la mesa, el abogado más rudo dijo: “Mira Gastón, si tú no haces esta película probablemente no se haga nunca”. “Así fue, pero te faltó el desenlace de esa conversación: ‘Scorsese se está inclinando por ti para producir Silence. Si tú logras completar esta película y lo haces bien, Martin te va a abrir todas las puertas que quieras en Hollywood. Sin embargo, si lo defraudas y también sales corriendo y no terminas de producir esta película, te doy mi palabra, jamás vas a trabajar en esta industria en tu vida, decídelo ahorita’”, nos contó.

Dicen que cuando la suerte se repite muchas veces, se llama talento. “Talento y perseverancia” agrega. Se vienen grandes producciones para Pavlovich, se escucha por ahí el nombre de Robert De Niro y Al Pacino en The Irishman. Recuerden bien su nombre porque lo estaremos escuchando mucho, también ha comenzado la producción de una película biográfica del expresidente soviético Mijaíl Gorvachov.

Todavía puedes encontrar la edición de agosto de Revista Central. También tenemos app para iPad.