Actualidad

Kate del Castillo le cuenta su versión a The New Yorker

Por: Redacción CENTRAL 11 marzo 2016 • 3 minutos de lectura

En la entrevista, que fue publicada hoy, la actriz confirma que Sean Penn le dijo todos sus planes con respecto al encuentro con el Chapo

Compartir:

Foto: Notimex

Redacción: Central

Por fin Kate del Castillo rompió el silencio con respecto a cómo la contactó Joaquín “El Chapo” Guzmán. La actriz habló con The New Yorker al respecto y confirmó que fue debido a la famosa carta que publicó en 2012 , con la que tanto su padre como su hermana Verónica no estuvieron de acuerdo, que el capo puso interés en ella.

Andrés Granados Flores, abogado del Joaquín Guzmán Loera, localizó a Kate en 2014 gracias a sus padres, cuyo teléfono consiguió a través de la ANDA. En septiembre de ese año, ella voló de Miami, donde grababa La reina del sur, a la Ciudad de México para conocer a Granados y al también abogado Óscar Manuel Gómez Núñez.

En ese encuentro comieron en una taquería y le dijeron a la actriz que el Chapo quería darle los derechos de la historia de su vida para hacer lo que ella quisiera. “Él quería una película grande, y quería que yo apareciera en ella”, explicó la mexicana a la publicación.

Chapo

Ella sólo habló del proyecto con el productor argentino Fernando Sulichin, a quien conoció en una reunión organizada por Oliver Stone. Él le había dicho que lo contactara si el Chapo alguna vez la buscaba. La película sería producida por él y por su compatriota José Ibáñez, quien trabajó con Stone en South of the Border.

Cuando el Chapo escapó de prisión, en julio de 2015 , Kate pensó que el proyecto se desmoronaría, pero Sulichin estaba convencido de lo contrario y le contó a Sean Penn, quien ya había entrevistado a Hugo Chávez y a Raúl Castro. El argentino presentó al actor con la mexicana y, aunque ella fue breve porque tenía una cita en el consulado para convertirse en ciudadana de Estados Unidos, Penn tuvo suficiente tiempo para preguntarle si creía que podrían ir a conocerlo.

En septiembre, el Chapo la invitó a Sinaloa y fue cuando intercambiaron todos los mensajes que más adelante se filtraron a los medios . Un día antes de que viajaran a Guadalajara, Penn estuvo en la casa de Kate en Los Ángeles, ella le contó toda la historia de cómo conoció a Joaquín Guzmán y contrataron el vuelo a Guadalajara , mismo que costó 33 mil dólares.


Foto que proporcionó Kate de Castillo a The New Yorker

Lo que Del Castillo no sabía era que Penn ya le había contado de su viaje a Jann Wenner, director de Rolling Stone. En la reunión con el capo, después de beber tequila y comer tacos, Kate y el Chapo platicaron sobre su vida y Penn pidió a la actriz que tradujera lo que le quería decir al narcotraficante: que estaba ahí para escribir un artículo para Rolling Stone y que quería tener una serie de entrevistas con él.

De acuerdo con Kate, esa fue la primera vez que supo de las intenciones del actor. “Así no era como esperaba que fuera la noche. Pero en ese momento pensé que tal vez podríamos basar la película en su artículo”, aseguró Kate. Sean, por su parte, quiso quedarse más días con el Chapo, él le dijo que eso no era posible y que después se pondrían en contacto. El actor ofreció darle a el texto al narcotraficante para su aprobación.

Aunque Sean y el capo nunca se volvieron a ver, el actor sí le envió a Kate las preguntas que le quería hacer al Chapo, para que ella las tradujera y se las enviara. Después del artículo, comenzarían con la película. El 5 de diciembre de 2015 la actriz viajó a Nueva York para recoger un teléfono celular con el video de 17 minutos en el que Joaquín Guzmán respondía los cuestionamientos de Penn . Cuando a la actriz apenas le estaba quedando claro que el actor de Hollywood no estaba interesado para nada en la película, Sean le dijo que le aconsejaba contratar a un buen abogado.

La entrevista fue publicada en Rolling Stone

A principios de año, Sean la buscó de nuevo y, mientras tomaban unos tragos en el Sunset Tower Hotel, le enseñó la versión final del artículo , misma que contaba con modificaciones con respecto a la aprobada e incluía una revisión militar que según la actriz nunca pasó. “Me quería morir”, indicó Kate con respecto al momento en el que capturaron al Chapo , ya que se aseguró que lo localizaron gracias a que tuvo comunicación con actrices y productores.

Del Castillo
asegura que rechazó hablar con los medios, incluyendo una nueva entrevista para Rolling Stone, porque estaba muy enojada con la situación y por cómo se había usado su nombre en la prensa.

Actualmente Kate debería estar en México grabando Ingobernable, serie de Netflix; sin embargo, por consejo de sus abogados permanece en Los Ángeles. “Hago cosas, y no veo las consecuencias”, confiesa Kate, quien asegura que ve elementos de sexismo en cómo se ha tratado el tema en los medios de comunicación.

Aparte, la actriz se encuentra desprotegida al no estar incluida en la carta de Rolling Stone en la que se establecía que Penn, Sulichin e Ibáñez estaban en medio de una misión periodística.

Kate del Castillo no es la propietaria de Tequila Honor

×
X