Actualidad

Yahir: nada que ocultar

Por: Redacción CENTRAL 25 mayo 2016 • 3 minutos de lectura

Lo visitamos en Hermosillo, en donde nos abrió las puertas de la casa de su familia y nos compartió sus metas y sentimientos

Compartir:

Foto: Moisés Echartea

Por: Brisa Granados

¿Qué significa para ti Hermosillo?
Mi barrio, donde crecí, donde tanto soñé que iba a tener una oportunidad en la música y me amanecía con mis amigos cantando. En Hermosillo el mundo te abre las puertas, te invitan a su casas. La gente es franca, divertida, lepera, pícara, buena para bailar. Se vive a campo abierto, con el solazo, los venados, los caballos, ríos, montañas: amo este lugar.

¿Qué relación llevas con tus padres?
Soy muy apegado a mi papá; por eso también soy así con mi hijo. Trato de demostrarle mi cariño. No soy seco ni con él ni con mi mamá. Me gusta que sepan que estoy aquí en todo momento para apoyarlos.

¿Cómo eres como papá?
Desde que Tristán nació hemos sido muy unidos. Claro que ha habido malos momentos: es adolescente y no estamos de acuerdo en muchas cosas, pero con tolerancia y paciencia se demuestra el amor. Los papás estamos jode y jode con los chamacos porque sentimos amor puro y verdadero. He tenido muchas bendiciones, pero él es la más grande.

¿Has pensado en tener más hijos?
La verdad no está en mis planes. Ahorita mi hijo Tristán y yo pasamos mucho tiempo juntos, pero me perdí de momentos importantes y me dolió. Además llevo tres años soltero y no podría decirte que quiero otro chamaco.

Con 14 años de trayectoria, ¿en dónde estás parado?
Siento como si estuviera arrancando. He tenido grandes experiencias y aprendizaje. Mi trabajo me apasiona: la composición, la producción. En este octavo trabajo la disquera y el productor me dieron la oportunidad de involucrarme al máximo, ha sido un gran regalo.

¿Qué le dirías al Yahir que entró a La Academia?
Aunque los tiempos de Dios son perfectos y ahora estoy lanzando el mejor disco de mi carrera, le pediría que defendiera más su punto de vista. Entiendo lo novato de ese momento, que todo el mundo quería opinar, pero me hubiera encantado luchar más por mis ideales.

El show business es como te lo imaginabas, ¿o te sale debiendo?
He tenido muy buena relación con todos. La verdad es que este medio no me asusta. Soy franco y no tengo cola que me pisen. Me gusta chambear: no estoy aquí por la fama. No he dejado de preguntar, me he ido empapando, conozco el teje y maneje, me siento tranquilo de llegar con una persona y poder negociar cosas.

Si no hubieras sido cantante, ¿qué serías?
Veterinario, me gustan mucho los animales y he tenido la oportunidad de estar cerca de tigres, leones, osos… En tu nuevo video sales casi desnudo y con dos mujeres en la regadera… Eso fue después del video, no es cierto (risas). Eran dos chamaconas en la regadera y me dio mucha pena, uno como quiera ¿pero las criaturas? Pensé que iba a quedar más fuerte, pero después de verlo, estoy muy contento con el resultado.

¿Cómo te mantienes con los pies en la tierra?
Soy tremendamente feliz con mi familia, mis amigos, mi música. Hago lo que me gusta: escalar montañas, bucear, correr un carro de carreras, cantar, hablar, y poder ver a mis sobrinos crecer. No estoy pensando en fama o riquezas, sólo en disfrutar la vida y cumplir mis metas.

¿Cómo defines el momento que actualmente vives?
De muchos cambios y madurez. La composición me ha acercado a mi familia, a mis sentimientos, recuerdos, pasiones, emociones y sueños. Estoy viviendo un gran presente; disfruto cada momento al máximo.

¿Qué buscas en una mujer?
Me gustan las mujeres que sonríen, que disfrutan, que les gusta pasarla bien, la aventura, que sean prácticas, que no les guste la discusión. Cuando empiezan los celos, las relaciones se fracturan

¿Eres muy asediado por las chicas?
No se me hace, más bien canto rolas llegadoras, con sentimiento, con letras profundas, seductoras, con dolor… es más por eso.

¿Estás enamorado?
No en este momento.

¿Cómo te cuidas físicamente?
Hago insanity, yoga, box, pesas, meditación. La serie de discos de insanity me cambió la vida y también los programas de meditación: el famoso 478 es una maravilla. Consiste en una inhalación de cuatro tiempos, que se sostiene por siete tiempos y luego exhalas en ocho.

¿Te consideras sex symbol?
No, para nada, ni galán ni guapo.

¿Cómo te gustaría ser recordado?
Como recuerdo a mi abuelo, por su alegría. El último día que estuve con él en el hospital estuvo cantando conmigo después de dos años de no poder moverse. Fue mi ejemplo.

Si te perdiste la edición de abril de Central, en la que su familia nos dijo como veían a Yahir , todavía la puedes leer en nuestra app para iPad .

×
X