Actualidad

La otra opción: Vida y Familia A. C.

Por: Redacción CENTRAL 10 mayo 2016 • 2 minutos de lectura

Poco imaginaba que una sentencia médica me acercaría a una institución que ayuda a mujeres embarazadas vulnerables

Compartir:

Foto: StockSnap.io

Por: Ángela Milagros

“No puedes tener hijos. Tu presión arterial es muy alta y además las medicinas que tomas complicarían el embarazo”, eso me dijo el doctor que llevaba mi caso.

¿Cómo asimilar que no podría tener hijos después de pasar por un largo proceso de sobrevivencia?
Quizá recordar que aún tenía vida debía ser suficiente, pero en mi caso, ser madre había formado parte de mi plan de vida desde siempre. Saber, a mis escasos 28 años, que sería imposible era un golpe que me hacía tambalear y cuestionarme nuevamente mi existencia. Así se dieron las cosas: para mí el destino tenía otros planes.

Después de vivir en pareja un duelo, evalué mis opciones. Dios cierra puertas, pero abre muchas ventanas a la oportunidad; así fue como conocí Vida y Familia A. C. (Vifac). Se trata de una institución cuya principal labor es ayudar a mujeres embarazadas en desamparo, quienes viven situaciones críticas y complejas.

Algunas de las mujeres que acuden a esta institución, tristemente, son menores de edad que, ante esto, no pueden regresar a casa. Otras veces se trata de mujeres que han sido abandonadas por su pareja. Cada caso es una historia, pero al final, Vifac se convierte en una excelente alternativa ante una situación extrema.

Repartidas en 24 de estados del país, esta asociación civil tiene 23 casas hogar, en las cuales cuida y protege a las mujeres durante su embarazo, además de 12 oficinas de enlace. No sólo cuida sus necesidades físicas; también les da apoyo moral y psicológico, formación humana y capacitación en cocina y atención a comensales, corte y confección, cultura de belleza y computación, entre otros, con la finalidad de que al salir de la casa puedan desempeñar un trabajo digno que les permita ser autosuficientes.

Foto: Ricardo Bernal


La oportunidad

Pocas instituciones me parecen tan completas en su forma de ofrecer ayuda como Vifac, porque apoya a mujeres que si están imposibilitadas para ejercer su papel de madre, tienen la opción de voluntariamente dar en adopción a su hijo, aunque aproximadamente, 90 % decide quedarse con su pequeño.

Así es como se unen vidas: una necesidad cubre la necesidad ajena. Dos vidas se cruzan en un punto. El resultado: alegría para uno y paz para el otro. Y así fue cómo, por Vifac, tuve la oportunidad de ser madre y adoptar a tres hermosos angelitos en la tierra.

Aprovecho para honrar a quien no sólo inició este proyecto, sino que hoy trabaja activamente por esas mujeres en desamparo total que ven una esperanza en esta maravillosa institución: Marilú Mariscal de Vilchis, fundadora y presidenta activa de Vifac, a quien debo todo mi respeto. Por mujeres como ella hoy México evoluciona para ser un mejor país.

Además de vivir en las instalaciones de la casa hogar, quienes asisten a esta institución reciben cursos de capacitación en distintos oficios, con la idea de alcanzar la autosuficiencia.

Vifac

¿Quieres Ayudar?
Web: vifac.org
Fb: Vifac
Tel. (01 800) 0184 322 / 3622 207

Recuerda que ya puedes encontrar la edición de mayo de Revista Central. También tenemos app para iPad.

×
X