Actualidad

Mujeres actuando por las mujeres

Por: Redacción CENTRAL 07 marzo 2016 • 2 minutos de lectura

Sin clichés y trabajando por lo que aman, ellas han construido otra realidad para el género femenino. Se trata de mujeres hablando de ser mujeres, a favor de otras mujeres, libres de prejuicios y festejando su género, cada quien desde su trinchera

Compartir:

Meryl Streep, Malala Yousafzai y Emma Watson. Fotos: PhotoAMC

Por: Nat Rivera y Paulina Delgado

“Una mujer es más que un cuerpo condenado por su biología”, sentenció Martha Lamas, cuando luchaba por legalizar la interrupción del embarazo y con ello salvar la vida a millones de mujeres. Pero si fisiológicamente la diferencia se reduce a los genitales, ¿por qué el trato tiende a ser tan distinto? Equidad no es pagar la mitad, sino contar con las condiciones para que cada persona, sin importar su sexo, alcance la mejor versión de sí misma.

Los discursos
“Tenía dos opciones, una era permanecer en silencio y esperar a ser asesinada, o hablar y luego ser asesinada. Decidí hablar”, leyó Malala en su discurso de aceptación del Premio Nobel. Y es que si la máxima del lingüista austriaco Wittgenstein es cierta y “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”, levantar la voz significa ampliar los horizontes, en este caso, del universo de las mujeres.

No, no hablamos de feminismo, sino de equidad, como declaró Meryl Streep: “Soy humanista. Busco un buen equilibrio”. Se trata de romper estereotipos: “Si dejamos de definirnos unos a otros por lo que no somos, y empezamos a definirnos por lo que sí somos, todas y todos podremos ser más libres... Se trata de la libertad”, declaró Emma Watson cuando se presentó como embajadora de la ONU, para la campaña HeForShe, iniciativa basada en equidad.

Basta de lo políticamente correcto
Actuar conforme a las apariencias construye estereotipos, opina Verónica Murguía: “Habría que tener claro que el lenguaje políticamente correcto, que siempre deviene en eufemismos ridículos, y que es, entre otras cosas, una afectación cursilérrima, no sirve de nada”. Démosle la vuelta a la tortilla: seamos la diferencia. Como lo hizo Kate Winslet al estipular en su contrato con L’Oreal que en lo que haga para Lancôme no se usarán retoques digitales. “Sólo puedo hablar por mí misma y hacer lo que considero que es importante para mí. Espero que otros sigan el ejemplo porque creo que tenemos una responsabilidad con las de mujeres más jóvenes”.

Kate Winslet

¿Pero de qué tipo de libertad hablamos?
De libertad interior, del derecho a vivir con una persona, cualquiera que sea su sexo, si creemos en la monogamia o si optamos por el poliamor, sin etiquetas. Del respeto a elegir entre trabajar o cuidar a los hijos, sin ser calificada de “mujer que sólo sabe de niños y la mantiene el marido”. Entre más libres nos permitamos ser, más libertades exigiremos para los demás, y menos deseos tendremos de imponer nuestro estilo de vida como el único válido para vivir. El mundo ha cambiado, de manera lenta y no tanto como desearíamos pero es un hecho que ya no es el mismo y que la muerte, la lucha, el amor y el coraje de todas las mujeres, a lo largo de la historia, no ha sido en vano.

Si quieres conocer los reconocimientos obtenidos por mujeres en áreas como arquitectura literatura, así como saber a qué articulistas y directoras seguir, lo puedes hacer en la edición de marzo de Revista Central. También tenemos app para iPad.

×
X