Foto: Ricardo Trabulsi

Por: María Velasco

  Con unos antecedentes como los de Rafael Moreno Valle, no es difícil entender cómo y por qué ha llegado hasta donde está. La política la lleva en la sangre por su abuelo paterno, el médico militar y general Rafael Moreno Valle, quien también fue gobernador de Puebla; y el altruismo lo heredó de su papá, el empresario y filántropo Rafael Moreno Valle Suárez, actual presidente de la Fundación Gonzalo Río Arronte.

“Desde muy pequeño, en casa de mi abuelo había debates sobre cómo se podía incidir de mayor forma en el entorno, cómo podías ayudar a la construcción de un país más justo, más equitativo y con mayores oportunidades”, comparte el actual gobernador de Puebla. Su padre insistía en que esto se podía lograr siendo empresario, pero su abuelo afirmaba que siendo político. Y el pequeño Rafael coincidía con su abuelo.

Fue así como empezó todo. Moreno Valle anhelaba ser político desde que tuvo uso de razón. Mientras que sus compañeros de escuela respondían que querían ser policías, bomberos o astronautas cuando fueran mayores, Moreno Valle siempre contestaba: “Yo quiero ser gobernador de Puebla”. A sus 48 años y a punto de terminar su administración, lo sigue diciendo con la misma ilusión que la de un niño de 6 años.

Siempre ha contado con el respeto y apoyo de su familia para alcanzar las metas que se ha propuesto, aunque no estén todos 100 % de acuerdo. “Creo que mi padre desearía que estuviera más involucrado en los temas empresariales y de filantropía con él”, comparte el Gobernador. “Sin embargo, siempre ha sido el primero en respaldar mis proyectos y aspiraciones políticas”. Otro apoyo importante en su vida es el de su esposa, Martha Erika Alonso.

Si quieres leer el resto de nuestra plática con Rafael Moreno Valle, lo puedes hacer en la edición de julio de Revista Central . Recuerda que también tenemos app para iPad .