pexels-valeria-boltneva-1484516.jpg

¿Cuáles son las peticiones del movimiento “Abrimos o morimos”?

El sector restaurantero del Valle de México hace un llamado de auxilio para reabrir sus negocios y no perder más empleos.

La Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados lanzó la iniciativa #AbrimosOMorimos en la Ciudad de México y el Estado de México para exigir a las autoridades la reapertura de establecimientos de comida y que se les considere como actividad esencial.

 

En una carta abierta, la Canirac señala que desde el inicio de la pandemia se han cerrado 13,500 establecimientos en la Zona Metropolitana del Valle de México y estima que a finales de año se habrán perdido 450 mil trabajos en el país.

Apunta que a nivel nacional, la industria genera 5.6 millones de empleos directos e indirectos y, según sus cálculos, tan solo el anuncio del cierre de establecimientos por tres semanas provocó un incremento del diez por ciento de empleos perdidos a los ya registrados.

Ante esta situación, convocaron a chefs, meseros y demás personal de alrededor de 500 restaurantes en CDMX y Edomex para que protesten afuera de sus negocios con un minuto de “cacerolazos” a las 13 horas a partir de este martes 12 de enero.

Entre las medidas que proponen para reabrir sus negocios están:

  • Apertura con un aforo del 25% en interiores y 35% en terrazas.
  • Mesas con un máximo de seis comensales.
  • Horario de cierre hasta las 10 de la noche de martes a domingo, sin apertura los lunes.
  • Uso de código QR para rastreo de casos de covid-19.
  • Continuar con el uso de la aplicación del Protocolo Mesa Segura.
  • Pruebas semanales de detección de covid-19 para el 5 por ciento de empleados en establecimientos con más de 50 trabajadores.

Hasta ahora, el Gobierno de la Ciudad de México ha optado por condonar el Impuesto Sobre Nómina (ISN) a la industria restaurantera durante el mes de enero, lo que representa una suma de 20 millones de pesos. Además, se brindarán 100,000 apoyos directos de 2,200 pesos a los empleados del sector; un total de 220 millones de pesos.