positano7.png

Escucha el canto de las sirenas en la espectacular costa amalfitana

El hotel Le Sirenuse no solo es un mirador hacia la asombrosa belleza del entorno, sino que por sí mismo, es un espacio sofisticado y romántico, perfecto para disfrutar la dolce vita.

Según la leyenda, el semidios griego Hércules se enamoró de una ninfa llamada Amalfi. Cuando murió, Hércules quiso enterrarla en lo que él consideraba el lugar más hermoso del mundo, la costa de Amalfi, rodeada de mar y rocas. Sobre su tumba, Hércules construyó la ciudad de Amalfi, para asociar su sentido de belleza e inmortalidad con su alma. Esa belleza persiste hasta el día de hoy, y está representada en Positano.

  El icónico edificio rojizo de Le Sirenuse se alza sobre la pintoresca ciudad de Positano, en la costa amalfitana. Encaramadas sobre el mar, sus habitaciones, terrazas, bar y restaurante son un oasis de paz y silencio, enmarcado por paisajes que roban el aliento.

positano4.png

En 1953, John Steinbeck elogió que cada habitación tuviera una terraza privada con vistas al Mediterráneo y a las islas de las Sirenas, de las cuales el hotel toma su nombre. La parte central del hotel era la villa de verano de la aristocrática familia Sersale, que se ha expandido a varias casas contiguas a lo largo de los años.

Los cuatro hermanos Sersale abrieron la casa a los huéspedes en 1951 con solo ocho habitaciones y una gran terraza frente al mar. El hotel tuvo una importante remodelación en la década de 1990, responsabilidad de Franco Sersale, quien no solo era un coleccionista apasionado que llenaba la casa con hermosos muebles y pinturas, sino también un viajero y fotógrafo enamorado del mundo.

positano3.jpg

Miembro de la prestigiosa colección Leading Hotels of the World, el clásico hotel se encuentra en el corazón de Positano, en el pintoresco Amalfi Drive. De un encanto surreal y sofisticado, esta joya encarna todo el romanticismo y estilo de vida que esperamos de la dolce vita italiana. Desde las enormes llaves de las suites decorando la recepción hasta los guantes blancos del concierge, cada momento y rincón nos sumerge en la nostalgia por una época de elegancia pasada que aquí continúa siendo el modus vivendi.

La ligera cocina mediterránea del romántico restaurante de Le Sirenuse –llamado La Sponda– se basa en ingredientes locales frescos y está inspirada en las grandes tradiciones culinarias de Nápoles y la costa de Amalfi. Infundido por la elegancia ociosa de la dolce vita de Positano, durante la noche, está iluminado con 400 velas que crean una atmósfera inolvidable.

Sus menús continúan reflejando la luz y el enfoque mediterráneo iniciado en La Sponda por el chef Matteo Temperini, quien es reconocido por Gennaro Russo, el joven chef ejecutivo, como su “maestro número uno”. La regla de oro de Gennaro es, dice, el “respeto por el territorio, las tradiciones y los ingredientes locales”.

positano6.png