Casa estudio Leonora Carrington

Casa Estudio Leonora Carrington: el portal de ingreso al universo fantástico de la artista

Estar en espacio donde cocinaba, recibía a sus amigos, crecieron sus hijos y creaba sus piezas, nos acerca tanto a esta gran artista que podríamos sentir que la conocimos de cerca.

Leonora Carrington cocinaba: disfrutaba de hacerlo. Para ella había una relación intrínseca entre la creación artística y la culinaria.

  Usaba agua de colonia Sanborns como perfume y caminaba por su casa con una bolsa bandolera negra, de esas que se cruzan desde el hombro, como si estuviera siempre a punto de salir, para poder llevar consigo sus cigarros, por toda la casa.

Entre sus objetos personales hay una ouija, una esfera de cristal y múltiples barajas de tarot. Le gustaba la magia. Consumía medicamentos para la depresión y la ansiedad. De vez en cuando padecía problemas gástricos. Guardó toda su vida la ropa que usó en su juventud y le hizo al gato una puerta pequeña a ras del suelo para que pudiera entrar y salir con libertad.

Coleccionaba objetos miniatura: una cajita que tiene tapa en forma de ciervo, un muñeco zapatista, ollas y jarros de barro y algunos collares de arte huichol.

Estos son algunos de los detalles que revelan los objetos contenidos en la casa donde la pintora surrealista Leonora Carrington vivió 60 años, ubicada en la colonia Roma de la Ciudad de México, en la calle de Chihuahua #194.

En este 2021 se concluyó la catalogación e inventario de su contenido, gracias al trabajo de investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, encabezados por Alejandra Osorio, encargada del proyecto Casa Estudio Leonora Carrington.

Casa estudio Leonora Carrington

Luego de la compra del inmueble por parte de la UAM a Pablo Weisz, hijo de la artista, las autoridades universitarias iniciaron la ardua labor de remodelar la casa, sin intervenir en su estructura principal, de tal manera que se conserve su estado íntimo y al mismo tiempo sea posible recibir visitantes.

La inversión para la adquisición de la casa fue de 10 millones de pesos y se vio completada por 5 millones más para su acondicionamiento. A ello se suma el donativo de la familia del total de su contenido, que incluye esculturas, obra gráfica, piezas en bordado y objetos personales de la artista. Ninguna pintura considerable.

Gracias a esta iniciativa será posible investigar de manera más profunda a una de las artistas más importantes del siglo XX, que aunque nació en Lancashire, Inglaterra, toda su producción artística la realizó en México, donde también encontró la posibilidad de tener una vida en libertad.


Revista Central entrevistó en exclusiva a Alejandra Osorio –hoy por hoy una de las mujeres más avezadas en la vida y obra de Carrington– encargada del proyecto de la Casa-Estudio y quien ha supervisado la realización del inventario de más de 8 mil objetos contenidos en este lugar.

Casa estudio Leonora Carrington
leonora carrington casa
Casa estudio Leonora Carrington

Checa aquí el video

Kristina Velfu: ¿Cuál es la principal aportación de Leonora Carrington a la Historia del Arte?
Alejandra Osorio: La congruencia. Leonora especialmente fue congruente consigo misma toda la vida. Se le dice surrealista y sí lo era, pero no por haberse adherido al movimiento, sino porque ella de manera natural era surrealista.

En uno de sus testimonios, Leonora escribió que cuando vió por primera vez una obra de Max Ernest, quien fue su amor de juventud y quien pertenecía a este movimiento artístico, ella sintió que se quemaba por dentro, porque ese cuadro hablaba su lenguaje. También se dice que era feminista, y lo era. Pero no desde el activismo, sino desde su propio espíritu libre e indomable.

Entre sus objetos podemos adivinar a una mujer congruente y austera, que aunque conoció el éxito financiero, provenía de cuna noble europea y logró vivir de su trabajo artístico; siempre se mantuvo con una vida moderada y sin ostentación.

Leonora especialmente fue congruente consigo misma toda la vida.

K.V:¿Qué encontraron curioso y poco conocido de Leonora entre sus objetos?
A.O: Hay mucho por descubrir, pero por ejemplo encontramos su agenda de contactos, en la que había números de personalidades como María Félix, Octavio Paz, Vicente Rojo, Elena Poniatowska, Pierre Bordieu, Girgio Agamben; algunos de ellos se desconocía que habían tenido relación con ella.

Por ejemplo en la mesa en la que recibía a sus visitas hay una inscripción de Pedro Friedeberg que dice “Leonora y Chiki”. Sabemos que cuando Friedeberg hizo esta “travesura”, ella lo corrió por dañar sus muebles (con toda razón) .

Muchos de los libros de su biblioteca están firmados o contienen anotaciones personales de Leonora. Descubrimos que ella era budista, que se fue a retiros en torno a esta convicción espiritual y que incluso era benefactora de agrupaciones que la practican.

Sorprende la manera austera en la que vivía. No hay ningún signo de ostentación. Sus objetos cotidianos son sólo cosas curiosas que llamaban su atención.

K.V ¿Cuál es el origen de este proyecto?
A.O. En realidad todo esto empezó cuando Pablo Weisz le dijo a su mamá “Quiero que me dejes la casa porque la voy a convertir en un museo”. Leonora murió en 2011, hace 10 años. Desde entonces su hijo buscó apoyo de una institución que pudiera resguardar esta herencia.

Hasta que la Universidad Autónoma Metropolitana respaldó esta iniciativa y comenzó el arduo trabajo que consistió en el acondicionamiento arquitectónico de la casa, inventarios, museografía hasta los videos de difusión de la noticia de su conclusión, que hicieron alumnos de la UAM.

Aún no abrimos al público porque tenemos que esperar los lineamientos de la Universidad y estamos ajustando los últimos detalles de logística. Ya estamos listos y cerca de que la Casa Estudio Leonora Carrington se integre a la vida cultural de la Ciudad.

La donación del acervo es hoy por hoy la más grande que ha recibido la UAM y estamos muy orgullosos de ser sus custodios. Buscamos que este espacio sea un centro de investigación de la vida y obra de la artista. Un lugar para que investigadores y estudiantes tengan una aproximación directa al universo íntimo de Leonora.

Casa estudio Leonora Carrington

La maternidad la tomó por asalto. No la esperaba, sin embargo, fue una madre amorosísima.

K.V. De acuerdo a sus hallazgos, ¿cómo fue Leonora en su vida personal?
A.O. La maternidad la tomó por asalto. No la esperaba, sin embargo, fue una madre amorosísima. Aquí vivió con Emérico Weisz, conocido como Chiki Weisz quien también tenía su taller de fotografía y su cuarto oscuro de revelado, en este lugar. Él es un personaje interesante. Siempre a la sombra de Leonora, pero que podremos redescubrir también en este espacio.

Leonora siempre consideró esta casa como fría por lo que se mantenía muy tapada y dentro de la colección existen sus suéters de lana. Tomaba té negro al estilo inglés y frecuentaba a sus amigas Kati Horna y Remedios Varo. Aunque estuviera en casa cargaba su bolsa, como a punto de salir, para tener a la mano sus cigarros.

Después de la crisis emocional que vivió en Europa, tras el rompimiento con Max Ernest, siempre mantuvo vigilancia en su estado de salud mental. Por el historial médico que encontramos y sus medicamentos, sabemos que tomaba medicamentos para la ansiedad y la depresión. Algunas veces padecimientos estomacales. Nada más.

Por supuesto le gustaba lo místico. Hay barajas de Tarot y una ouija. También escribía. Tenemos aquí lo que probablemente es el original de la novela La Trompetilla Acústica. Leonora escribía, escribía muy bien. Con ese humor típico británico.

Así, la Casa Estudio Leonora Carrington es parte de la memoria material del arte y la vida cultural en México. Se presenta como un texto, que se puede leer sólo con sólo entrar y que responderá a las referencias propias del espectador. La curaduría y la museografía son tan impecables que parece que en cualquier momento Leonora se asomará detrás de la puerta. Nos podrá revelar al complejo y multifacético personaje que fue Leonora Carrington, así como a su universo fantástico.

Da clic aquí para el recorrido virtual
Instagram: @casacarrington.uam

Krtistina Velfu es periodista especializada en la difusión del arte y la cultura. @Velfu