Famosos

Eduardo VIII: la historia del rey que abdicó por amor

Por: Emmanuel Cacho 03 junio 2024 • 3 minutos de lectura

¿Qué harías por amor? Este miembro de la realeza del Reino Unido renunció a ser rey para estar a lado de la mujer que amaba, causando muchísima polémica.

Compartir:

Antes de Harry estuvo Eduardo VIII, la historia del rey que abdicó por amor
Creative Commons

La historia del príncipe Harry , y su matrimonio con Meghan Markle , sorprendió al mundo después de que la pareja renunciara a formar parte de la Corona Británica. Esta no es la única ocasión que un miembro de la realeza deja atrás sus títulos por amor, pues esto mismo sucedió casi 100 años antes, cuando el rey Eduardo VIII abdicó al trono de Inglaterra.

Eduardo de Gales fue el primer hijo de la reina consorte María de Teck y el rey Jorge V, reconocido por ser un heredero al trono rodeado de polémicas, especialmente por sus aventuras con mujeres casadas. El 20 de enero de 1936, Jorge V de Reino Unido perdió la vida en la casa de Sardingham , dejando la corona libre para su primogénito.

El asunto no podría ser más complicado, pues Eduardo llevaba un tiempo saliendo con Wallis Simpson, una mujer legalmente casada, que se encontraba en el proceso de su segundo divorcio. Esto no tenía contento a ningún miembro del consejo de la Familia Real, e incluso, el primer ministro de Inglaterra, Stephen Baldwin, aconsejó al rey que terminara con esa relación.

Antes de Harry estuvo Eduardo VIII, la historia del rey que abdicó por amor
Angelo Laviosa

El proceso de un segundo divorcio ya complicaba las cosas en una monarquía tan conservadora y tradicionalista, como lo era la británica, lo que sumaba al peso de que Wallis era “plebeya” y estadounidense. De este modo, la oposición no solo venía de la familia real, también se sumaron tanto el Parlamento británico, como la Iglesia, a la oposición de dicho matrimonio.

Las soluciones que presentaba el futuro monarca no parecían satisfacer a las partes en desacuerdo, pues estos afirmaban que, al representar a la Iglesia anglicana ante el pueblo británico, sus súbditos no verían con buenos ojos esta unión. Pasó un mes, aproximadamente, y al no llegar a ningún punto medio, Eduardo VIII decidió abdicar el trono si no podía casarse con Wallis.

Así, el rey Eduardo VIII se convirtió en el monarca británico con el gobierno más corto de la historia; del 20 de enero de 1936, hasta el 11 de diciembre de este mismo año; un reinado que duró tan solo 11 meses. De este modo, la pareja contrajo matrimonio el 3 de junio de 1937, no sin antes mudarse al sur de Francia en exilio del Reino Unido.

Antes de Harry estuvo Eduardo VIII, la historia del rey que abdicó por amor
Dominio Público

Wallis se convirtió en la mujer más odiada por el pueblo británico, quienes incluso arrojaban piedras a las ventanas de su hogar, así que quedarse en Gran Bretaña resultaba en una idea terrible. La renuncia de Eduardo abrió paso a que su hermano menor, Jorge VI, ascendiera al trono, cuyo reinado duró hasta su muerte en 1952.

El rey Jorge VI ordenó a la pareja que no regresaran a Reino Unido jamás, aunque se hizo cargo de Eduardo económicamente desde su propio bolsillo. El exmonarca no volvió a Inglaterra hasta el funeral de su hermano menor, por orden de su sobrina, la reina Isabel II , que permitió su regreso, pero sin la presencia de Wallis.

Eduardo VIII destacó por su comportamiento rebelde y juvenil, dejando de lado sus deberes como príncipe, y más tarde como rey, e incluso, fue criticado por varios miembros del Parlamento mientras perteneció a la Corona. El propio primer ministro Winston Churchill, destacado por su humor ácido, aplaudió a Wallis, asegurando que ella “salvó a Inglaterra de Eduardo VIII”.

Todas las ciudades del mundo deberían hacerle un monumento a Wallis Simpson.
– Winston Churchill
Antes de Harry estuvo Eduardo VIII, la historia del rey que abdicó por amor
Eduardo VIII, Wallis Simpson y Adolf Hitler / A0200 epa PA Str/ dpa/dpaweb

En 1972, el exmonarca murió, y su cuerpo fue llevado de vuelta a Gran Bretaña para reposar en el cementerio de la casa Windsor , aunque Wallis se negó a ir en el mismo carruaje que la reina durante el cortejo fúnebre. La viuda de Eduardo VIII murió en 1986, con demencia senil, y en plena soledad, pues la pareja no tuvo hijos, y ella fue enterrada a lado de su esposo.

Antes de Harry estuvo Eduardo VIII, la historia del rey que abdicó por amor
Wikimedia Commons

No todo fue color de rosa en el matrimonio de Eduardo VIII y Wallis Simpson, y es que, a pesar de tener un matrimonio que parecía de cuento de hadas, ella siempre estuvo enamorada de otro hombre .

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.

×
X