culto-oculto-restaurante-de-las-aguas-del-pacifico-a-los-cortes-nortenos

Conoce la oferta tan amplia como interesante de Culto O’Culto, que va de las aguas del Pacífico a los cortes norteños

Con la llegada de la época estival, son varias las propuestas que han pisado el acelerador para recuperar un año en pausa en el que la hostelería se ha visto forzada a parar la máquina. De regreso a la carrera, lugares que combinan una gastronomía honesta y un ambiente distendido son los favoritos.

Culto O’Culto abrió sus puertas en el mes de mayo con un destino escrito: convertirse en un referente en la colonia Guadalupe Inn.

Se trata de un espacio cool donde el interiorismo y la oferta gastronómica se deben a la creatividad y experiencia de Erika Swain –chef y comunicadora que ha plasmado su trayectoria en Culto O’Culto – y donde se conjugan el buen gusto y comer bien.

  Originaria de Monterrey, muy pronto se trasladaría con su familia a Ensenada, donde comenzó a desarrollar su carrera como modelo, actriz y conductora de televisión. Con el tiempo, Erika acabaría dedicándose por completo a otra de sus pasiones, la cocina.

culto-oculto-restaurante-de-las-aguas-del-pacifico-a-los-cortes-nortenos-erika-swain.jpg
Erika Swain

Durante años, ha trabajado en la formación y asesoría de restaurantes tanto en Baja California como en la Ciudad de México, y recientemente inauguró Culto O’Culto, donde la importancia del producto prima en cualquier receta.

Una carta llena de tesoros

En su oferta, se delata el sello de la cocina regia, con cortes y guisos de carne de calidad superior, y la pasión por el producto de mar, mostrando una generosa y poco habitual oferta de conchas, ceviches y tiraditos. También un exquisito gusto por el mundo vegetal se encuentra en su menú, con una influencia mediterránea notable.

La oferta culinaria es extensa, pero hay algunos platillos que merece la pena conocer. Es recomendable empezar por una fuente de ostiones y almejas chocolata, pismo, reina o blanca con aderezos personalizados, y la trilogía mediterránea –compuesta por una soberbia combinación de jocoque, hummus y tabouleh con pan pita– que va perfecta con el mezze (carpaccio) de verduras mediterráneas en crudo. El betabel a la brasa con falsa burrata de jocoque siempre es un acierto.

culto-oculto-restaurante-de-las-aguas-del-pacifico-a-los-cortes-nortenos-Fuente-de-conchas.jpg

Pero ahí van las verdaderas joyas del menú, las que no vas a encontrar en otro lugar y que bien merecen comer en Culto O’Culto.

Destaca el ceviche verde de pesca del día, marinado en chile serrano, cilantro y cebolla, cuyo perfecto equilibrio lo convierte en uno de los platos “obligatorios de la carta”.

También, el capuchino de jitomate rostizado a la brasa con espuma de vino blanco es una crema en su punto medio de espesor que se toma en una taza, igual que un capuchino. De nuevo, la acidez y el ahumado del rostizado y el dulzor del tomate se encuentran en niveles maravillosos.

culto-oculto-restaurante-de-las-aguas-del-pacifico-a-los-cortes-nortenos
Buñuelos con helado de vainilla y dulce de leche.

Y aquí va otra de las sorpresas del menú: la cazuela de barbacoa de lengua de res. Es una receta norteña con ocho horas de cocción para taquear. La lengua, completamente deshebrada, se deshace en la boca. Imperdible.

Al final, por favor, dejen un lugar para el dulce. Los helados caseros de mamey y mango son cremosos y naturales. Para los más golosos, el fondant de chocolate cremoso con cacahuete y helado de vainilla es un clásico que no falla. Si vas con amigos, pide las láminas de buñuelo con helado de vainilla y dulce de leche para compartir.


La carta de vinos aún está creciendo, pero si te gustan los grandes tintos españoles, las referencias te harán feliz. Además, tiene una interesante oferta mixológica.

Más allá de la extraordinaria comida

En cuanto al espacio, hay un hilo conductor que nos lleva al pasado, a través de una decoración vintage en tonos sepia y trazos de la revolución cultural y tecnológica en México a principios del siglo XIX.

Sus mesas diseñadas en mármol y los papeles tapiz enamoran a quienes se fijan en el interiorismo de un restaurante.

restaurante culto o’culto

En la parte superior, se encuentra el speakeasy, un piano bar con estilo ecléctico y desenfadado que alarga la noche con música high-tech.

“En Culto O’Culto se rinde un homenaje a la vida, a la comida, a la música, a los amigos y a diversión”, nos cuenta Erika Swain sobre este espectacular espacio que debes conocer y disfrutar.

Instagram: @cultoyoculto

Encuéntralo en: Insurgentes Sur 1513

Lee más de la Bitácora Gastronómica de María Forcada aquí.

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.