ARMANDO ACOSTA.JPG

Armando Acosta, la apuesta culinaria del renovado Brick

El restaurante Cerrajería abre sus puertas para que conozcas la interesante propuesta del joven chef, quien enfoca toda su pasión en lograr sabores únicos al destacar cada uno de los productos utilizados en sus platillos.

Como el ave fénix, el Hotel Brick resurge de sus cenizas dispuesto a convertirse en el nuevo punto de referencia chic, tanto en su propuesta hotelera como en una suculenta oferta gastronómica que no nos deja indiferentes.

Sus distintas alturas con vistas a la calle Orizaba mezclan nouvelle design con toques mexicanos. Los detalles últimos destacan por su calidad en materiales y diseño, los telares transpiran la autenticidad de México y las obras artísticas recrean el nuevo talento del país.

Jacqueline M. Benítez, quien dirige el concepto global del Hotel Brick, ha insistido en que la filosofía del lugar tenga un sentido tanto en decoración como en ambiente y gastronomía. En la misma línea, surge la oferta culinaria del joven chef Armando Acosta, quien se formó en Ambrosía y desarrolló su talento en restaurantes como Celler de Can Roca y Mugaritz. Su cocina es de producto y sabor y su menú, apetecible, variado y con platillos que se alejan de lo que estamos cansados de ver en las cartas de recientes aperturas, las cuales parecen dejarse guiar por lo que imponen los proveedores.

CRUDO DE PESCA DEL DIA.jpg

Cerrajería es el nombre del restaurante principal, diáfano, acristalado y con grandes plantas que le aportan calidez. Aquí el crudo de kampachi con salsa macha de nuez pecana y de la India se ha convertido en el plato más fotografiado y la lechuga al grill con aderezo de pistache y Grana Padano también sorprende al público. Para paladares más exigentes, sin duda el tartar de res con salsa de ceniza y yema curada, de sabor y textura intensos, será un must en cada visita. Las pastas son otro aspecto a favor, pues son acompañadas de productos de temporada, como el risotto de hongos de lluvia o –lo que considero uno de los platos estrella– los cappelletti rellenos de requesón, salsa roja y queso de Chiapas. Los amantes de la carne no pueden dejar de pedir el rib eye madurado por 30 días, al que pueden añadir trufa negra durante estas semanas.

Andrea Vaquero es otra agradable sorpresa. Ella es responsable de una pastelería sutil, de texturas envolventes y una combinación inteligente de sabores con la acidez como protagonista.

Quienes piden vivir una experiencia todavía más personal con la gastronomía son recibidos por el chef en una mesa alta junto a la cocina, donde la interacción entre los fogones y el comensal es máxima.

Armando también surte de una oferta más casual el área de Terraza 95, un oasis con vistas, y el íntimo Embury Speakeasy. Sin embargo, en ambos el punto fuerte es una mixología impecablemente estudiada por Eliana Martínez Bello.

LLAVE MAESTRA.jpg

El universo del vino llega de la mano de la sommelier Sandra Fernández, con una selección maestra que recorre vinos del viejo y nuevo mundo (España, Francia, Italia, México, Chile, Argentina, Estados Unidos…). En la bodega, se dan cita joyas como Animal Cabernet Sauvignon o El Enemigo Bonarda de Mendoza, Chateau Latour Coupage de Pauillac, Brunello de Montalcino La Serena de La Toscana o Viognier Fontgaline del Sur de Francia.

Mención especial a la directora de alimentos y bebidas, Astrid Utrera, por su perfecto manejo en este circo de múltiples pistas, donde se celebra desde una presentación premiere hasta exquisitas bodas petit.

Brick Hotel está en: Orizaba 95. Roma Norte. CDMX
Web: brickhotel.com.mx
Instagram: @brick_hotel