villa aikia zipolite

Zipolite, un destino gastronómico para esta Semana Santa con sabor a mar y vida sana

Esta playa de Oaxaca se ha convertido en el lugar favorito de un público sin tabúes sexuales que apuesta por un estilo saludable, el naturismo y una gastronomía sustentable.

villa aikia zipolite

Una hora de vuelo a Huatulco más una hora en auto son suficientes para llegar a uno de los destinos naturales y naturistas más bellos del país, Zipolite, la playa de Oaxaca que más ha crecido en los últimos 10 años, pero que aún conserva su idiosincrasia.
  La gastronomía de esta pequeña localidad se provee a sí misma gracias a la concentración de especies marinas: langosta, ostiones, camarones, atún huachinango, robalo, callo de hacha, caracol de mar, erizo…. Y lo que en su momento eran restaurantes con una simple cocina de crudos y brasas, se han transformado en verdaderos rincones gastronómicos donde se come espléndidamente, a precios muy asequibles.

Otro punto fuerte de esta pequeña villa son los hoteles boutique. Escondidos entre árboles y arena, encontramos maravillas del interiorismo como El Alquimista, Casa KalMar, Nude, Budamar o el demandado Villa Aikia. Este último es un verdadero tesoro escondido tras la montaña, que conecta con su propia playa privada y cuenta con un público asiduo. Tienen las mejores vistas de Zipolite y sus habitaciones parecen flotar sobre el Pacífico. Además, es el hotel escogido por los centros de yoga más prestigiosos del mundo para hacer sus encuentros anuales. El diseño, que combina desde elementos asiáticos hasta obras de Javier Marín, es creación de su propietario Chá Solorzano.
Ig @villaaikia

Zipolite a través del sabor
Estas son mis recomendaciones para que tus vacaciones no solo sean de descanso y diversión, sino que también incluyan placer culinario.

ZIPOLITE EL ALQUIMISTA restaurante puerto escondido
El Alquimista

El Alquimista. Cualquier hora es buena para disfrutar de su menú. En lo personal, considero que pedir algo, darse un baño en el mar y regresar con la comida lista sobre la mesa es el verdadero lujo. Sus jugos de desayuno son los mejores, igual que sus enchiladas suizas verdes. Los platillos a base de camarón son acierto seguro.
Ig @restaurantelalquimista

pizza bacco zipolite restaurante
Bacco

Bacco. Las mejores pastas, salsas y pizzas que he probado en mucho tiempo, con diferencia. Ver cómo las prepara Alessandro Ardita, asomados desde la barra, es una verdadera experiencia. Su margarita con auténtica mozzarella de búfala y los tagliatelle con productos de mar –camarones, calamar y mejillones– son extraordinarios. No hay que perder atención a las carnes que prepara a las brasas con guarniciones de verduras orgánicas.
Ig @baccozipolite

Y lo que en su momento eran restaurantes con una simple cocina de crudos y brasas, se han transformado en verdaderos rincones gastronómicos donde se come espléndidamente, a precios muy asequibles.
ZIPOLITE mau mau
Mao Mau

Mao Mau. Solo abre durante el horario de cenas y su carta es sabrosa y llena de autenticidad tailandesa. Apenas lleva un año abierto y no hacen reservas, lo que convierte en un verdadero reto conseguir mesa, pero merece la espera. La ensalada de papaya verde y el rollo de atún picante como entrantes no deben faltar, y tampoco el curry verde con pollo y la brocheta de cerdo marinado a la parrilla.
Ig @zipolitethai

ZIPOLITE La Providencia restaurante
La Providencia

La Providencia. Es el clásico moderno de Zipolite. El chef y propietario Paco García tiene una clientela fiel porque lo consideran el mejor restaurante local. El diseño de su terraza interior tiene un gusto exquisito, y está repleto de rincones con elementos neobarrocos y modernistas que se mezclan cálidamente. La sopa azteca, los jalapeños rellenos de escabeche y camarón y el filete a la mantequilla de hoja santa o al vino tinto con romero y cebolla caramelizada son los más demandados, aunque todo es un acierto.
Ig @laprovidenciazipolite

ZIPOLITE orale cafe
Órale café

Órale Café. Un secreto escondido entre manglares que solo abre para ofrecer desayunos, y no necesita más. Sus codiciadas mesas no dejan de servir jugos naturales y omelettes para todos los gustos.

Sal y Pimienta. A la orilla del mar se encuentra esta informal cantina de madera con sublimes pescados y mariscos frescos, preparados de manera clásica: a la talla, zarandeado, en ceviche… Siempre está lleno y sus precios son muy ajustados.

sal y pimienta zipolite