taco yala yala cocina libanesa en un taco
Cortesía de Yala Yala.

Yala Yala, cocina libanesa para taquear

La gastronomía árabe es una de las más fascinantes y misteriosas en el mundo entero, y eso ha provocado que algunos chefs se atrevan a fusionarla con toques mexicanos. Josefina Santacruz y Marcela Bolaños encontraron similitudes y contrastes en ambas cocinas, creando una propuesta propia. Ahora es el turno de la joven Andrea Sayeg, que propone en Yala Yala una cocina libanesa para taquear.

El nombre de Andrea Sayeg empezó a sonar tímidamente en el mundillo gastronómico cuando Daniel Ovadía le confió la coordinación culinaria de su restaurante Merkava, de cocina israelí, tras descubrirla en Nudo Negro. Ahora, esta joven chef ha decidido abrir un pequeño local propio en la colonia del Valle, Yala Yala, con una cocina sencilla en la que luce su herencia libanesa.

“Siempre quise tener una taquería, desde niña fue mi sueño, uno que comparto con mi papá”, cuenta Andrea.
andrea sayeg de yala yala
Andrea Sayeg

Yala Yala, México y Líbano en un solo taco

Yala Yala es una fusión de la típica taquería chilanga con las especias y técnicas tradicionales de países como Israel, Yemen o Turquía. La relación entre los tacos capitalinos y los sabores de Oriente es legendaria y coherente, y aquí se hacen realidad. Su familia procede de Líbano, así que Andrea creció entre los aromas de la cocina callejera de México y los sabores que aprendió en su casa.

Inspirada por la cocina de su abuela y tras su paso por Merkavá, la chef perfeccionó su conocimiento de la culinaria árabe convirtiéndola en en su especialidad.

  Yala Yala, (cuya traducción es “¡vamos, vamos!”) es un pequeño local abierto de barrio que ofrece un menú sencillo a un precio económico donde hacer parada se hace obligatorio si uno cae cerca de la colonia del Valle.

hojas de parra en yala yala
Hojas de parra en Yala Yala

Para los inciados, recomiendo pedir Eftoyers, las empanadas árabes tradicionales rellenas de espinacas, o las clásicas hojas de parra con jugosa carne y arroz, bañadas en un caldo de huesos y tuétano.

Eso no es todo, hay otros platillos deliciosos como:

El hummus es uno de los mejores que vas a encontrar en la ciudad.

taco shawarma cerdo yemenita
Shawarma de cerdo yemenita de Yala Yala

La Shawarma estilo libanés: trompo de cerdo americano con una mezcla de especias que incluye zataar, perejil y pimienta árabe o las Shawarma de cerdo con especias yemenitas: cúrcuma, polvo de chiles y comino son algunas de las piezas centrales del menú.

La Kafta o brocheta de carne de res con perejil, hierbabuena, paprika y pimienta árabe es un clásico que siempre gusta. Y para terminar con un sabor dulce, los sutiles cigarros marroquíes rellenos de queso mascarpone con canela y helado de piñón.

¿Y para beber? Una cerveza es la opción perfecta para acompañar esta intensa cocina, aunque yo me declino por un blanco viogner, Velero, de bodegas Juguete.

Precios: $300-500 MN

Encuéntralos en @yalayalataquera

La fusión México y Oriente en la cocina: Josefina Santacruz y Marcela Bolaño

Ambas chefs fueron pioneras en fusionar México y Oriente en sus cocinas, a las que imprimieron un sello especial y único, y es necesario reconocer su labor e influencia gastronómica.

marcela bolaño y josefina santacruz
Izq. Marcela Bolaño, der. Josefina Santacruz

La chef Josefina Santacruz se hizo famosa al fusionar las técnicas y sabores asiáticos con los mexicanos. Estudió en el Culinary Institute of America y cuando regresó a México inauguró Sésame, con recetas inspiradas en las cocinas Thai y vietnamita. La chef también gestiona la parte gastronómica de la terraza Supra, donde los platillos de estilo árabe son el punto fuerte del lugar.

Marcela Bolaño es un emblema gastronómico en San Miguel de Allende, Marcela Bolaño es chef y propietaria junto a Ximena de León de Marsala, Cocina con Acentos y MB Catering by Design. En su restaurante aplica una cocina de producto fresco, orgánico, e inspiración mediterránea, con recetas de fuerte carga aromática y especiada procedentes de Oriente Medio.

Lee más de la Bitácora Gastronómica de María Forcada aquí.