vista isla de  malta y la costa

La isla de Malta, un oasis para pasar momentos románticos y vivir grandes aventuras

En medio del mar Mediterráneo, se esconden maravillas que conjugan historia y modernidad, además de diversos estilos y culturas, lo cual da como resultado experiencias inigualables a sus visitantes.

Cuando Benjamin Disraeli, el futuro primer ministro británico, visitó La Valeta, capital de Malta, en 1830, la describió como “una ciudad de palacios construidos por caballeros para caballeros”.

  Las islas maltesas parecerían sacadas directamente de una historia mítica, y la larga y colorida historia de Malta se remonta a los albores de la civilización humana.

En la calurosa brisa del mar mediterráneo no solo se respira aventura y romance, también historia. Las islas maltesas atravesaron un periodo neolítico dorado, cuyos restos incluyen los misteriosos templos dedicados a la diosa de la fertilidad. Más tarde, fenicios, cartagineses, romanos y bizantinos dejaron sus huellas allí.

hotel hilton isla malta arcoiris desde el balcon en la alberca

En el 60 d. C., San Pablo naufragó en la isla mientras se dirigía a Roma, y llevó el cristianismo a Malta; su presencia está esparcida en cada rincón con impactantes iglesias antiguas. Por aquí también pasaron los árabes, los normandos, los aragoneses, la famosa Orden Soberana y Militar de San Juan de Jerusalén –que gobernó Malta desde 1530 hasta 1798–, los franceses y, finalmente, los ingleses.

El lugar donde el pasado de la isla se fusiona con su moderno y divertido presente es St. Julian’s, una zona repleta de vida, restaurantes, bares, casinos y hoteles. Esta, la parte más activa del pequeño país, se encuentra enclavada entre el mar Mediterráneo y el puerto de Portomaso.

Allí me hospedé en el hermoso Hilton Malta, un oasis permanente, abierto todo el año, que nos consiente y sumerge en el moderno estilo de vida de Malta.

Disfrutadas desde el lujoso lounge ejecutivo, las vistas panorámicas de St. Julian’s son la joya de la corona de mi estancia.

El hotel, un espacio cómodo, sofisticado y contemporáneo, fue mi punto de partida para explorar las miles de maravillas salpicadas por toda la isla de Malta –la más grande de las tres y el centro cultural, comercial y administrativo del país.

Como un portal a uno de los miles de mundos que habitan esta pequeña joya del Mediterráneo, Hilton Malta nos lleva de la mano a descubrir un sinfín de tesoros, creando una sinergia fascinante entre la historia y la modernidad. El resultado de este caleidoscopio, con una mezcla de estilos y culturas, es un destino infinitamente seductor y completamente inolvidable.

Pequeña y atmosférica, Malta tiene un encanto único, en el cual nos asombramos con sus imponentes fortalezas, mar turquesa, vida submarina, antiguas ciudades y templos neolíticos.