Pianista.jpg

María Hanneman solo tiene 15 años y ya cuenta con una lista impresionante de logros: es estudiante de cuarto año del Conservatorio Nacional de Música, ha ganado 19 premios nacionales e internacionales como pianista y debutó en el teatro de Bellas Artes al lado de la máxima estrella de la ópera, Javier Camarena. Increíble, ¿no?

  Lo mejor de todo es que aún le queda mucho por recorrer en el mundo de la música y sueña con seguir los pasos de sus ídolos, así que escucharemos mucho más de su talento. Por lo pronto, María cuenta a Central cómo descubrió su amor por el piano, qué y quién la inspira y dónde encuentra la motivación necesaria para desarrollar su talento y convertirse en un orgullo para México.

Captura de Pantalla 2021-10-19 a la(s) 14.08.55.png

El comienzo de su historia

El inicio de todo fue a los tres años, cuando le regalaron un piano de juguete: “yo sacaba las canciones que me enseñaban en la clase de música del kínder. Luego, a los cuatro años, les pedí a mis papás que me metieran a clases de piano”.

De ahí en adelante, todo fue aprendizaje y crecimiento. A los seis años, ganó su primer concurso y comenzó a ir a festivales. En uno de estos, definió su futuro: Cuando fue a la Academia y Festival Internacional de Música en Tequila, Jalisco, conoció al director del Conservatorio Nacional de Música, y platicó con él; esta conversación despertó sus deseos de entrar a la institución más importante de educación musical en el país.

A los 9 años, logró cumplir su objetivo y entró al conservatorio. “Ahí se convirtió en mi pasión, desde chiquita”, comparte.

Seis años después…

Por la mañana, como podría hacerlo cualquier chica de su edad, María Hanneman se despierta, hace ejercicio, se alista, estudia las materias del primer año de preparatoria, come, platica con sus papás y sus amigas.

Por la tarde, todo cambia, pues tomas las clases de piano correspondientes al cuarto grado profesional en el Conservatorio Nacional de Música. Y no solo eso, nada más en 2021 ha ganado cinco premios en competencias internacionales y cumplió un sueño que para muchos es imposible: debutó en Bellas Artes.

Además, su primera presentación en el recinto artístico más importante de México fue de la mano del tenor Javier Camarena. Sobre esta experiencia única, María dice sentirse muy emocionada, ya que “dos de mis sueños se están cumpliendo: tocar en Bellas Artes y tocar con Javier Camarena. ¡Es increíble!”.

“Durante los ensayos, pensaba: ‘no puedo creer que estoy haciendo esto’. Me shockeó verlo cantar conmigo”. Incluso, confiesa María, la primera vez que desde el escenario, en Mérida, escuchó a Javier cantar como en cualquier concierto, “me espanté, brinqué del susto, porque su voz es muy fuerte”. Esto provocó que ambos rieran y que la joven pianista tuviera una gran anécdota.

259299.jpg

Cómo seguir un camino tan difícil

Conseguir todos estos logros no es fácil, requiere, además de talento y pasión, muchísimo trabajo, entrega y dedicación. “He trabajado muchísimo para llegar hasta aquí y llegar a Bellas Artes”, nos cuenta.

Ella quiere seguir estudiando y mejorar cada vez más. Aunque ya se están cumpliendo algunos de sus sueños, sigue esforzándose por cumplirlos todos. Su motivación es pensar en sus metas: “me motiva muchísimo pensar en a donde quiero llegar”.

Por otro lado, se inspira en las personas que admira. “Veo a mis ídolos tocar por todo el mundo, en lugares importantes con gente importante, y digo ‘yo quiero estar ahí con ellos’. Veo que le echan muchísimas ganas y han llegado a donde ellos quieren. Creo que es lo que más me inspira”, explica.

Entre las personas que la ayudan a seguir adelante con su ejemplo están “Daniela Liebman, quien es muy amiga mía, Yevgueni Kisin, Daniel Barenboim, Martha Argerich y Yuja Wang”. Algunos cantantes entran en su lista: “Javier Camarena me inspira mucho, también Billie Eilish y Shawn Mendes”.

¡Síguela!

Ig @maria_hanneman