Principal.jpg

Sigue esta rutina para darle un rehab intenso desde casa para lograr un pelo sano y lleno de brillo.

  Al bañarte: Si tu pelo está maltradado, el uso de agua caliente, tallar en exceso y usar demasiado producto pueden resecarlo más. Por eso, es importante que lo laves siempre con agua tibia, que uses una pequeña cantidad de shampoo reconstructivo y realices un suave masaje en desde la raíz. Aplica también tu acondicionador en medios y puntas, dejándolo actuar durante unos minutos antes de enjuagaro.

Dos.jpg

Al salir de la regadera: Las puntas suelen ser más débiles que el resto de tu pelo, por lo que se parten y resecan con facilidad. Repáralas aplicando un tratamiento o una crema para peinar sin parabenos. Distribúyelo con los dedos para deshacer cualquier nudo y fortalecer las puntas.

Antes de peinarte: Si te gusta usar secadora, plancha o tenaza, debes cuidar tu pelo para evitar que el calor lo deshidrate y maltrate. Aplica el Tratamiento en Crema de L’Bel para crear una barrera entre la temperatura de los aparatos y tu pelo. Aplícalo después de bañarte en medios y puntas.

Cuando termine tu día: Cuando duermes, el pelo corre el riesgo de enredarse y romperse debido al roce con las sábanas. Para evitarlo, aplica por lo menos 2 veces por semana aceite de coco en todo el pelo con la ayuda de tus dedos o un peine. Después, amárralo en dos trenzas sueltas para evitar el roce y fortalecerlo al mismo tiempo. Al día siguiente retíralo en la regadera y repite el procedimiento.

Si creas buenos hábitos cuando se trata de tu pelo, te aseguramos que empezará a recuperarse. Dale 2 semanas para que notes resultados. ¡No lo dejes, vuélvelo parte de tu rutina diaria!

Tres.jpeg