portadaok2 (1).jpg

Mau y Ricky: el lado más fresco de los hermanos Montaner

Encontrar tu propia esencia y tu propio camino cuando pesa sobre ti el legado de un artista de la talla de Ricardo Montaner no es nada sencillo; pero una vez que lo logras y, además, lo haces de la mano de tu hermano, las grandes hazañas se multiplican por dos.

Dicen que el talento se hereda, sin embargo, desarrollarlo y apropiarse de él es un arte que no todos pueden materializar. Con 27 y casi 30 años, respectivamente, Mau y Ricky están haciendo sonar sus nombres alrededor del mundo.

Nos equivocaríamos al pensar que el éxito de ambos era natural ante el hecho de haber crecido en una familia sostenida por un pilar legendario como lo es Ricardo Montaner, además de Marlene Rodríguez, una madre apasionada del cine. No obstante, el sudor emanado de Mau y Ricky es producto de su esfuerzo por la carrera en ascenso que han emprendido. Un camino que, por cierto, su hermana Evaluna de 23 años también está recorriendo.

Las colaboraciones de Mau y Ricky incluyen temas junto a su cuñado Camilo, Sebastián Yatra, Manuel Turizo, Nicky Jam, Tini, Becky G, Thalía y John Legend. Han compuesto éxitos como “Vente pa’ ca” para Ricky Martin y Maluma, “Sin pijama” para Becky G y Natti Natasha, “Di qué sientes tú” para Chayanne y “Pa dentro” de Juanes, por mencionar algunos.

En cuestiones de amor, la fortuna también les sonríe a estos hermanos. Mau está casado desde hace dos años con la influencer colombiana Sara Escobar, y Ricky recientemente se comprometió con la actriz y conductora argentina Stefanía Roitman. Por su parte, Evaluna y el cantante colombiano Camilo se dieron el sí el pasado mes de febrero. La convivencia entre las tres parejas es de una verdadera complicidad.

Mau y Ricky viven en Miami, en casas distintas, aunque solo los separa una calle de distancia. Así de cercanos son y así de próximo está el estreno de su nuevo disco titulado Rifresh, el cual podremos escuchar este 20 de noviembre. Platicamos con ellos sobre eso y más a continuación:

Copy-of-440338001002-R1-056-26A.jpg

Antes que nada, preguntarles ¿cómo les ha ido a lo largo de esta pandemia?
Mau: Hemos aprovechado el tiempo para hacer música, para sentirnos un poquito más residentes de la ciudad donde vivimos. Le hemos dedicado más tiempo a la “vida normal”, a la casa, a construir cositas que queríamos hacer, que por cuestiones de tiempo antes no podíamos. Aprovechamos para invertir un poquito más de tiempo al espacio donde vivimos.

Vemos que la inspiración no ha faltado porque se viene Rifresh, su más reciente material. ¿Qué nos espera con este disco?
Mau: Como dice el nombre, es un “refresh” de la música que veníamos haciendo. Es un disco que quisimos hacer para tratar de evolucionar, y no solo como músicos y compositores, sino también como personas. Sentimos que ha sido perfecto este tiempo para mirar hacia adentro y ver qué es exactamente el mensaje que queremos proyectar. Ha sido un momento hermosísimo porque hemos logrado cosas personales y en nuestra carrera que jamás nos imaginamos que íbamos a poder lograr.

Hagamos de cuenta que no existe la pandemia, ¿cómo será un día cotidiano para ustedes? ¿Qué hacen al levantarse, cuál es su actividad favorita y lo que no puede faltar antes de ir a dormir?
Mau: Si no hay pandemia… (Ambos al unísono) Estaríamos de gira. (Continúa Mau) Pero en un día de nuestras vidas, tenemos nuestro tiempo con Dios y meditación. Normalmente tomamos las mañanas para dedicárselas a nuestras familias, a nuestras mujeres, a montar la casa.
Ricky: ¡A hacer ejercicio también!
Mau: Después nos vamos al estudio a crear lo que va a ser el disco que le sigue a Rifresh, a empezar a averiguar cuáles son sus sonidos y esas cosas que vamos a estar explorando.

Copy-of-440338001005-R1-066-31A.jpg

A ambos los notamos muy enamorados. En estos tiempos difíciles para todos, en los que muchas relaciones han entrado en conflicto, ¿cómo les ha ido con sus parejas? ¿Cómo han superado los altibajos?
Mau: En nuestro caso, ha sido lo contrario, aunque obviamente hemos enfrentado otros retos. Gracias a Dios, tanto Ricky como yo, hemos encontrado que esta cuarentena nos ha servido para acercarnos aún más a nuestras parejas. Para mí, por ejemplo, esto ayudó a darme un poco de espacio. En los últimos dos años hemos estado de gira sin parar y ella (Sara) ha estado viniendo con nosotros. Pero esto de tener una casa, crear un “nido” y tener este chance para estar juntitos es algo que yo sé que para ella también ha significado mucho. Tenemos una vida bastante distinta e inestable, entonces estos ocho meses que hemos estado en casa han sido bonitos para nuestra relación, sin duda. Y para Ricky que está empezando esta etapa de que se comprometió y tiene casa nueva, son muchos nuevos comienzos. Ricky tuvo que hacer como un “crash course” de lo que es una relación con su mujer. Yo siento que este tiempo en cuarentena ayudó a realmente no hacernos perder el tiempo en saber si sí era o no era la persona correcta.

Vienen de una familia muy talentosa y unida, ¿cómo fue crecer teniendo como papá al maestro Ricardo Montaner y una mamá cineasta como la señora Marlene?
Mau: Fue muy bonito porque, la verdad, es que nos dieron permiso de explorar nuestra creatividad muchísimo más y nuestra imaginación. Fue un hogar que estaba constantemente promoviendo eso. Mi mamá siempre fue la promotora número uno.

¿Qué consejo de sus padres es el que más valoran?
Mau: Es algo que viene desde nuestros abuelos y es que la familia es lo más importante. Y más y más me voy dando cuenta de lo cierto que es eso. Nos hemos convertido en una de esas familias que están muy presentes en la vida de la gente y eso es lindo, aunque también una responsabilidad enorme. Siento que tenemos que enfocarnos mucho en mantener ese vínculo saludable y que haya muy buena comunicación, porque no solo se trata de nosotros ya.

¿Y ustedes qué enseñanza creen que hayan dejado en sus padres hasta ahora?
Ricky: No sé si esto es algo que nosotros le hemos enseñado a nuestros padres, pero definitivamente es una lección que hemos aprendido como familia: mientras hemos ido creciendo como hijos de unos padres que son unas personalidades tan fuertes, darnos cuenta de que está bien ser diferente dentro de tu propia familia, que está bien tener una identidad diferente. Cada uno tiene un camino distinto. Aunque todos tengamos la misión clara de lo que queremos alcanzar como familia, Mau y yo lo hacemos de una manera diferente y así logramos alcanzar a más personas. Yo creo que esa es una lección bonita.

JH0_6915.jpg
Ricky Montaner
21 de noviembre de 1990
Escorpión

Nosotros somos pésimos Ricardo Montaner. En el momento en que descubrimos quiénes eran Mau y Ricky fue cuando las cosas empezaron a funcionar.

Evidentemente, ustedes buscan trazar su propio camino en lo artístico. ¿Por qué no siguieron el de la balada romántica de su papá?
Mau: No hubiese sido genuino no incorporar las influencias nuestras, pero aparte de eso, la “fórmula” que le funciona a un artista no es la misma que le funciona a otro. Nosotros somos pésimos Ricardo Montaner. En el momento en que descubrimos quiénes eran Mau y Ricky fue cuando las cosas empezaron a funcionar. Ya no estamos tratando de seguir ningún paso, sino ser nosotros mismos. Y nosotros somos los mejores Mau y Ricky que existen. Uno no debería seguir los pasos de nadie, porque eso solamente te va a hacer perseguir convertirte en alguien que no eres.

La gente que se enfoca más en el ego es la que no necesariamente llega tan lejos.

¿Qué parte juega cada uno en el proceso creativo al momento de componer?
Mau: Ricky trabaja y yo no hago nada. (Risas)
Ricky: Todo depende. Hay canciones en las que Mau lleva la batuta y otras en las que la llevo yo. Pero lo bueno es que hemos descubierto que está bien que haya más de un líder. Por ejemplo, si hay una reunión de algo creativo, muy probablemente puedo tener yo esa reunión y no molestar a Mau.
Mau: Porque confío mucho en su criterio.
Ricky: Y si hay una reunión sobre asuntos financieros, sé que si Mau la tiene, no tengo ningún problema en lo que él decida.
Mau: Algo que me parece muy lindo es que con los años hemos logrado entender muy bien cuáles son, no solo los límites de los dos, sino también la fortaleza de cada uno. Cuando uno renuncia al ego, todo se convierte en algo muchísimo más fácil de lidiar. El ego jode todo. La gente que se enfoca más en el ego es la que no necesariamente llega tan lejos.

¿Qué significa México para ustedes?
Mau: Tuvimos la oportunidad de enamorarnos de México antes de realmente conocerlo como artistas. Gracias a México, literalmente, fuimos al colegio. Por el amor que le han dado a nuestro padre y la cantidad de trabajo que ha tenido ahí, para nosotros ha significado muchísimo. Poder vivir de lo mismo y que las historias que nuestro padre nos había contado de ese país ahora las empecemos a vivir en carne propia, es lo máximo.

JH0_6970.jpg
Mau Montaner
17 de agosto de 1993
Leo

El poder latino está presente como nunca antes en la música a nivel mundial. ¿Cómo lo ven?
Ricky: Es lo máximo. Más allá de la oportunidad que nos da a los músicos latinos, le da a la gente la oportunidad de disfrutar la música latina. Hoy en día no es una cosa que esté limitada a un país o a un idioma. Eso nos da permiso de seguir creando. Estamos muy enfocados en ir evolucionando artísticamente y saber que hay un espacio global para eso, es hermoso.

Hay una discusión sobre el género urbano en el sentido de quienes lo relacionan con ideologías machistas y misóginas. ¿Ustedes qué opinan al respecto?
Ricky: Son divisiones generacionales también. Tiene mucho que ver con gente mayor que se siente ofendida cuando cambian una manera de hablar. Los Beatles fueron ofensivos en sus tiempos. Es algo que ha sucedido de generación en generación. No deja de ser genuina la manera en que así se comunicaba la gente. Era “así hablo yo y es la música que escribo”.
Mau: Yo creo que hay que mirar hacia adelante. Siento que nosotros somos parte de una generación que habla como habla, pero que jamás ofendería y jamás sería machista.
Ricky: Aparte así no nos criaron. Si yo me pusiera a hacer eso (a ofender), no sería genuino de mi parte.

¿Han tenido que autocensurarse al momento de escribir por esta situación?
Ricky: No. Yo creo que “La Grosera” es un ejemplo de una canción en donde no nos censuramos en lo absoluto, por más que mucha gente nos dijo que quitáramos ciertas palabras. Al final, es una expresión artística y decidimos hacer lo que nos nace y lo que es genuino para nosotros. No necesitamos autocensurarnos porque no somos personas irrespetuosas, no se nos cruzaría siquiera por la cabeza.

No necesitamos autocensurarnos porque no somos personas irrespetuosas, no se nos cruzaría siquiera por la cabeza.

Las generaciones actuales están rompiendo estereotipos, incluso ustedes lo hacen con su imagen. ¿Han recibido críticas por eso? Y si sí, ¿qué responden a quienes los critican?
Ricky: Al principio, nos pasaba que íbamos a tomarnos unas fotos y nos decían: “No se peguen tanto… No se toquen tanto… Mire cada quién hacia otro lado… No se miren tan cerquita… Que la gente no se vaya a confundir…”. Ahora ya nos permitimos hacer lo que nos nace. Cuando uno está seguro de quién es y de su identidad, lo que digan los demás te sabe a mierda.

JH0_6902.jpg

Hasta ahora, ¿cúal ha sido su mayor satisfacción y el que consideran su mayor tropiezo?
Mau: Creo que nuestra mayor satisfacción es el momento en el que estamos ahorita. Estamos haciendo la música que más nos gusta. Estamos viviendo momentos hermosísimos con nuestra familia y con nuestras parejas. Estamos en plenitud. Y más que nunca, tenemos claro cuál es nuestro propósito aquí en la Tierra. La música es un vehículo que nos permite llegar a toda esa gente para brindarles ese mensaje nuestro de amor, de hermandad, de familia, de sentido del humor y de arte; de creer en uno mismo.
Ricky: Y creo que el desacierto más grande es si alguna vez sentimos que nos repetimos artísticamente. Uno siempre tiene que estar reinventándose. Pensar que uno tiene que seguir un esquema y una fórmula que funcionó porque te dijeron, puede ser el desacierto más grande. Siempre para adelante, le guste a quien le guste, y a quien no, ojalá en la próxima sí. Y si no, pues, bueno, fue un placer.

Pensar que uno tiene que seguir un esquema y una fórmula que funcionó porque te dijeron, puede ser el desacierto más grande.

Todos buscan una colaboración con artistas latinos, ustedes ya lo han hecho con John Legend. ¿Cuéntennos cómo se dio y cómo fue trabajar con él?
Mau: ¡Una locura! Siendo fans de su música, de quién es él. Sucedió en un momento en el que no nos lo esperábamos. Estábamos en medio de la pandemia, grabando el disco (Rifresh) y nos llega la noticia de que nos habían buscado para hacer el remix de esa canción (“Bigger Love”). Nos emocionamos tanto que escribimos la canción en exactamente tres horas y se la mandamos. Creamos una amistad bonita con él y no nos conocíamos. Gracias a la música creamos una relación muy linda.

¿Con qué otros artistas sueñan colaborar?
Mau: Ed Sheeran.
Ricky: Nos divierte trabajar con amigos. Nos gustaría volver a trabajar con ellos y otros amigos que nos quedan pendientes.

¿Alguna colaboración que podamos esperar en Rifresh?
Mau: Ninguna. Bueno, sí. Mau en colaboración con Ricky y Ricky en colaboración con Mau. (Risas)
Ricky: No hicimos ninguna colaboración. Esa fue una decisión consciente que tomamos antes de empezar a escribir el álbum.
Mau: Rifresh sale el 20 de noviembre y tiene canciones distintas a las que se imaginan. Varias son muy voladas y locas; se nota la cuarentena un poquitico. Pueden escuchar quiénes somos Ricky y yo. Siento que es el disco más genuino que hemos hecho hasta ahora. Podemos cantar música romántica, pero al mismo tiempo podemos divertirnos. También van a encontrar influencias de música con la que crecimos, hasta de Blink-182 y Eminem.

¿Qué mensaje les gustaría compartir con esas personas que se inspiran en su estilo de vida y buscan alcanzarlo?
Ricky: Saber tu propósito; tu “why” (Mau muestra el tatuaje en su mano derecha con esa palabra). Cuál es el motivo por el cual haces lo que haces. Si eso lo tienes claro, te cambia la perspectiva de todo. Y más si te das cuenta de que lo más importante que tienen todos los seres humanos es su identidad; lo que te hace diferente a los demás. Esas cosas que te hacían diferente cuando estabas creciendo y que sentías que eran una debilidad o un problema, en realidad son lo que te hace único. Aprovechen su originalidad.

Mantente pendiente de nuestras redes sociales porque te acercaremos aún más a Mau y Ricky con contenido exclusivo que incluye una dinámica para entrar en contacto con ellos y un “giveaway” muy especial.

Instagram: @central_mx
Twitter: @Central_mx
Facebook: Revista Central
YouTube: Revista Central