6.jpg
agosto 21, 2020 03:22 PM
Laura Gamboa
Top Central Revista Central

Búnkers para millonarios: el negocio más próspero de la pandemia

Este tipo de refugios son cada vez más populares, y los hay austeros y efectivos para lo que fueron diseñados, pero también existen los que buscan replicar el lujo con el que viven los ricos… solo que a varios metros bajo tierra.

El temor por el fin del mundo a través del estallido de la Tercera Guerra Mundial, una guerra bacteriológica, una plaga, un asteroide o una pandemia, por ejemplo, siempre ha existido, pero en este 2020 se ha agudizado y algunos empresarios han decidido aprovechar el miedo colectivo para construir y vender refugios varios metros bajo tierra, los cuales tienen fachadas camufladas con su entorno, puertas blindadas de acero, muros que llegan a tener entre 1 y 3 metros de grosor, sistemas de filtración de agua y aire, fuentes de energía alternativas y, en ciertos casos, son custodiados por personal con entrenamiento militar.

1.jpg

Diseñados para durar generaciones, algunos tienen el precio de un departamento convencional, pero por supuesto son austeros, mientras que hay otros diseñados para intentar que sus refugiados estén lo más cómodos posible durante los meses en que puedan estar habitando esas madrigueras, por lo que, obviamente, están al alcance únicamente del 1% de la población pues llegan a costar más de 4.5 millones de dólares.

2.jpg

En este tipo de bunkers “vip”, los constructores han intentado crear un entorno de lujo, por lo que incluyen espacios con ventanas simuladas que imitan el ciclo del día y la noche o que tienen vistas al Tower Bridge de Londres, por ejemplo, además de diversas amenities como cuarto de maquinitas, un espacio para cultivar un huerto hidropónico, salones escolares para los niños, spa, clínica, gimnasio, biblioteca, cava, sauna, un área para hacer práctica de tiro e incluso una sala de cine.

3.jpg

Otras amenities que tienen, que la verdad podrían resultar medio deprimentes son, por ejemplo, albercas con murales pintados que simulan playas o, lo más triste de todo, un miniparque para sacar al perro a disque pasear.

4.jpg

La mayoría de estos refugios se encuentran en Dakota del Sur (EE.UU.), Alemania, Nueva Zelanda, República Checa y se dice que en Sillicon Valley (San Francisco, EE.UU.) son un “lujo” cada vez más popular. También se rumora que Bill Gates tiene búnkers en todas sus propiedades, al igual que muchas estrellas del deporte, actores, músicos, empresarios y altos ejecutivos de las compañías más importantes.

¿Considerarías seriamente gastar tus ahorritos en comprarte un búnker?