Foto: Especial

Redacción: Me lo dijo Lola

  No sé si te has percatado, pero la palabra ”estrés” ya es tan común en nuestro vocabulario que no le prestamos la atención que merece. De hecho, no nos damos cuenta hasta que afectamos nuestro organismo y nos enfermamos…

¡Sobre todo del estómago! ¿Por qué? Es sencillo: el estrés genera una serie de cambios en nuestro metabolismo que alteran por completo nuestro sistema digestivo y provocan que tengamos una mala calidad de vida.

De esta manera el estrés provoca que tengas un aumento en el apetito, te sientas más inflamada, te estriñas o tengas ruidos intestinales, que además de ser incomodísimos, terminan afectando tu salud.

Foto: Especial

Para que esto no te suceda, he aquí 4 consejos que pueden ayudarte a manejar el estrés:

1.Meditación y respiración: 

A veces con el estrés hasta... ¡se nos olvida respirar! Para que esto no te suceda, toma una gran bocanada de aire por la boca y lentamente exhala por la nariz, de tal manera que te concentres en el ruido de tu respiración.

2.Haz ejercicio: 

El que más te guste; esto obligará a tu organismo a liberar endorfinas, que te generan una sensación de tranquilidad,  y además, a desconectarte un rato de todas tus preocupaciones. 

Nuestras amigas de Me lo dijo Lola te cuentan un par de tips más, para conocerlos da clic aquí .