NASA.jpg
NASA
marzo 25, 2020 05:24 PM
Luisa Martínez
Trends Revista Central

Consejos para el encierro –por alguien que pasó un año solo en el espacio–

Scott Kelly no tuvo que opción: tuvo que aprender a vivir en aislamiento

Scott Kelly es un astronauta retirado de la NASA que pasó casi un año solo, encerrado, flotando en el espacio. Pocas personas conocen como él la importancia de crear técnicas de supervivencia física y emocional ante los retos del aislamiento. Así que si eres de las personas que hoy en día tienen el privilegio de poder ayudar al mundo en su lucha contra una pandemia mundial, leer los consejos que Kelly tiene para ti te ayudará a sobrellevar este tiempo de sana y necesaria distancia.

Lee estos consejos que, si a Scott le ayudaron a sobrevivir en el espacio, sin duda te servirán para manejar este tiempo en casa:

-Sigue un horario
Tener y seguir un plan es un básico de cualquier tipo de adaptación: “En la estación espacial todo mi tiempo estaba agendado, desde el momento en que despertaba hasta la hora de ir a dormir. A veces eso incluía una caminata espacial que podía durar hasta ocho horas; en otras ocasiones, se trataba de una tarea de cinco minutos, como echar un vistazo a las flores experimentales que estaba cultivando en el espacio. (…) Cuando regresé a la Tierra, extrañé la estructura que esto me proporcionaba y después me pareció difícil vivir sin esta organización”.


-Toma pausas
Vivir y trabajar en el mismo lugar durante un tiempo prolongado puede arruinarte por completo y confundir tu mente, generando estrés, ansiedad y cansancio crónico: “Cuando vivía en el espacio, tomaba pausas forzosamente, porque sabía que igual no podía irme a ningún lado. Toma tiempo para realizar actividades divertidas: yo me reunía con colegas de la tripulación para ver películas por la noche (…). Además, no olvides tener una hora fija para ir a dormir. Los científicos de la NASA han descubierto que la calidad del sueño se relaciona con la cognición, el estado de ánimo y las relaciones interpersonales, que son esenciales para superar una misión en el espacio o una cuarentena en casa”.


-Sal de tus cuatro paredes
Whaaat?! Sí, como lo lees. Hacer que tu mente salga de las cuatro paredes en las que se encuentra tu cuerpo es posible; Scott cuenta cómo lo resolvió: “Después de estar encerrado durante meses, empecé a anhelar la naturaleza: el color verde, el olor de la tierra fresca y la sensación del sol cálido en mi cara. A mis colegas y a mí nos gustaba reproducir una grabación con sonidos de aves, árboles siendo agitados por el viento, e incluso el de los mosquitos. Eso me transportaba de regreso a la Tierra… aunque a veces me daba palmadas en las orejas para espantar a los mosquitos imaginarios”. Asomarte a ratos por la ventana, ambientar tu casa con sonidos naturales y moverte para estimular a tu cuerpo ayudará también a tu mente.

-Busca un pasatiempo
Ten un escape que no sea el trabajo, la limpieza ni tus rutinas básicas de higiene o alimentación; algo que te haga aprender, curiosear o sentirte renovado, pues éste es el momento para hacer todo eso que siempre dijiste que harías cuando tuvieras tiempo: “A algunas personas les sorprende enterarse de que llevé libros al espacio. La distracción silenciosa que te proporciona un libro es invaluable (…). También puedes practicar un instrumento (hay cursos gratuitos en Internet), hacer manualidades o algún proyecto de arte.

-Escribe un diario
La NASA ha estudiado los efectos del aislamiento en los humanos durante décadas, y un descubrimiento sorprendente ha sido el valor de escribir un diario: “A lo largo de mi misión de un año, me tomé el tiempo de escribir sobre mis experiencias casi todos los días. Si te das cuenta de que solo estás registrando los sucesos de todos los días (que, en este contexto, quizá sean repetitivos), mejor intenta describir lo que estás experimentando a través de tus cinco sentidos o escribe sobre tus recuerdos. Aunque no termines escribiendo un libro basado en tu diario, como hice yo, escribir sobre lo que pasa en tus días te ayudará a poner tu experiencia en perspectiva y te permitirá ver en retrospectiva más tarde lo que ha implicado este momento único en la historia”.

-Mantén vivo el contacto con otros seres humanos
El aislamiento físico no implica que rompas relación con la raza humana: “(…) Jamás me perdía la oportunidad de tener una videoconferencia con amigos y familiares. (…) La tecnología hace que sea más fácil que nunca mantenerse en contacto, así que vale la pena apartar tiempo para conectarse con alguien todos los días”.

-Trabaja en tu interior: todos estamos conectados
Ésta es la reflexión de Scott: “Vista desde el espacio, la Tierra no tiene fronteras. La propagación del coronavirus nos demuestra que lo que compartimos los seres humanos es mucho más poderoso que lo que nos mantiene alejados, para bien o para mal. Todas las personas están inevitablemente interconectadas, y cuanto más nos unamos para resolver nuestros problemas, mejor estaremos. Uno de los efectos secundarios de ver la Tierra desde la perspectiva del espacio, por lo menos para mí, es sentir más compasión por los demás. Por más indefensos que nos sintamos encerrados en casa, siempre hay cosas que podemos hacer: he visto a personas que les leen a los niños mediante llamadas de video, que donan su tiempo y su dinero a organizaciones de beneficencia en internet y que hacen mandados para los ancianos o los vecinos con sistemas inmunes debilitados. Los beneficios para el voluntario son tan grandes como para las personas que reciben la ayuda”.

Finalmente, Scott comparte estas palabras:

“He visto a los humanos trabajar juntos para superar los retos más complejos que podamos imaginar, y sé que somos capaces de salir adelante esta vez si todos ponemos de nuestra parte y trabajamos en equipo... y todos se lavan las manos constantemente”.

-Basado en el texto de Scott Kelly, publicado en The New York Times: The Coronavirus Outbreak.