Disfunción Eréctil
julio 12, 2019 01:22 PM
Revista Central
Trends Revista Central

Hablemos de Disfunción Eréctil

¿Se puede evitar o curar desde los hábitos diarios?

Por Revista Central

En la edición impresa de Central de agosto publicamos todo lo que necesitas saber sobre cómo manejar en pareja el tema de disfunción eréctil: mitos, realidades y consejos que te ayudarán a reponerte a un episodio –o a los que lleves: no importa si eres el hombre a quien le ocurre, o la pareja que atestigua.

Hoy, aquí, te dejamos consejos que, desde la rutina, ayudarán a prevenir o a combatir esta condición. 

1. Cuida lo que comes: Aguas con las grasas animales en exceso, pues afectan la producción de libido y adrenalina, dos de las hormonas sexuales más importantes. 

2. Muévete: En serio, no sólo por salud general. Es común que los hombres con mala condición física tengan más probabilidades de padecer de algún episodio de disfunción eréctil o, incluso, a vivirla de forma crónica. Métele a los ejercicios aeróbicos, intenta caminar por lo menos 20 minutos al día.

3. Controla el estrés: Como sabes, una de las condiciones físicas que más se relacionan con la disfunción eréctil son los problemas circulatorios; éstos, a su vez, están directamente vinculados con la hormona del estrés: el cortisol. Ésta es la encargada de poner en alerta al organismo, lo cual aumenta la producción de sustancias químicas que aceleran el pulso del corazón y, por ende, alteran tu circulación sanguínea. 

4. Bájale al alcohol y al cigarro: Este último es un vasoconstrictor, lo cual significa que pueden dañar el recubrimiento de los vasos sanguíneos, dificultando así la circulación de la sangre y la capacidad eréctil del pene. Por su parte, el alcohol es uno de los principales depresores del sistema nervioso central, lo cual explica que  tus sentidos, igual que el deseo y la capacidad sexual, se apaguen.

5. Háblalo y busca ayuda: Con tu pareja, con personas de confianza y, por supuesto, con un especialista de la salud. Hazte chequeos periódicos que te ayuden a determinar a tiempo si tienes alguna complicación física que esté impidiendo tu satisfacción sexual y, lo más importante, no cedas a tabúes.