Foodie Revista Central

Portales de luz

Por: Redacción CENTRAL 01 septiembre 2016 • 3 minutos de lectura

Mónica Cárdenas tiene la habilidad de percibir más allá de lo físico. Redescubrió su poder para conectar con entidades estancadas en el mundo material, a quienes ayuda a continuar

Compartir:

Fotos: Gustavo Martínez

Por: Bianca Pescador

Al divorciarse, Mónica Cárdenas Soto reconoció en sí misma un poder que hacía mucho no utilizaba: percibir entidades que se quedaron “atoradas” en el mundo físico y ayudarlas a llegar al otro lado abriendo portales de luz. Suena todo muy esotérico, ¿cierto? De hecho lo es.

“Percibir más allá de lo físico es una habilidad que todos tenemos, pero que no todos desarrollamos. Nacemos con el canal abierto, pero conforme nos empiezan a educar, a meter condicionamientos sociales y reglas, nos cerramos”, explica Mónica.

“Siempre fui muy perceptiva, pero fui normalísima”, dice entre risas, “me casé por todas las leyes, tuve hijos, fui mamá vocal, todo by the book hasta que me divorcié. Ahí rompí con el manual de la sociedad”.

Su vida era prácticamente perfecta, pero admite que el divorcio le afectó, no sólo en la parte de la autoestima y la seguridad, sino en cuanto a romper con esquemas y paradigmas, después de todo el sueño del “vivieron felices para siempre” no se hizo realidad.

Lidió también con juicios, críticas y malas lenguas tanto de extraños como de conocidos, y por el otro lado había que adecuarse a la nueva dinámica familiar. Aunque le tomó tiempo y esfuerzo, a todo se sobrepuso y ahí empezó la historia.

RODEADA DE CHARLATANES


Con el afán de buscar ayuda, aprender y encontrar una guía en su vida, Mónica conoció diversos “maestros”, pero todos resultaron ser verdaderos charlatanes: “Los primeros dos, tres años no fueron muy buenos, me topé con gente abusiva que se aprovechaba de mi inexperiencia. Me trataron de meter al rollo maya, budista, tolteca, wikano. Me decían que estudiara reiki, geometría sagrada, yoga… Yo respeto todo eso, pero no lograba hacer click, así que nunca le entré a nada”.

Fue hasta que una persona le hizo su carta astral que supo que había nacido en un día especial, en el que se abrieron portales. No por la fecha en sí, sino por un tema de pactos, vidas pasadas y regresiones. Ella “me explicó y la verdad no le entendí nada, pero por esas épocas empecé a ver… los empecé a ver como en la película Sexto sentido”, revela.

“Me daba miedo porque los veía quemados, ¡horrible! Entonces yo les decía ‘¡Vete a la luz!, ¡vete a la luz!’, ¡y se iban! Podía ver clarito cómo se abría el portal, se transformaban, me daban las gracias y se iban. Ahí fue cuando dije ‘¡ah, mira! Ya entendí cómo son los portales’”, platica divertida. “Son de diferentes formas, pero siempre es algo muy luminoso. Y lo atraviesan, como si fuera una malla o una película”.

Empezar de nuevo 2

EMPEZANDO A PERCIBIR


A raíz de esas experiencias, una persona le enseñó a manejar la situación: “Me dijo ‘No pueden molestarte todo el tiempo, ponles límites’. Desde entonces no los veo ni los oigo, sólo los percibo. Por eso me cuesta un poquito más de trabajo, porque tengo que ir armando el rompecabezas con las imágenes y mensajes que me van llegando”. ¿Qué hace que un alma se quede “atorada”? La también tarotista responde que entre las razones más frecuentes están: muertes muy repentinas, suicidios, asesinatos “o cuando un familiar se rehusa a aceptar la pérdida, quien muere piensa ‘Cómo lo voy a dejar si la está pasando muy mal’. Lo que desconocen es que cuando no trascienden no ayudan a nadie en nada”.

LAS COSAS EN ORDEN


Con las mañanas dedicadas al trabajo y las tardes a sus hijos, Mónica asegura que está lista para ayudar a los demás, pues primero sanó a ella: “Después del divorcio me dediqué a estar bien conmigo, a volver a estar contenta, a aceptarme, a creer en mí; a estar bien con mis hijos, mi casa, mi todo… Esto que se acaba de dar, yo creo que es la señal del universo para decirme que estoy lista”.Un último tip antes de solicitarle una cita: no todos los problemas son culpa de las entidades. “Me encantaría que todas las broncas fueran paranormales; meterlas en un portal de luz y que se componga todo, pero no. Me llegan muchísimos casos de ‘es que nos va muy mal económicamente’… ¡Pues a todos!”, expresa entre risas.

CONTACTO

Mónica Cárdenas Soto
Mail: moncarso1@gmail.com

Todavía puedes encontrar a la venta la edición de agosto de Revista Central. También tenemos app para iPad.

×
X