Foodie Revista Central

¿Te estás duchando mal?

Por: Redacción: Central 29 mayo 2016 • 2 minutos de lectura

Te damos 8 razones para cambiar tus hábitos

Compartir:

Foto Especial

Redacción: Central

Para muchas personas la ducha es la mejor parte del día, sin embargo, no tienen ni idea de que la forma de ducharse que practican por lo general hace más daño que provecho.

Por eso aquí te dejamos 8 malos hábitos que practicas en la bañera y que no te hacen bien.

1. No lavar perfectamente los pies

Si quieres evitar las bacterias o los hongos, debes lavarlos bien durante la ducha. Este paso no se salta por nada del mundo.

2. Dejar la esponja en la bañera

Lo más probable es que cuelgues el estropajo después de terminar con éste. Desgraciadamente, si no está seco, le empezarán a crecer todo tipo de cosas desagradables. Por eso es mejor asegurarse de que está limpio y exprimido. Después, guárdalo en un lugar seco para que no desarrolle bacterias.

3. Secarse muy duro

Frotarse con rudeza agravia aún más la piel delicada. Por otro lado secarse “al aire” puede fomentar la formación de grietas. Lo mejor es utilizar una toalla suave y esponjosa. No frotes, en cambio sécate con palmaditas suaves.

4. Lavar el cabello todos los días

A lo mejor ya has oído que lavarse el pelo todos los días es malo, y sí, es totalmente cierto. Se reseca y predispones la caída del cabello. Alguien con cabello delgado y fino debería evitar lavarse el pelo con champú frecuentemente. No más de dos veces por semana. Para el cabello grueso y rizado es suficiente incluso una vez a la semana.

5. Tardar en hidratar la piel

Después de una ducha a veces no tenemos ganas de hacer nada y nos quedamos viendo la tele. Y resulta que si no hidratas la piel, ya sea con crema, aceititos o cualquier humectante, le estarás causando gran daño. Es importante hidratar la piel mientras permanece húmeda. Lograrás un mayor efecto.

6. No bañarse después de ejercitarse

No lo decimos sólo por el mal olor y lo que puedan pensar los demás sobre ti. El problema está en el sudor. No es el olor del sudor lo que debería preocuparte, es el hecho de que la transpiración remanente en la piel permite que las bacterias proliferen y puede dar lugar a erupciones y brotes.

7. Tardarte horas bajo la ducha

Al principio puede parecer divertido ver como la piel se arruga y parece una ciruela seca. Sin embargo, una ducha larga elimina la humedad de la piel natural. Esto puede dejarte con sensación de sequedad. La ducha debería durar como mucho 10 minutos y mientras más corta, mejor.

8. No finalizar con un chorro de agua fría.

Seguramente te gusta tomar una ducha bien caliente. Pero al finalizar es muy recomendable echarse un chorro de agua fría durante 30 segundos. La inmersión en el agua fría está relacionada con una mayor tolerancia al estrés, fortalecer el sistema inmunológico, aumentar la capacidad del organismo para quemar grasita y tiene efectos antidepresivos.

×
X