Foto Cortesía
octubre 03, 2018 08:25 AM
Redacción: Central
Trends Revista Central

El orden de los factores

No sólo importa qué productos de belleza usas, también importa cuál usas primero y para qué tipo de piel es.

Por Beatriz Velasco

Enlistada sin ninguna explicación previa, cualquier rutina de belleza parece una serie de pasos complicados y sin sentido; pero hay una lógica detrás de cada uno. Cuando conoces el por qué, no sólo se te simplificará el proceso, también entenderás en qué estás fallando y cómo mejorar tu ritual diario. 

Estuvimos en la Master Class de Natura Bissé y ahí nos explicaron el por qué de las cosas. 

1) LIMPIA Es el inicio de una piel sana, mientras más libre de suciedad y células muertas esté, mejor podrá absorber los tratamientos que apliques después. Suena obvio, pero de nada sirve usar la mejor crema si no se van a absorber sus beneficios. En la mañana, una espuma limpiadora y una loción tónica son suficientes; pero en la noche, antes de cualquier cosa, hay que aplicar un desmaquillante. Para activar la circulación y retirar células muertas de manera más profunda, usa un exfoliante dos veces por semana.

Foto Cortesía
Foto Cortesía


2) NUTRE En el siguiente paso viene el hidratante o humectante. Ambos ayudan a que la piel este flexible, pero sus ingredientes, su textura y sus beneficios los hacen completamente diferentes. Si eres de piel grasa (con tendencia a tener barritos e imperfecciones), necesitas darle líquidos que la mantengan sana; pero si está con escamitas y áspera, le urgen emolientes que la suavicen y calmen. En este momento se aplican: sueros, geles y cremas. Para aprovecharlos mejor, empieza con los de consistencia más ligera, siempre.  

OJO: Si aún no sabes cuál es tu tipo de piel, prueba hacer lo siguiente: lávate la cara con un jabón neutro, sécala y espera una hora sin ponerte nada más. Si la sientes acartonada, la tienes seca, pero si está brillante, es grasa. También puede ser mixta e incluso puede cambiar según la estación del año. 

3) PROTEGE. No importa si el día esté nublado o vas a estar poco tiempo al aire libre. Los rayos solares tienen la misma intensidad y sus efectos son notorio: deshidratación, opacidad, arrugas prematuras, manchas y, en casos graves, cáncer. 

Foto Cortesía
Foto Cortesía

Después del bloqueador, puedes continuar maquillándote como siempre lo has hecho. Pero, pon atención, cuando preparas bien tu cara, te verás como siempre has querido: te durará más el maquillaje, notarás menos líneas finas de expresión y conseguirás ese glow natural que ninguna crema logra, todo gracias que tu piel estará verdaderamente sana.