Foto: Especial
septiembre 05, 2017 11:20 AM
Redacción Revista Central
Trends Revista Central

Dieta sanguinea: Dime qué tipo de sangre tienes y te diré qué comer

Tiene como objetivo reflejar las reacciones naturales de tu cuerpo a través de la comida

 Redacción: Central

Diseñada por el médico estadounidense Peter D’Adamo, la dieta sanguínea tiene como objetivo alterar tus hábitos alimenticios para reflejar las reacciones naturales de su cuerpo a la comida y el estrés, así como su susceptibilidad a la enfermedad.

“Mi padre identificó la idea de que no hay individuos iguales, y que las diferencias entre los tipos de sangre juegan un papel en el diseño de programas de nutrición para cada persona”, dijo D’Adamo en una entrevista.

Redacción
1

¿Cómo funciona?

Si presentas estos síntomas quizá deberías estar en una dieta con base a tu tipo de sangre.

No estás obteniendo un buen resultado de lo que comes, tienes poca energía, en general te sientes mal, hinchado, no tienes buena digestión y apesar de hacer ejercicio constante sigues sin bajar de peso.

Tipo de sangre A

Las personas con este tipo de sangre están encaminados a comer una dieta vegana, basada en productos orgánicos, incluyendo verduras, arándanos, ajo y jengibre. Menos carnes rojas y más pollo y pescado.

Redaccion Central
1

Tipo de sangre B

Tienden a mejorar con una dieta libre de pollo, para reducir las infecciones, ya que sus sistema digestivo es más delicado. Incluyen pescado aceitosos de agua fría, té de hierbas, lácteos y col.

Redacción Revista Central
1

Tipo de Sangre O

Su dieta es rica en proteínas pero moderada, incluyen alimentos como brócoli, espinaca, piña y cordero. Llevan una menor dieta de trigo para sentirse con más energía.

Redacción Revista Central
1

Tipo de sangre AB

Estómago sensible: alimentos bajos en acidez, evita la cafeína, cítricos y el alcohol. Consume verduras, proteínas de soja y cerveza de manera moderada.

Redaccion Central
1

Siempre estamos en busca de la mejor dieta para completar nuestra rutina del día a día, esta podría ser una buena opción, ya que a través de tu tipo de sangre puedes saber que sí y que no le cae bien a tu cuerpo. No olvides buscar orientación médica.