COSAS CAMINADORA
mayo 21, 2019 10:00 AM
Revista Central
Trends Revista Central

3 cosas que eran otra cosa

Cuando se inventaron, su finalidad era otra.

Por Revista Central 

Hoy, cientos de productos y marcas son parte de nuestra cotidianidad, y dentro de ese grupo hay objetos en particular sin las cuales ya no concebiríamos nuestra vida. Sin embargo, es probable que no sepas que, en su origen, algunas de las cosas que utilizas diariamente fueron artículos enfocados a algo totalmente distinto a su función actual

   Checa estas 5 cosas que, en realidad, se inventaron para ser OTRA cosa.


1. La caminadora

   Es un básico de cualquier gimnasio y espacio para actividad física. Sin embargo, no es casualidad que se trate de uno de los aparatos que más desgaste físico causan: en realidad, se trataba de un método de tortura creado en 1800 por el sistema penitenciario de Inglaterra, como una forma de castigo físico para los presos que, al mismo tiempo, ayudaba a bombear agua y mover molinos. Así, los reos se mantenían productivos mientras reflexionaban –alrededor de 6 horas continuas– sobre sus actos en la cinta giratoria. El uso de este tipo de “motores humanos” en prisiones se prohibió en el siglo XIX. 

COSAS COVER
Imagen Cortesía

   2. LSD (Dietilamida de ácido lisérgico)

Hoy es conocido como una de las drogas sintéticas más populares en la cultura actual. Fue descubierta por Alfred Hofmann… por accidente: era 19 de abril de 1943, y él estaba en medio de una investigación para crear un estimulante circulatorio. Dentro de sus experimentos decidió que sería buena idea ingerir 250 microgramos de LSD –para poner en proporción: una dosis normal de esta sustancia es de 20 microgramos–; así, cuando se dirigía a su casa, la magia ocurrió: “Tuve la sensación de que veía la tierra y la belleza de la naturaleza como era cuando fue creada. Fue una experiencia maravillosa. Un renacimiento, ver la naturaleza bajo una luz nueva…”. Así, Hofmann se convirtió en la primer persona en vivir un viaje de LSD.

COSAS HOFMANN
Foto Archivo

3. Pañuelos desechables

Ya no concebimos nuestra vida sin ellos. Fue tal su éxito, que la marca se convirtió en nombre genérico; sin embargo, los pañuelos desechables son sólo un resultado más de la guerra: se trata de un producto creado por Kimberly-Clark pensado para usarse como filtro para las máscaras de gas. Al terminar la guerra, empezaron a venderse al público general como toallas para desmaquillar y, finalmente, se convirtieron en ese compañero que sustituyó a los pañuelos de tela. 

COSAS PANUELOS
Foto Archivo

¿Conoces otro artículo con un origen distinto a su función actual?