portada
agosto 13, 2019 02:59 PM
Redaccion Central
Trends Revista Central

Textiles de Oaxaca ¿Inspiración o copia?

La riqueza en bordados, colores, tramas y patrones de los textiles de los indígenas de Oaxaca y Chiapas, principalmente, ha llamado la atención de diseñadores nacionales e internaciones. ¿Qué tanto se inspiran en ellos y cuánto es copia?

Por: Beatriz Velasco

Cuando las imágenes de la colección resort 2020 de Carolina Herrera comenzaron a circular en las redes sociales, la controversia estalló. ¿El motivo? Wes Gordon, director creativo de la casa de moda, replicaba las flores típicas de los bordados del Istmo de Tehuantepec en coordinados de noche y la trama de los sarapes de Saltillo en vestidos, sin haber pedido permiso para su uso.

Ante los reclamos por apropiación cultural hacia los pueblos indígenas de parte del gobierno de México, Gordon replicó en un comunicado: “Mi admiración por el trabajo artesanal, a través de mis viajes a México, ha ido creciendo con los años. Con esta nueva colección he intentado  poner en valor este magnífico patrimonio cultural”. 

Para muchos, la justificación quedó corta. Entre las voces de protesta, sobresalió la de Susana Harp Iturribarría, presidenta de la Comisión de Cultura del Senado, quien percibe más que colores y formas en la indumentaria tradicional. “Esto va más allá de ‘imaginé tres rombos azules y dos líneas rojas’, pues la gran mayoría son símbolos. Lo que nosotros vemos como un diseño tiene una representatividad de la cosmovisión de las comunidades”, comenta para Central. 

vestidos
vestidos copia

¿Tradición o tendencia?

Para Gustavo Prado –autor del primer libro que recopila la historia de la moda mexicana, Mextilo– un punto clave de la discusión es identificar las diferencias: “Hay que reconocer que existe arte, artesanía y diseño. Y nos tiene que quedar claro que el diseño no es artesanía; cuando el diseño hace eco de algo que fue artesanal, lo procesa y da un resultado nuevo, que está en términos totalmente distintos”.

vestido
vestidos copia


 También es necesario entender que los códigos de la moda son diferentes a los de otras industrias. “La TED talk Lessons from Fashion’s Free Culture, de Johanna Blakley, cuenta que Miuccia Prada se metió un día a una tienda donde vendían ropa de lujo usada, y le dijo a la amiga con la que iba: ‘este abrigo de Balenciaga me encanta y lo voy a tomar’. Llegando a su taller, lo abrió, lo destripó y lo copió”, comparte el también director de Trendo Mx (iniciativa mexicana de tendencias). Esta anécdota le sirve al experto para ejemplificar que en la industria.

#MÉXICOSINPLAGIO 

Susana Harp convoca a que todos velemos nuestro patrimonio cultural y que, con el hashtag #MexicoSinPlagio, denunciemos los casos que nos parezcan sospechosos. “Es un ejercicio ciudadano que pide que activemos la antena, nos sensibilicemos, observemos y seamos consumidores conscientes”. Hasta el momento se han detectado y sacado del mercado diversos productos. “Todo lo hemos logrado por la ética y la presión en las redes sociales”, concluye.

mexico
vestidos copia