rioja vinos españa

Los vinos que, además de exquisitos sabores, contienen sueños y suspiros.

Los productos de La Rioja destacan por amplia oferta y alta calidad, con aromas y sabores de gran riqueza, pero también por transmitir emociones y llevar por un viaje sensorial a quien los bebe.

El vino de la DOCa Rioja es uno de esos productos cargado de afecto, preñado de amor. Cada una de las partes de su proceso están adobadas por buenas intenciones.

  Un buen vino no conoce de fronteras, puede ser un excelente embajador de un país alrededor del mundo, y en España, saben bien el peso de sus vinos DOCa Rioja, que es tan “emblemático” como sus diplomáticos más avezados.

Cuando pensamos en España, la imagen de los enormes viñedos que se extienden bajo el cielo de la Rioja asaltan nuestro pensamiento… es como si todo el país cupiera en una copa de vino tinto riojano.

Cuando bebemos vinos riojanos se nos vienen a la mente los tiempos pasados, pero también el presente y las visiones del futuro.

Lo que cabe dentro de una botella
Un vino DOCa Rioja está hecho de muchas más cosas que solo uvas: tiene sentimientos, ideas, sueños, recuerdos, homenajes, tributo, respeto, paciencia, sabiduría, angustias, esperanzas, tierra, agua y sol.

Los tintos Reserva y Gran Reserva son los grandes íconos del saber hacer de Rioja. Estos fermentados emplazan dentro de sus botellas los más finos aromas de roble tostado, pasando por el cedro y el sándalo, especias como pimienta negra y deliciosos matices frutales, de ciruela y frutos negros, cuero curtido y hierbas balsámicas.

La gran diversidad del terruño de esta región vinícola permite encontrar todo tipo de estilos y tipologías particulares: grandes exponentes con frescas notas mentoladas, resultado del intenso frío que domina en Rioja Alta; etiquetas que muestran un delicioso perfil de rosas secas y naturaleza muerta en Rioja Alavesa, y vinos de una incomparable frutalidad, con agradables matices especiados, de pimienta, clavo de olor y eneldo deshidratado, en Rioja Oriental.

rioja vinos españa

Como un susurro que resuena dulcemente, el nombre de Rioja evoca memorias de paisajes fascinantes y sabores que llenan los sentidos con el calor de sus vinos.

Un viaje de aprendizaje y placer
Cuando bebemos vinos riojanos se nos vienen a la mente los tiempos pasados, pero también el presente y las visiones del futuro. Son vinos con los que podemos probar la deliciosa cultura riojana, que nos llevan en un viaje sensorial a descubrir sus paisajes encantadores, y son el pretexto para probar su deliciosa gastronomía.

La DOCa Rioja se ha convertido en un destino enoturístico consentido. Allí hay una gran cantidad de bodegas que satisfacen los gustos vinícolas, gastronómicos y arquitectónicos de cada viajero. Por eso, cada año son más las personas que van a Rioja para aprender sobre la elaboración del vino y la historia de cada bodega, maridar los exquisitos platillos riojanos con la gran oferta de sus vinos y maravillarse ante los fascinantes colores de su paisaje.


Como un susurro que resuena dulcemente, el nombre de Rioja evoca memorias de paisajes fascinantes y sabores que llenan los sentidos con el calor de sus vinos.

Entre las grandes creaciones de todos los tiempos están los vinos, efímeras joyas líquidas que nos regalaron los dioses para recordarnos, después de la primera copa, los deliciosos placeres sensoriales que da ser mortales.

Y los vinos DOCa Rioja son parte de una cadena de eslabones perfectamente embonados que arrancan en un terruño con un par de manos soñadoras hasta terminar en una botella, rodeado por sueños y suspiros.