casas embrujadas de la ciudad de mexico
Google Maps

Las casas embrujadas no sólo son una atracción de los parques, sino que existen algunas que se han vuelto mundialmente famosas por lo que en su interior ha ocurrido y los diversos fenómenos paranormales que se dice que ahí ocurren. En la Ciudad de México también hay casas embrujadas que pocos han podido visitar y quienes han vivido terribles experiencias.

Casas embrujadas de la Ciudad de México

Así que si eres un fan de lo paranormal y estás en la Ciudad de México, quizá valga la pena que le eches el ojo (o huyas) de estas casas embrujadas.

La Casa de la Tía Toña

Esta casa la encuentras en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, aunque técnicamente pueden encontrarse tres casas abandonadas. La leyenda relacionada con este hogar refiere a la historia de Antonia una mujer que heredó la casa y tenía una buena posición económica, pero que adoptó a niños sin hogar (otros dicen que operó como una especie de orfanato), sin embargo, a pesar de cuidar de ellos, en un arrebato, la mujer asesinó a los niños antes de quitarse la vida. Del acto hay diferentes versiones, como que lo hizo a golpes después de una mala relación con los infantes, otra que los envenenó y una más que se deshizo de sus cuerpos arrojándolos por una barranca.

Se cree que la casa está embrujada por la Tía Toña y los lamentos de los niños, y que llegar a esa casa incluso ha resultado peligroso… aunque poco tiene que ver con lo paranormal y más con las condiciones poco propicias del puente que dirige a la entrada de la casa. Por ejemplo, se reporta que una veintena de estudiantes cayeron del puente intentando cruzar hacia esta casa, por lo que han habido esfuerzos de promover que las personas no intenten visitarla y cometer el delito de allanamiento de morada.

Por otro lado, también se dice que la residencia original fue derribada y en su lugar se construyó una mansión, y que sus dueños actuales poco tienen que ver con esta leyenda.

Te puede interesar: Las casas embrujadas más famosas del mundo

Casa de Don Juan Manuel

A veces también referida como casa de Uruguay, esta casa se encuentra en el Centro Histórico y también se cree que está maldita. La casona data de 1783 y su historia de espantos inicia con Don Juan Manuel, un hobre de grandes riquezas que la habitó y que se dice que pudo ser el primer asesino en serie en México. La cuestión es que este hombre a pesar de su riqueza no podía tener hijos, y además celaba a su esposa al grado de creer que le era infiel.

Como la mayoría de estas leyendas existen diferentes versiones, una indica que el hombre consiguió ayuda de un brujo, otra que fue el diablo para descubrir con quien le era infiel su esposa. Don Juan Manuel solo debía hacer una cosa, esperar a que pasara el hombre infiel y preguntarle la hora, para después apuñalarlo y quitarle la vida. No obstante, una vez completada la tarea, se dice que el Juan Manuel se equivocó de víctima, por lo que cometió varios asesinatos.


Arrepentido y movido por la culpa, confesó sus crímenes, pero su penitencia no había sido suficiente por lo que este hombre terminó con su vida colgándose en el hogar… embrujando de forma definitiva. Algunos dicen que el hombre se aparece en la puerta del hogar, y la leyenda indica que nunca debes contestar la pregunta de “qué hora es” cuando pases por la noche en tal lugar.

Aunque ahora, este espacio ha sido convertido en hotel, así que puedes tener la suerte de conocer el interior y esperar a la noche a una aparición.

Casa La Moira

En San Miguel Chapultepec, esta casa es visible si circulas desde el Circuito interior y aunque por mucho tiempo estuvo pintada de negro, hoy muestra un color similar al morado y se considera una de las casas más embrujadas de la Ciudad de México.

Su historia se remonta a la década de los 70 cuando un niño, Marco, entró a la casa y encontró en su interior un cuerpo colgado. Asustado, huyó, pero esta escena lo acompañaría, por lo que tiempo después volvería a aquel tenebroso hogar. La leyenda dice que Marco fue encontrado después colgado en la misma forma que él vio de niño y nunca se resolvió si se trató de un suicidio o un delito.

Si bien esa es la leyenda central, también mucho se ha hablado de cómo ese lugar ha sido un sitio idóneo para todo tipo de actos de brujería y otros actos ocultistas, sin mencionar relatos de energías pesadas en la habitación, así como de espíritus que la habitan, o de personas que miran por sus ventanas a pesar de estar deshabitada.

Incluso un tiempo se intentó que la casa operara como un centro cultural, después se hacían recorridos nocturnos para los amantes del terror, aunque estos fueron cancelados.

la moira
Google Maps
La Moira antes de ser pintada de morado.

La Casa de las Brujas

Esta casa de la colonia Roma, justo frente a Plaza Río de Janeiro, tiene la peculiaridad de que su arquitectura de principios del siglo XX luce como un sombrero de bruja, pero su historia paranormal más bien tiene que ver con un personaje célebre que la habitó. Se dice que allí vivió Pachita, una afamada curandera o chamana que pasó a la historia por sus llamados milagros. Y es que en aquel lugar la mujer realizaba procedimientos quirúrgicos que casi por arte de magia no sólo ayudaban a los dolientes, sino que no dejaban huella alguna de la operación. Ahora se dice que en la casa de las brujas aún se escuchan gritos y ruidos asociados al trabajo de Pachita.

Te puede interesar: Las locaciones más terroríficas de México

La Casa Negra o Casa Mondragón

Esta casa también en la colonia Roma se encuentra sobre Álvaro Obregón, donde ahora se encuentra un conocido puesto de tacos, prácticamente en la esquina con Insurgentes. Esta casa fue hogar de enfermos de tifoidea hacia la década de 1930, cuando la casa negra fue utilizada como un hospital improvisado para tratar la enfermedad.

Sin embargo, fue el lugar de un acto atroz, en el que movidos por creencias insanas como que la tifoidea era un mal diabólico, la casa fue quemada con todos sus habitantes, incluyendo personal médico. Si bien el hogar no sufrió daños estructurales, las personas murieron a causa del fuego y el humo.

Esa no sería la última vez que fue habitado, su segundo nombre, Casa Mondragón, lo obtuvo cuando la familia del mismo nombre se mudó a dicho lugar una vez la casa fue reparada. Sin embargo, los relatos cuentan que la familia apareció sin vida casi un mes después de vivir en aquel lugar.

El inmueble supuestamente está infestado de fantasmas tanto los enfermos como los de la familia Mondragón y aparentemente ha estado deshabitado a pesar de que hay señales de que intentó ser ocupada.

Casa de Doña Francisca

Esta casa nos lleva de regreso al Centro Histórico, ahora sobre la calle de Venustiano Carranza. Similar a la casa de Don Juan Manuel, esta historia se remonta a varios siglos atrás, y aun pleito familiar, en particular entre una madre, su hijo y su futura nuera.

La leyenda cuenta que Felipa Palomares habitaba allí con su hijo Domingo, quien se enamoró de Francisca y comenzó a cortejarla sin que Felipa se enterara. No obstante, la madre de Domingo se enteró del romance y no sólo eso, sino del origen humilde de Francisca. Decidida a que el matrimonio de la pareja no se concretara, Felipa visitó a una bruja que le dio solución a su dilema.

Felipa siguió el macabro plan que involucró una almohada de regalo de bodas que había sido hecha con las plumas de 7 patos sacrificados y su sangre para teñir la tela de rojo. Este regalo de bodas resultaría mortal, pues Francisca falleció a los pocos meses de su casamiento. Pero la historia no terminaría allí, pues el fantasma de Francisca se aparecería para conseguir justicia.

Ahora se dice que la mujer aún se aparece en las inmediaciones buscando a Domingo.

¿Ya conocías estas casas embrujadas de la Ciudad de México? ¿Has visitado alguna? Cuéntanos tu historia en nuestras redes sociales.

Te podría interesar: Por qué hay gente inteligente que cree en fantasmas y supersticiones

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.