santisisma trinidad san miguel de allende viñedo

Este es el spot que los amantes de los viñedos y los hoteles boutique deben visitar

En los alrededores de San Miguel de Allende, está La Santísima Trinidad, donde te espera una experiencia llena de sofisticación, placer y descanso con un paisaje que te hará sentir en la Toscana sin salir de México.

Guanajuato es reconocido por ser tierra productora de vinos; incluso, se dice que el cura Miguel Hidalgo y Costilla enseñaba el oficio de vitivinicultor a los pobladores que cristalizaban sus esfuerzos con cada vendimia.

  El clima del estado también favorece a los viñedos que cada amanecer se ven cobijados por el espléndido sol que se levanta bañando las vides en las tierras que, además, se encuentran plantadas con colorida lavanda y olivos.

Por su parte, San Miguel de Allende es un gran compendio de elegancia cultural y arquitectónica, personalidad seductora, armonía sensible de majestuoso pasado y belleza edificada.

Y es justo en los alrededores de San Miguel de Allende donde se pueden recorrer los viñedos, conocer el proceso de elaboración y degustar los vinos que llevan el sabor mineral de la tierra guanajuatense, aquellos producidos en La Santísima Trinidad, a tan solo 15 minutos de la ciudad.

La Santísima Trinidad está compuesta de tres elementos: viñedos, olivos y divinas casas que nos hacen sentir en la Toscana.

Te puede interesar: Casa Proserpina en San Miguel de Allende

Entre lavanda, olivos y vides
La Santísima Trinidad está compuesta de tres elementos: viñedos, olivos y divinas casas que nos hacen sentir en la Toscana.

Es un concepto único en el país, que además de ser viñedo y un hotel boutique, ofrece la opción de ser también copropietario, para vivir y disfrutar la magia de tener una finca en el campo, pero sin destinar la inversión, el esfuerzo y la atención que esto requiere.

Al ser un lugar pensado para consentir a sus huéspedes, su gastronomía está basada en un proceso de elaboración artesanal con ingredientes producidos en su mayoría en la propiedad, logrando un maridaje totalmente orgánico entre sus vinos y sus sabores.

Los tres magníficos y bellos hoteles boutique son una experiencia de sofisticación y exquisitez.

A un año de su concepción, La Santísima Trinidad ha crecido y nos ha deleitado con nuevos hoteles boutique. La Santísima Trinidad, Viñedos San Lucas –con increíbles instalaciones para polo y salto a caballo– y Viñedos San Francisco son tres desarrollos inmobiliarios que cuentan con restaurantes y hoteles boutique premium, ubicados cerca de San Miguel de Allende, Guanajuato.

Las condiciones específicas de la tierra, su capacidad de drenaje y las variaciones del clima hacen de San Miguel Allende el lugar perfecto para el cultivo de vides, olivares y lavanda, por lo que ofrece una espectacular vista panorámica de campos y viñedos a sus visitantes.

Estas vinícolas son lugares sobresalientes en donde se ofrece una experiencia única para disfrutar, aprender y relajarse, contemplando un maravilloso paisaje; mientras que los tres magníficos y bellos hoteles boutique son una experiencia de sofisticación y exquisitez.

Una de las experiencias más significativas aquí es la degustación personalizada en una de las salas de cata, donde los sentidos se relajan mientras se aprende y comparte sobre el mundo del vino.

Te puede interesar: 22 vinos mexicanos para descubrir y disfrutar