Asombrosas obras arquitectónicas japonesas en México que quizá no conozcas
Diana Macias Magdaleno/Getty Images/iStockphoto
El Parque Japonés Masayoshi Ohira está ubicado en Ciudad de México.

Antes de la era digital, de la revolución en el mundo de las comunicaciones y el proceso de globalización en el que estamos inmersos, ya era posible acercarse a la arquitectura japonesa en la Ciudad de México, donde tenemos algunos ejemplos destacados de esta particular concepción del diseño y la construcción.

Un remanso en plena ciudad

En primer lugar, a pocos metros de la transitada Calzada de Tlalpan, se encuentra, como un verdadero remanso de paz y tranquilidad, el Parque Masayoshi Ohira, nombre del primer ministro de Japón que vino a inaugurarlo en 1980.
 
Este espacio ya existía desde la década de 1940, enclavado en la colonia Country Club, aunque solo contaba con una pagoda y un laberinto de arbustos. Actualmente, tiene un estanque con peces dorados, una cascada que genera una apacible atmósfera, árboles altos y un arco rojo característico en medio de un espejo de agua.

 Parque Masayoshi Ohira

Puente entre culturas

También en el sur de la capital mexicana, en la calle Fujiyama –donde estuvo la espaciosa casa de Ernesto Uruchurtu, regente de la ciudad–, se encuentra la sede de la Asociación México Japonesa (AMJ), también conocida como Kaikan entre la comunidad japonesa, y como Club japonés para los mexicanos.

Cuenta con jardines en los que por supuesto no faltan los bonsáis, salones con tatamis para eventos, una casa del té Seishoan, biblioteca, alberca, cancha de tenis y un restaurante japonés muy conocido, con sus mesas de tepanyaki en la entrada.

El Club japonés, consagrado a mantener y difundir las tradiciones niponas y, al mismo tiempo, servir de puente entre las culturas japonesa y mexicana, es muy concurrido durante los fines de semana, ya que no faltan bodas, torneos y celebraciones tradicionales japonesas.

Asociacion Mexico Japonesa

También te puede interesar: Teatro Noh, el impactante arte japonés que combina canto, danza y poesía

Una joya de tres creadores

A pocos metros del edificio donde estaba el departamento de Octavio Paz, sobre Paseo de la Reforma, se erige una discreta y singular construcción que alberga la Embajada de Japón, la cual data de 1976. Se trata de una obra del célebre arquitecto japonés Kenzo Tange, en colaboración con dos de los arquitectos mexicanos más prominentes entonces: Pedro Ramírez Vázquez y Manuel Rossen Morrison.

Miembro del Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (CIAM) –creado por el arquitecto suizo Le Corbusier–, Kenzo es todo un referente de la arquitectura moderna mundial. Considerado uno de los arquitectos más influyentes en Japón, diseñó edificios en los cinco continentes.

En el caso de la embajada nipona en la capital mexicana, el proyecto se entiende a partir de la arquitectura “metabolista”, pues utiliza criterios de diseño que se encuentran en algunos proyectos anteriores de Tange y en obras de otros arquitectos de la misma corriente.

Como sucede en la embajada de Kuwait en Tokio, de Tange, o la torre Nakagin, de Kisho Kurokawa, cuatro núcleos que contienen elevadores, escaleras y baños fungen como estructuras para soportar los espacios que crecen desde la superficie hacia niveles más altos y que liberan la planta baja.

embajada de japone en mexico arquitectura

La mansión convertida en hotel

A una hora de la Ciudad de México, en los alrededores de Cuernavaca, Morelos, se halla la mansión –hoy convertida en hotel– que mandó construir la multimillonaria estadounidense Bárbara Hutton, heredera del imperio Woolworth, a la que la prensa estadounidense bautizó como “la pobre niña rica”.

Tras divorciarse del actor de Hollywood Cary Grant, en 1945, Bárbara empezó a buscar un lugar donde construir una residencia de descanso. Su intención era hallar un destino que aunara un clima excelente, privacidad y raíces culturales e históricas, características que encontró en Jiutepec, Morelos.

La residencia se terminó de construir en 1959, y en esta, la estadounidense convivió con su séptimo y último marido, el príncipe vietnamita Raymond Doan Vinh Na Champassak.

La propietaria llamó a la mansión “Sumiya”, palabra formada por las sílabas de tres fonemas japoneses que significan lugar de paz, tranquilidad y longevidad. Como escudo o símbolo eligió una flor de loto con tres espadas convergentes, que representan la sabiduría y el amor.

Debido a su debilidad por la cultura japonesa, en un principio la propiedad fue diseñada por completo en ese estilo, pero después se enamoró de México, así que la decoración final fue una fusión de ambos estilos. Este mestizaje estético es notorio en el teatro Kabuki que la multimillonaria mandó construir dentro de la propiedad.

Se dice que lo que terminó de decidir a Hutton respecto al emplazamiento de su residencia de descanso fue la vista que tiene del volcán Popocatépetl, que le hacía recordar al monte Fuji, el más alto de Japón.

mansion sumiya

Centro artístico en Monterrey

Finalmente, Monterrey, Nuevo León, alberga una de las obras más famosas del arquitecto Tadao Ando. Se trata del Centro Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Monterrey, considerado como la primera obra de Ando en Latinoamérica.

También conocido como “La puerta de la creación”, este centro comenzó a ser construido en 2008, con una inversión de 45 millones de dólares. El edificio cuenta con dos “ágoras” divididas en seis niveles, con una capacidad para 1,500 alumnos.

Uno de sus espacios más destacados es “La vela”, una explanada de forma triangular ubicada en el centro del conjunto, cuyo punto más alto se eleva a 77 metros. El edificio tiene una vista espectacular al paisaje de la Sierra Madre, el Cerro de las Mitras y la Huasteca.

Centro artístico japones

Conoce más de la cultura japonesa, leyendo más contenidos como este:

Ganguro: la tendencia que retó los ideales de belleza japoneses

Sadako Sasaki y la leyenda de las mil grullas: la niña que sobrevivió a la bomba atómica

¿Estás listo para los Olímpicos? Disfruta de la transmisión de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en Azteca Deportes . #ElOroEsNuestro

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.