Cultura

El vodka a base de maíz que debes probar en Casa Zea de Puebla

Por: Paulina Gómez M. 27 abril 2023 • 3 minutos de lectura

El vodka hecho con filosofía sostenible que enaltece la identidad de México: el maíz.

Compartir:

vodka-maiz

¿Vodka a base de maíz? Sí, en la actualidad los consumidores estamos ávidos por regresar a lo local, a las raíces; de enaltecer aquello producido con materia prima orgánica y sublime que eleve el paladar a otro nivel, pero que también resalte la experiencia cultural.
Eso y más envuelve Casa Zea, “una oda al maíz” -en palabras de ellos mismos- que merece ser descubierta en Puebla.

Casa Zea y el maíz

Sus instalaciones ubicadas en el corazón del centro de la ciudad de Puebla, te hacen reconectar en esta bella ciudad colonial con el espíritu ancestral, a través de fotografías de la artista plástica tlaxcalteca Malena Díaz y los murales de Paolo Villagrán que transportan a los campos donde el maíz crece.

Esta compañía de “bebidas espirituosas” hechas con maíces criollos del estado de Tlaxcala cultivados a las faldas de La Malinche, busca apoyar al campo mexicano para propiciar mejores condiciones de vida para los agricultores y evitar que productos representativos de México, como el maíz, se pierdan por las constantes migraciones que se da en las comunidades hacia Estados Unidos con el fin de buscar el “sueño americano”.

mazorcas-maiz

El maíz fue domesticado en México en la Cuenca del río Balsas hace unos 9.000 años. En el valle de Puebla-Tlaxcala, grupos cultivaron maíz, frijol y calabaza hace más de 3.000 años.
De este modo, la diversidad genética del maíz ha sido generada por medio de complejos varietales en las diferentes condiciones agroecológicas del Estado. En la actualidad, la riqueza genética del maíz es el conjunto de poblaciones manejadas por agricultores.

Simón Angoa, quien también forma parte del proyecto, proviene de una herencia y tradición que impulsa el cuidado de especies endémicas de maíz en la región. Su madre ha rescatado hasta ahora por lo menos 40 variedades autóctonas de maíz en el estado de Tlaxcala.

Una acción que impulsa la gran tarea de esta casa a lanzar su primera bebida de la línea de espirituosos: vodka a base de maíz.

También te puede interesar: La urgencia de revalorar el maíz

vodka-maiz-puebla

El cuidadoso ciclo de producción de Casa Zea

Una de las principales raíces de Casa Zea radica en la importancia que se tiene en los productos locales, el cultivo base para la línea de espirituosos, en este caso del vodka, es libre de pesticidas, se trata de un cultivo orgánico que influye en su gran sabor. Trabajan de cerca con la Universidad Valles Centrales de Oaxaca en la búsqueda de una levadura autóctona para generar alcoholes sin comprar levadura de otros lugares.

En la línea de procurar un proceso circular, el vidrio de sus botellas fue hecho por manos de un artesano poblano que trabaja con vidrio reciclado.
Asimismo, buscan no generar desperdicios, por lo que se emplea agua de pozo y no agua corriente para su espirituoso vodka, parte de su pureza es gracias a este paso.

Aunado a lo anterior, se realiza un abono folicular que realiza Simón con la mazorca después de haber separado los granos de maíz, este abono que se fermenta por 2 meses junto con restos de ceniza volcánica, heces de ganado, hojas de maíz y otros elementos naturales que se toman de la tierra a su alrededor, es lo que nutre el suelo, sigue su línea de no desperdicios y eleva el perfil aromático de la bebida. Cada lote tarda 8 meses en ser parte fundamental de los licores de Casa Zea.

El vodka a base de maíz de Casa Zea

carlota-montoya-maiz
Carlota Montoya, consultora y asesora de Casa Zea

Casa Zea nos invitó a probar su vodka, el primero de su línea de espirituosos.


Aunque de primera instancia cuando se habla de vodka se evoca en la mente a Rusia (país donde Isidro el Monje creó la primera receta de vodka), después de probar el enigmático sabor del vodka de esta casa, podemos decir que definitivamente mantiene la identidad del maíz, sabe a México.

La cata corrió a cargo de Carlota Montoya, quien nos hizo descubrir un vodka de vista brillante, de cuerpo dulce con un poco de amargo en el fondo, pero sobre todo dulce gracias al gran trabajo que hacen con el maíz durante su proceso de elaboración.
Para este vodka se usaron tres variedades de maíz: cacahuazintle o pozolero, palomero y palomero rojo. Una combinación que se puede percibir en las series aromáticas que dejan en la naríz, un perfil con aires a campo que le da identidad a esta bebida de 46% de alcohol.

El maridaje lo realizó el talentoso chef poblano Gustavo Macuitl, encargado de la experiencia gastronómica en Casa Zea.

También te puede interesar: Maíz y su importancia en el mundo y en México

Cada uno de sus platillos sigue la filosofía sostenible de Casa Zea con ingredientes locales frescos, cuya estrella también es el maíz mexicano.
Síguelos aquí para que puedas agendar una visita.

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.

×
X