Conspiración: Shakespeare no escribió algunas de sus obras
Wikimedia Commons

Si eres fan del dramaturgo y poeta inglés, William Shakespiere, te gustará saber más sobre la siguiente teoría de conspiración que desde hace años rodea su trabajo y trayectoria poniendo en duda su posición como el escritor más célebre de la literatura universal, en la que se estipula que él no escribió algunas de sus obras, ¿Shakespeare fue realmente el autor intelectual?

  De acuerdo con la Enciclopedia Británica , William Shakespeare es generalmente reconocido como el más grande de los escritores de todos los tiempos, a pesar de las contradicciones que existen en torno a la autoría de sus obras.

¿De dónde viene la teoría de la conspiración?

La teoría de conspiración nació aproximadamente en el año 1766, casi 150 años después de su muerte en Stratford-upon-Avon (un municipio de Warwickshire al sur de Birmingham, Inglaterra), mediante dos grupos antagónicos: “stratfordianos”, que lucharon (y siguen luchando) por demostrar que Shakespeare sí es dueño de sus obras y “anti-stratfordianos”, los que defienden que esas obras en realidad pertenecen a otros autores como el filósofo, Sir Francis Bacon.

El debate sobre la autoría de los 38 manuscritos atribuidos a Shakespeare se centra principalmente en la premisa educativa del dramaturgo, los anti-stratfordianos argumentan que el escritor proviene de una familia de escasos recursos con padres analfabetos, por lo que su nivel educativo no daba pie a que escribiera tales obras, su situación socio-económica lo mantuvo alejado de la educación básica y clásica.


También te puede interesar: Conspiración: Doppelgänger, misma persona ¿diferentes tiempos?

Incluso los detractores y distintos estudios académicos actuales afirman que nunca logró salir de Inglaterra, por lo que no tenía bagaje cultural alguno para tomarlo como inspiración para escribir referencias de la cultura clásica y ambientaciones italianas como la ciudad de Verona en la tragedia, Romeo y Julieta.

Distintos autores reconocidos como Charles Dickens, Mark Twain, Orson Welles y Sigmund Freud fueron partidarios del grupo anti-stratfordiano y establecieron las diferencias notorias de la caligrafía entre cada uno de los manuscritos atribuidos a Shakespeare, recalcando que nunca hallaron una prueba fehaciente de su autoría puesto que en su momento solo se encontraron seis firmas con su nombre, tipografías que no tienen relación alguna con las caligrafías anteriormente encontradas.

¿Quién o quiénes fueron los verdaderos autores?

Los anti-stratfordianos establecen que el nombre de Shakespeare sirvió para que otros autores firmaran sus obras y no uno en particular, entre los nombres que han circulado por décadas se encuentran: Sir Francis Bacon, de quien se dice que le adjudicó su obra literaria para evitar que en aquella época sus trabajos sobre el empirismo fueran opacados, Christopher Marlowe, Edward de Vere y William Stanley, Conde de Derby.

En la actualidad no existe una teoría respaldada con pruebas claras que aclare el debate sobre la autoría de las obras de Shakespeare.

También te puede interesar: El adrenocromo y el mito del psicodélico Illuminati

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.