el auto maldito de James Dean

James Dean es recordado principalmente por su papel en Rebelde sin causa, de 1955, un filme y actuación que lo haría un ícono para los adolescentes de aquella década y que a pesar de que ha pasado más de medio siglo, Dean siga siendo recordado.

  El actor falleció a los 24 años de edad (1955), después de que su recién adquirido Porsche Spyder, apodado Little Bastard, se estrellara contra un poste al ser impactado por un Ford Custom Tudor. Su trágica muerte también hizo que James Dean se convirtiera en toda una leyenda, aunque... no es la única que surgió en ese terrible instante. Desde entonces, el auto ha sido vinculado con una terrorífica leyenda.

Sucesos que indican que el auto de James Dean está maldito:

1 El accidente en el taller

Los restos de Little Bastard fueron adquiridos por George Barris, mecánico de confianza de Dean y quien lo tuneó semanas antes del accidente. Barris lo trasladó a uno de sus talleres, ahí se vencieron las cuerdas que los sostenían y cayeron sobre las piernas de uno de los mecánicos, obviamente se las rompió.

2 Un robo fallido

Mientras el coche permanecía en el garaje del taller en Fresno, un hombre perdió, de manera inexplicable, un brazo al intentar robar el volante.

3 Se vendió en partes

Entonces Barris decidió venderlo en partes: el motor a Troy McHenry, y el chasis a William Eschrid, dos corredores de carreras que al incluir dicha piezas en sus autos, tuvieron accidentes mortales. Sí, ¡los dos!

porsche maldito

Lee: La maldición Kennedy: todas las tragedias de la familia

4 Una volcadura

Otro hombre, originario de Nueva York, adquirió las llanas de Little Bastard y tuvo un extraño percance que lo llevó a volcarse.

5 El incendio

Lo poco que quedaba del terrorífico automóvil fue llevado a Sacramento y al ser usado en una exposición que explicaba los riesgos de conducir a exceso de velocidad, se produjo un incendio y todos los coches quedaron carbonizados, menos uno: Little Bastard.

6 La desaparición

Barris decidió recuperar lo que quedaba del Porsche y contrató una grúa para llevarlo a su casa, pero según cuenta la leyenda el auto desapareció misteriosamente. ¡Ay, nanita!

retrato-de-james-dean-en-rebelde-sin-causa.jpg
Wikimedia Commons
Retrato de James Dean en Rebelde sin causa

¿Conoces otras historias de objetos malditos como este? Compártelas con nosotros en nuestras redes .

Te podría interesar: La maldición de Charles Baudelaire

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.