La viuda negra, la trágica historia de la primera Miss México, María Teresa
D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

María Teresa de Landa (también María Teresa de Landa y de los Ríos o María Teresa Landa Ríos, según diversos libros y publicaciones) pasó a la historia no sólo por ser la primera Miss México, un certamen que en la década de los 20 en realidad era publicado como “Señorita México”, sino también por una noticia que realmente marcó el resto de su vida y del recuerdo de la Señorita México: el asesinato de su entonces esposo, Moisés Vidal. Tal hazaña le hizo merecedora del apodo de “viuda negra”, aunque cabe destacar que en aquellos años revolucionarios había una prevalencia de viudas por su propia mano, es decir, mujeres que asesinaban a sus esposos, a veces llamadas autoviudas.

  La historia de María Teresa comienza un 15 de octubre de 1910, cuando recién nació en el seno de una familia acomodada. Ella era descrita como una mujer atractiva y que a sus cortos 18 años participó en el certamen de belleza de Miss México.

maria teresa de landa sonriendo
D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México
María Teresa de Landa fotografíada por Casasola.

La primera Miss México

Según cuenta la historia, fueron los amigos de María Teresa los que entregaron su fotografía al periódico Excélsior, quien convocó a las mujeres en 1928 a este certamen. Entre los requisitos existentes en aquella época se encontraban tener entre 18 y 25 años, estar soltera y, por supuesto, que el atractivo también era importante, pero eso no era todo, detrás de su belleza, es sabido que María Teresa era una ávida lectora, así lo explica Rebeca Monroy Nasr en su libro María Teresa de Landa: una miss que no vio el universo.

Landa fue ganadora del certámen un 19 de mayo de 1928, lo cual la llevaría a representar a México en un concurso en Galveston, Texas, en el Concurso de Pulcritud y Belleza Internacional, precisamente el mismo que hoy conocemos como Miss Universo. Durante ese periodo, Landa fue tema de conversación por algo tan controversial para ese tiempo como lo fue desfilar en traje de baño –lo cual en la actualidad es parte esencial hasta de certámenes de belleza tan populares como Miss Universo .

Sin embargo, a un año de convertirse en Miss México, María Teresa de Landa cometería un crimen que haría historia.

Una historia de amor y traición

Antes de llegar al crímen, es necesario conocer la historia de amor entre María Teresa y Moises Vidal, un militar de la revolución mexicana que conquistó el corazón de Landa.


A pesar de haber sido nombrada Miss México y recibir ofertas para trabajar en el extranjero, Landa decidió volver a México y contraer matrimonio con Vidal, un suceso que según se relata en El Universal ocurrió en secreto, pero que posteriormente ocurrió por la iglesia.

No obstante que la unión ocurrió, Landa y Vidal se mudaron a casa de los padres de ella… pero la luna de miel o la relación estaba destinada al fracaso desde su inicio.

marai teresa de landa una miss que no vio el universo
Portada del libro María Teresa de Landa, una miss que no vio el universo de Rebeca Monroy Nasr

El origen de la viuda negra: el asesinato de Vidal

La vida de Moisés Vidal llegó a su fin un 25 de agosto de 1929 a manos de nada más y nada menos que su esposa María Teresa… o vaya, quizás habría que decir que de su segunda esposa, ya que el general antes de comenzar su relación con la Miss México, ya se encontraba casado y con una familia formada.

¿El motivo de su muerte? Su bigamía. En una época en la que las apariencias y el decoro lo era casi todo, las mujeres no se divorciaban, y una deshonra como la de haber contraído matrimonio con un hombre de familia tampoco era excusable. Esto fue lo que llevó a que María Teresa disparara contra su esposo 6 veces, después de enterarse que su tocaya, María Teresa Herrón López acusaba a su marido en los periódicos por su relación con Landa, además de que ella era calificada como una adúltera.

maria teresa de landa leyendo
D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México
Se dice que Vidal le prohibía a María Teresa leer los periódicos, además de ser un hombre celoso y que contaba con el apoyo de sus padres para vigilarla. María Teresa de Landa leyendo un libro, en una celda.

La sentencia de María Teresa, la viuda negra

Tras el asesinato, María Teresa confesó su crimen y así dio inicio a su juicio, uno de los últimos que contó con la precensia de un jurado popular (es decir, la gente podía emitir su juicio y determinar el resultado del proceso), una pieza clave para su sentencia, pues su defensor, Jose María “Chema” Lozano, tuvo el cuidado de que su juicio ocurriera antes de que el nuevo Código Penal entrará en vigor y no existieran más este tipo de juicios.

Aunque María Teresa confesó su crimen, el veredicto fue a su favor. El 1 de diciembre de 1929, la Miss México salió airosa de su juicio en la Cárcel de Belén, cuándo el jurado determinó que no era culpable por el homicidio fue en defensa de su honor.

maria teresa de landa tras las rejas
D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México
Luis Garrido y Jesús Zavala acompañando a María Teresa de Landa en una prisión.

La vida de María Teresa después del crimen

A pesar de su título de Miss México o su trágica historia con Moisés Vidal, la vida de Landa fue muy fructífera tras lo ocurrido. María Teresa era mujer letrada y se desempeñó como profesora en la Universidad Nacional Autónoma de México, así como en diversas preparatorias. Además, según se explica Monroy también obtuvo un grado de maestría y un doctorado cum laude en 1947.

Después de todo, lejos de la creación del mito de la viuda negra y su título de Miss México, María Teresa de Landa llevó el resto de su vida en la academia y el estudio.

Te podría interesar: 5 artistas que vivieron en Coyoacán además de Frida Kahlo

Fuentes: Redalyc ; Con-temporanea, INAH

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.