Elisa-Carrillo-31-CMYK.jpg
Foto: David Franco
Elisa-Carrillo-98-CMYK.jpg
Foto: David Franco

Elisa Carrillo Cabrera es primera bailarina de la Ópera de Berlín, embajadora cultural de México y referente artístico del mundo. Pero hoy, sus objetivos no están sólo sobre el escenario: ha adoptado como misión personal cambiar la forma en la que se conciben el arte y la danza en nuestro país.
 

Abre la conversación hablando sobre su despertar: “A los cinco o seis años, tenía mucha energía, así que mis papás decidieron meterme a clases de ballet… era un hobby, solo eso”. Así es como recuerda que el sueño de ser bailarina comenzaba a gestarse, primero en una institución privada y, luego, en el Instituto Nacional de Bellas Artes: “a esa edad no sabía que me iba a dedicar a esto, sólo que bailar me hacía feliz”.


Lo siguiente fue una avalancha de sucesos que, uno a uno, fueron acercándola a Europa: “Representé a mi escuela en el Concurso Nacional Infantil y Juvenil de Danza Clásica; dentro del jurado había una maestra inglesa que confió en mi talento y me ofreció ayuda para irme becada a formar parte del English National Ballet (una de las tres compañías de danza más importantes de Gran Bretaña)”. Lo demás puede resumirse en años de trabajo duro, y formación, sacrificios personales y muchos escenarios que la vieron convertirse, finalmente, en la mejor candidata para ser primera bailarina de la Ópera de Berlín.

Hay quien dice que no le gusta la danza sin haber ido a una obra, sin haber visto a alguien bailar.

LA DANZA: UN RETO EN MÉXICO

Elisa-Carrillo-24-CMYK.jpg
Foto: David Franco

Desde la cima, Elisa pudo ver todo muy claro. El contraste cultural entre su país natal y el continente que la ha visto despuntar ha sido latente: “La principal diferencia entre los otros alumnos y yo era la forma en la que veíamos al arte: ellos venían de Alemania, Francia, Rusia… países en los que la danza es algo cotidiano; ahí, los niños sueñan desde pequeños con entrar a las grandes compañías y eso, en México, no pasa. Pocos ven al arte como una opción de vida”. Darse cuenta de eso despertó en ella la intuición de que podía –y debía– cambiar esa realidad en nuestro país.

Así, después de consolidarse como una de las mejores bailarinas en el mundo, empezó el proyecto que hoy le permite vivir su pasión desde un nuevo espacio: el de la promoción y el apoyo al arte y la cultura. Está convencida de que la danza sí es para todos y de que la clave está en poder acercarse, conocerla y reconocerse a uno mismo en ella, y cuenta, con cierto tono de asombro: “Hay quien dice que no le gusta la danza sin haber ido a una obra, sin haber visto a alguien bailar”.

Su revelación fue la semilla que dio vida al proyecto que la ha convertido en aliada del arte y la cultura: la Fundación Elisa Carrillo Cabrera. “Me interesa ver a México como un país reconocido por su danza clásica, su cultura y sus bellas artes”, expresa sobre la esencia de este proyecto, cuyo objetivo es acercar espectáculos de danza a miles de personas cada año en nuestro país, promover el intercambio y la exposición artística entre bailarines de todo el mundo, y ayudar a pequeños talentos mexicanos a conseguir fondos y becas para estudiar y competir en otros países.

“La danza ha sido parte de mi vida y lo va a ser siempre; cuando baje del escenario, necesitaré tenerla cerca a través de proyectos que, además, ayuden a otras personas a cumplir sus sueños”. Con esas palabras, Elisa resume el legado que, cada día, construye desde la cima.

Elisa-Carrillo-82-CMYK.jpg
Foto: David Franco

Quiero que México sea un país reconocido por su danza clásica, su cultura y sus bellas artes.

FUNDACIÓN ELISA CARRILLO CABRERA

Surgió en 2013, está reconocida por el Consejo Internacional de Danza, y representa a México en el festival Dance Open (San Petersburgo). Por este proyecto, Elisa Carrillo fue nominada por el Senado mexicano para recibir la medalla Belisario Domínguez, en 2018. Estos son sus logros:

  • Becas al talento que impulsan a niños y jóvenes para formarse en el extranjero.
  • Acuerdos con instituciones europeas para formar maestros mexicanos.
  • Elisa y amigos Galas abiertas al público mexicano, en las que participan bailarines nacionales e internacionales.
  • Danzatlán Festival Internacional de Danza (colaboración con la Secretaría de Cultura y el Staatsballett Berlin); abarca distintos géneros e incluye talleres y becas para talentos mexicanos.
  • Ballet “Esmeralda” Trajo esta obra a México en 2012, luego de ser presentada en escenarios de la relevancia del Bolshoi (Moscú) y el Staatsoper (Alemania).
  • “Infinita Frida” En 2013, se concretó este ambicioso proyecto. Se llevó a cabo en Texcoco, ciudad natal de Elisa Carrillo.
  • Baila por México Con el objeto de recaudar fondos y ayudar a los damnificados del 19S, se organizó una clase magistral; con las ganancias se construyeron 12 casas en Ozumba, Estado de México.
Elisa-Carrillo-90-CMYK.jpg
Foto: David Franco

Síguela

Instagram: @elisacarrillocabrera
Web: elisacarrillocabrera.com

MIRA TAMBIÉN: Todo listo para La Ciudad de las Ideas en su edición Reboot, digital y de manera gratuita