Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel, es hospitalizado
ADRIAN DENNIS/AFP

Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel, es hospitalizado

El príncipe Felipe de Edimburgo habría presentado malestares durante la noche, razón por la que es trasladado al hospital de emergencia.

La noche de este martes, el príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel, fue hospitalizado de emergencia como una medida de precaución después de presentar malestares.

  De acuerdo con un anuncio del palacio de Buckingham, el príncipe de 99 años permanecerá en el hospital algunos días hasta su recuperación.

“Fue internado en el hospital King Edward VII el martes por la noche. Su hospitaliación es una medida de precaución, siguiendo la orientación del médico de su alteza real, después de su indisposición”.

“Se espera que el Duque permanezca en el hospital durante unos días en observación y descanso”.

De acuerdo con medios ingleses, Felipe de Edimburgo presentó problemas de salud, nada serios, y llegó por su propio pie al hospital. También se señala que no sufre coronavirus o alguna complicación relacionada a la enfermedad.

También te puede interesar: Así reaccionó la reina Isabel al segundo embarazo de Meghan Markle

El retiro de Felipe de Edimburgo

En 2017, cuando el príncipe tenía 96 años, anunció que se retiraría de la vida pública.

A través de un comunicado oficial del palacio, Felipe dijo que aún asistiría a los eventos previamente agendados, tanto individualmente como acompañando a la reina Isabel, pero ya no aceptaría invitaciones nuevas. Sin embargo, podría asistir a algunos eventos públicos si lo creía conveniente. Esta decisión fue apoyada por la reina Isabel II.

Hace un par de años, el príncipe Felipe se vio envuelto en un accidente de auto, donde afortunadamente salió ileso.

Se cuenta que Felipe de Edimburgo conducía su Range Rover cuando chocó contra otro auto.

Aunque el duque quedó en shock y estaba temblando, fue capaz de salir de su auto y preguntar a los pasajeros del otro si todos estaban bien.

Las conductoras del otro vehículo sufrieron algunas heridas leves y viajaban con un bebé que, por suerte, salió ileso.

Aunque al principió se creía que algún involucrado pudo estar en estado de ebriedad, se comprobó que todos estaban en perfectas condiciones y solo se trató de un accidente que, afortunadamente, no tuvo consecuencias fatales.