Albóndigas y espagueti
Foto The Fry Family Food Co para Unsplash
Albóndigas y espagueti

Espagueti con albóndigas, el platillo que hará felices a todos

Si ya terminaste todas las actividades que entretienen a tus niños, te recomendamos esta receta en la que pueden meter meter las manos

Ingredientes
Para la pasta:
500 gramos de espagueti.
2 litros de agua.
2 tbsp de aceite.
1 cebolla.
2 dientes de ajo.
2 tbsp de mantequilla.
C/n de sal.

Para la salsa:
6 a 8 tomates rojos.
200 gramos de puré de tomate.
½ cebolla.
2 dientes de ajo.
C/n de sal.
C/n de pimienta.
2 tbsp de aceite de olivo

Para las albóndigas:
500 gramos de carne molida de res.
2 huevos.
2 tbsp de pan molido.
C/n de sal.
C/n de pimienta.

Preparación
Pasta:
Pon a hervir los dos litros de agua, con media cebolla, las dos cucharaditas de aceite, un diente de ajo y dos cucharaditas de sal.
Cuando llegue a punto de ebullición coloca la pasta y espera de 8 a 12 minutos.
Terminado el tiempo toma uno de los espaguetis y prueba si te gusta la consistencia, debe sentirse suave pero no deshacerse.
Mientras se cuece, pica finamente el resto de la cebolla y el ajo. Debes lograr trozos muy pequeños.
Cuando hayas terminado pon en una cacerola las dos cucharadas de mantequilla, la cebolla y el ajo que picaste, media cucharadita de sal, un poco de pimienta molida y agrega un poco del agua de la pasta que está hirviendo y deja un rato esta preparación a fuego medio, pero no olvides moverle constantemente a la mezcla.
Una vez que logres la consistencia de la pasta escúrrela, retira la cebolla y el ajo y agrega la pasta al sofrito que tienes en el fuego. Incorpora y procura que todos los espaguetis tengan un poco del sazón.

Albóndigas:
Coloca en un bowl la carne molida y añade uno a uno los huevos mientras mezclas con tu mano. Cuando hayas puesto los dos huevos revisa la humedad, si sientes que tiene mucho líquido añade las dos cucharadas de pan molido.
Termina incorporando la sal y la pimienta y comienza a hacer las bolas de carne del tamaño que quieras, nosotros te recomendamos que no sean muy grandes.
Una vez que estén todas las albóndigas colócalas en la olla donde está hirviendo la salsa.
La carne soltará jugos que harán más líquida la mezcla, pero si tienes dudas sobre la cocción de la carne puedes agregarle una taza de agua caliente y dejar a fuego medio hasta que haya desaparecido casi en su totalidad el caldo.

Salsa:
Pica en trozos pequeños los tomates y aun más chicos la cebolla y el ajo.
Pon en una cacerola las dos cucharadas de aceite de olivo y sin dejar que se queme pon la cebolla seguida del ajo. No dejes de mover.
Cuando hayan conseguido una apariencia casi traslúcida es momento de agregar los cubos de tomate, deja por dos minutos a que suelten su jugo y añade el puré de tomate.
Luego de cinco minutos revisa el sabor de la salsa y añade la sal y la pimienta necesaria.

Es momento de servir, te prometemos que los más chiquitos pedirán doble porción.