I like everything to be in its place


Orden en tiempos de pandemia

Ahora extrañamos una ida al cine o el teatro, comer con libertad en restaurantes o salir en la noche a un concierto, pero lo que esta pandemia nos da es la posibilidad de ver hacia dentro y reflexionar sobre nosotros mismos, y de paso, sobre el espacio que habitamos y todo lo que nos rodea.

Claudia Torre, pionera de la Organización Profesional de Espacios en México y Latinoamérica, nos habla sobre cómo la pandemia nos ha dado la oportunidad de valorar muchas cosas que antes dábamos por sentadas.

A7306425.jpg
Claudia Torre, pionera de la Organización Profesional de Espacios en México y Latinoamérica.

Su historia comienza en 2011, cuando un amigo le pidió ayuda para mudarse: “Yo lo había hecho ‘tantas veces’ que para mí era algo normal. Para ese entonces llevaba más de 20 mudanzas (actualmente voy en 40), así que conseguir cajas, depurar, dejar todo empacado y tener una lista con código de color en menos de cinco horas no resultaba sorprendente para mí, pero a él lo dejé sin palabras”.

Cuenta que en ese momento le dijo que debía dedicarse a “eso”, y su respuesta fue precisamente: “¿Y qué es ‘eso’? ¿Cómo se llama? ¿Crees que alguien se dedica a ‘esto’? Además, ¿alguien pagaría por ‘eso’?”.

Explica que la organización profesional de espacios es una profesión que nació en Estados Unidos a principios de los años 80, y en efecto, hay personas que requieren de los servicios de los organizadores para recuperar el orden en sus espacios, porque ellos no pueden solos.

A ocho años de decidir ese camino, lleva más de 5,500 horas de organización y es un referente en la industria. “En 2015, abrí las puertas de la Academia Claudia Torre®, la primera escuela en el mundo de habla hispana dedicada exclusivamente a formar organizadores profesionales y a enseñar a las personas a organizar sus papeles y sus espacios, por medio de la metodología del O.R.D.E.N®”, comenta.

OrganizARTE® se convirtió en su propósito de vida, y tiene muy clara la misión de “Transformar a México, casa por casa”. “Ahora con mi equipo, esto se ha convertido en una misión conjunta; soy muy afortunada de unir fuerzas cada día con mujeres extraordinarias para ayudar a otros a pasar del caos al orden en sus espacios”.

Si quieres vivir una vida más armónica y organizada para fluir con alegría, ¡toma nota sobre los tips de la experta!

organizarte antes y despues.jpg

¿Cuál es la pregunta qué haces a tus clientes antes de empezar a organizar y por qué?
Antes de empezar a organizar, lo primero que les pregunto es si realmente quieren hacerlo. A veces nos llaman los hijos para organizar el espacio de la mamá o el papá, porque ya no quieren que sus padres vivan en ese desorden. Pero la persona que sería nuestro cliente es precisamente el papá o la mamá, y si no están dispuestos a organizarse, no podemos obligarlos. Tiene que ser un acto de voluntad recuperar el orden en su casa, no algo impuesto. Por eso el primer paso es querer… de lo demás nos ocupamos nosotras.

Una vez que estamos en su espacio, hay diferentes preguntas que se le hacen al cliente para invitarlo a la reflexión sobre sus cosas. Nuestro objetivo no es solamente dejar un espacio “lindo”; estamos comprometidas a que reflexionen que “no necesitan más espacio, necesitan menos cosas” y que “para una buena organización, es necesaria una gran depuración”. Así que el objetivo principal es ayudarlos a identificar cuáles son esas cosas que no aman, no usan, no necesitan ni los hacen felices, y canalizarlas al destino que ellos deciden darles.

Ahora bien, nosotras les hacemos varias preguntas para saber cuáles son esas cosas y que puedan decidir sobre el destino que le quieren dar a cada una. Y considerando que en una casa normal podemos llegar a tener más de 300,000 cosas, ¡te podrás imaginar que no es tarea sencilla decidir sobre todas! Pero para eso estamos los organizadores profesionales: los guiamos en el proceso y hacemos que la tarea no se vuelva tan pesada… es más, con nosotras ¡hasta llega a ser divertida!

¿Cuáles son los pasos de tu Metodología del O.R.D.E.N.®?
Le puse así para que sea sencillo recordar los pasos, porque O.R.D.E.N. es un acrónimo hecho con la primera letra de cada uno de ellos, y son los siguientes:

ORDENA IGUALES CON IGUALES: El objetivo de este primer paso es determinar las categorías de los objetos que existen dentro de un espacio y visualizar el volumen de cada una de estas. Es muy tentador comenzar a tomar decisiones sobre todos los objetos que se van encontrando, pero hay grandes beneficios al separar las cosas: se podrá ver el volumen existente de cada categoría, saber si existen cosas repetidas, darte cuenta si falta alguna pieza y el estado de todo; si las vas desechando, no tendrás oportunidad de esa reflexión. ¡Así que primero ordena iguales con iguales, todavía no tires nada!

REDUCE: Cuando todos los objetos estén debidamente clasificados, es momento de tomar decisiones. Este paso es, normalmente, uno de los más abrumadores y emocionalmente complicados, pues implica la toma de decisiones, la aparición de recuerdos y dudas y sentir incertidumbre. Es tu casa, son tus cosas y solo tú decidirás sobre estas, pero es importante que lo hagas tomando en cuenta que quieres un cambio real en tu hogar; la organización efectiva comienza con una depuración verdadera. El objetivo de este paso es conservar solo lo que amas, usas, necesitas y te hace feliz.

Al final, los beneficios de reducir serán muy positivos para tu nueva vida:

• Ganarás espacio para las cosas que decidas conservar.

• Simplificarás la limpieza del nuevo espacio organizado.

• Cobrarás conciencia de tus hábitos de consumo y de conservación.

• Tardarás menos tiempo en ordenar tu casa, gracias a los sistemas

de organización.

DA UN HOGAR: Ahora es necesario honrar tus cosas dándoles un hogar dentro del espacio para hacer que su uso sea funcional y facilitar que así́ se mantenga.

Finalizar este paso te permitirá:

• Encontrar más rápido los objetos que necesitas.

• Evitar compras duplicadas.

• Que todos sepan en dónde están las cosas y a dónde regresarlas.

• Comenzar a seguir un sistema.

Revisa el volumen y la frecuencia de uso de las cosas que conservas, pues es momento de darle un hogar a cada una de estas.

Ten paciencia, ya que es como un rompecabezas: debes probar diferentes acomodos hasta que quede en el lugar perfecto para ti y tu familia; cuando llegue ese momento, lo sentirás. Recuerda poner las cosas pesadas abajo, las ligeras arriba y las que más usas en los lugares de mejor y más fácil acceso.

organizarte antes y despues3.jpg

ETIQUETA EL CONTENEDOR IDEAL: Una vez que has dado un hogar a las cosas, lo que sigue es contenerlas. Sin importar su tamaño, todo estará más organizado y limpio si lo guardas en contenedores.

Comprar los contenedores ideales puede resultar algo abrumador. Para ayudarte a decidir cuáles utilizar, es necesario considerar el estilo decorativo del espacio, los gustos de quien lo habita, el volumen del contenido y las dimensiones del espacio en donde permanecerán al finalizar.

Los beneficios de contener las cosas son:

• Mejor organización y vista de los espacios.

• Protección del polvo, la humedad y los contaminantes.

• Mayor facilidad al tomar un contenedor y desplazarlo.

• Que cada miembro de la familia identifique fácilmente en dónde va cada

cosa, para regresarla a su lugar y así́ no recaer en el desorden.

Una vez que tengas los contenedores, coloca los objetos por categorías y si te gusta la idea de identificarlos, crea las etiquetas necesarias utilizando términos familiares para ti y tu familia y pégalas tanto en los contenedores como en el mueble, la repisa o el entrepaño en donde se alojarán.

¡NO RECAIGAS! Para mantener los nuevos sistemas de organización de tus espacios, es necesario que realices ciertas tareas. Te recomiendo elaborar, colocar, compartir y seguir un plan de mantenimiento que diseñarás y aplicarás con tu familia en cada una de las zonas que organicen.

En el plan, es necesario estipular las tareas de cada uno, en la zona específica y con la frecuencia con que deberán hacerlas. Si todos cooperan, los esfuerzos conjuntos lograrán un trabajo en equipo que se verá́ reflejado en el mantenimiento efectivo de su hogar.

Las preguntas de oro que debes hacerte para organizar cualquier espacio

Durante el segundo paso de la metodología, Reduce, preguntamos: ¿Lo amas? ¿Lo usas? ¿Lo necesitas? ¿Te hace feliz? ¿Te lo volverías a comprar? ¿Vale la pena el espacio que está ocupando? ¿Aporta a tu propósito de vida?

No se trata de contestar afirmativamente a cada pregunta hecha sobre todas las cosas; más bien es para reflexionar y darte cuenta de si los objetos realmente te aportan o solo te los quedas por costumbre, ilusión y apego.

¿Cómo hacer esa transformación de la oficina a la casa en estos tiempos de “nueva conciencia”?
Es importante considerar que el espacio que habitamos debe estar ordenado para tener mayor armonía. Y como para muchos de nosotros nuestra casa ahora es también nuestra oficina, es importante que ese orden sea aún mayor; de esta manera, seguiremos siendo productivos y mantendremos la intimidad del hogar.

Para esto, debemos definir muy bien los espacios que son de casa y los que utilizaremos como nuestra “home office”. Crea zonas especificando el espacio que ocuparás para trabajar, sin combinar con otro que se ocupe para un fin diferente. Por ejemplo, trata de no utilizar la mesa del comedor para trabajar, ya que ahí es donde la familia come tres veces al día.

Es mejor usar un estudio o un espacio en la sala con un escritorio o una mesa adaptada. En caso de no tener otra opción, puedes delimitar la mesa del comedor para ambas funciones, pero de una forma práctica: intenta tener todo tu material de trabajo en un mismo espacio, y que el resto de la familia sepa que está fuera de límite tocarlas, pues debe respetar el “espacio de trabajo de papá o mamá”.

Es importante que ese lugar esté bien iluminado y tenga suficiente espacio para trabajar, un conector cercano para la computadora, así como una mesa de apoyo para los artículos de papelería necesarios o para recargar los papeles que se estén utilizando, de modo que no estén en la zona de trabajo y esta permanezca libre.

Tips básicos para organización de homeschool

1. Delimita el espacio de homeschool y el de juego. Es preferible que estén en lugares diferentes para que los niños puedan enfocarse en la escuela sin tener distracciones a la vista.

2. Adapta y optimiza el espacio para ellos, preguntando su opinión lo más posible y haciéndolos parte del proceso. Asegúrate de que la silla que usarán sea cómoda y que cuenten con buena iluminación. Procura tener un escritorio exclusivamente para sus clases, con su computadora o su tablet y suficiente espacio para llevar a cabo las tareas o actividades escolares. Considera poner una mesa de apoyo a un costado, a fin de que tengan a la mano una botella con agua, cuadernos, libros y útiles escolares, sin que estén sobre el escritorio de trabajo.

3. Decora su espacio como un salón de clases: coloca elementos didácticos de apoyo para su aprendizaje, cuadros que sean de su agrado y frases en vinil que los motiven. El objetivo es hacer que se sientan en casa, pero aprendiendo en un lugar hecho especialmente para ellos.

CONTACTO
Web: organizarte.mx / claudiatorre.com
Ig: @organizarte
Fb: paraorganizarte