Proteínas en polvo, ¿cuál es la mejor?.jpg

Proteínas en polvo, ¿cuál es la mejor?

Los shakes y polvos son una constante entre quienes mantienen una vida fit. Pero no todos son iguales y muchas personas desconocen qué hay que considerar dependiendo de su objetivo –construir músculo o disminuir peso–, su estado físico y de salud en general.

Sabemos que son fórmulas con altas concentraciones de proteínas que se disuelven en líquidos, y que su auge en el mercado fitness tiene que ver con su relación con la pérdida de grasa y su funcionalidad probada para incrementar la masa muscular.

  Sin embargo, antes de entrarle a las proteínas en polvo, es básico que sepas algunos puntos importantes para evitar que tengas expectativas de resultados imposibles o, peor aún, dañinos.

Tipos de proteínas en polvo

Son diferentes según su origen:

Caseína

Se extrae de la leche y forma en el estómago un gel cuya absorción es lenta, pero sumamente profunda en los tejidos musculares.

Pros: Son recomendables para aumentar volumen muscular.

Contras: Su efecto es relativamente lento, por lo tanto, también sus resultados.

Huevo

Este tipo de proteína es la mejor opción para los intolerantes a la lactosa.

Pros: Son fáciles de digerir y ayudan al crecimiento del volumen muscular.

Contras: No se utiliza la yema en su elaboración, por lo que no inhiben el apetito.

Proteínas en polvo.jpg

Origen vegetal

La variedad va en aumento: arroz integral, chícharo, alfalfa, linaza y quinoa son las más populares entre quienes buscan restringir su ingesta de grasas.


Pros: Son buena opción para personas que no consumen productos de origen animal.

Contras: No concentran tanto nivel proteínico, por lo que no son las mejores para construir músculo.

Por ser altas en fibra, se digieren más rápido, aunque se absorben con mayor dificultad.

Carne

Las más populares están hechas a base de ternera.

Pros: Tienen un nivel de absorción alto, por lo que son buenas para construir músculo de forma rápida.

Contras: Pueden contener altos niveles de glutamato monosódico (sazonador que, en exceso, puede producir dolor de cabeza, alergias y agotamiento, entre otras complicaciones).

Sueros lácticos

También conocidos como whey, son obtenidos a partir de la leche y están listos para absorberse por los músculos.

Pros: Ricos en calcio e ideales para quienes realizan ejercicios de resistencia, desean inhibir su apetito o quieren suplir alimentos en su dieta para reducir grasa.

Contras: Pueden causar inflamación.

proteínas en polvo gimnasio.jpg

Las especialistas explican

Platicamos con Sara Sacal Harari y Sofía Morales Encinas, nutriólogas clínicas de Everest Wellness Center, centro integral de bienestar.

“Las proteínas son componentes fundamentales de cada célula del cuerpo, pues el organismo las usa para construir y reparar tejidos como
huesos, músculos, cartílagos, piel, pelo, uñas y sangre”, dice Sofía; por su parte, Sara complementa: “además, son por excelencia las transportadoras de oxígeno y nutrientes en nuestro torrente sanguíneo”.

¿Cuánta ingerir?

De acuerdo a las especialistas, la cantidad de proteína diaria recomendada es de 0.8 gramos por kilo de peso corporal en personas con actividad física promedio, y de 1.0 a 1.5 gramos por kilo de peso en personas que hacen ejercicio.

¿Cómo escojo la indicada?

Ambas recomiendan:

• Tener en cuenta alergias e intolerancia a ciertos productos.
• Revisar en las etiquetas el valor biológico (VB) que contiene, es decir, cuánta proteína puede absorber el cuerpo.
• Consultar a un especialista; tus objetivos determinarán qué tipo necesitas y en qué cantidad.