Actualidad

Obras de arte mexicano en el extranjero

Por: Kristina Velfu 21 octubre 2022 • 6 minutos de lectura

El arte mexicano ha llegado al extranjero junto a sus artistas ya sea por vías legítimas, así como por el tráfico de arte y el saqueo de patrimonio arqueológico.

Compartir:

arte mexicano en el mundo

México es potencia mundial en patrimonio artístico. Alrededor del mundo, en las colecciones de los principales museos y en importantes recintos, hay obras de orígen mexicano. Desde el penacho de Moctezuma hasta arte contemporáneo de autores como Abraham Cruzvillegas, Gabriel Orozco o Gustavo Artigas.

3 murales de mexicanos en el extranjero

El muralismo mexicano significa la expresión de un arte decolonizado en América. Después de la Revolución Mexicana, un grupo de artistas fueron comisionados por José Vasconcelos, el entonces Secretario de Educación, en hacer obras de gran formato, de acceso popular, que hablaran de la historia del país a través de un lenguaje visual. Esto permitiría compartir una propuesta ideológica e histórica a un pueblo mayoritariamente analfabeta.

Estas ideas resultaron llamativas para los vecinos del norte, que acababan de sufrir la crisis económica de 1929. Coincidían los ideales de separación de la estética europea, en la búsqueda de un estilo propio del continente. Es por ello que los grandes empresarios estadounidenses, llamaron a los muralistas mexicanos, para hacer obras que hoy por hoy se conservan y dejan en claro la importancia del arte mexicano para la cultura universal.

Te puede interesar: 27 obras de arte mexicano que tienes que ver antes de morir

El prometeo de José Clemente Orozco

Jose clemente orozco prometeo
José Clemente Orozco, Reproducción de Prometeo, 1930. / Whitney Museum of American Art

El mural de Prometeo en el Pomona College en California, fue la primera obra en el extranjero de los muralistas, por lo que se le considera el primer paso a la internacionalización del movimiento.

Este mural no es sobre la temática tradicional de lucha de clases o visión histórica, que caracteriza al llamado movimiento muralista, sino la interpretación de José Clemente Orozco del mito de Prometeo.

La idea de un mural en Frary Hall fue sugerida por primera vez por su arquitecto, Sumner Spaulding. José Pijoán, profesor de civilización hispana e historia del arte de Pomona College, instó a sus alumnos a asumir este desafío y sugirió que se lo encargaran a Orozco. Los estudiantes de Pomona hicieron arreglos para que Orozco fuera a Claremont, donde vivió durante dos meses en un dormitorio del campus mientras trabajaba en el fresco.

Prometheus todavía preside Frary, y hoy, más de 80 años después, los estudiantes experimentan el trabajo de Orozco a diario y los visitantes lo ven en su entorno original.

También es un punto al que se realizan visitas exprofeso para verlo. Los estadounidenses las denominan “la peregrinación al Prometeo”. Uno de los “peregrinos” famosos que fueron a ver esta magna obra fue Jackson Pollok , el máximo exponente del expresionismo.

La Industria de Detroit, el mural de Diego Rivera para Ford

diego rivera industria de detroit

/ Diego Rivera, Industria de Detroit (pared norte), 1932-33. / Whitney Museum of American Art - Detroit Institute of Arts

Se trata de una obra de 27 paneles que el artista mexicano realizó en sólo 9 meses. Rivera consideró que este trabajo era el más importante de su carrera, aunque fue criticado por ser un hombre abiertamente comunista trabajando para la élite estadounidense.

Este mural fue financiado por Edsel Ford, hijo del fundador de Ford Motor Company, que al estilo del renacimiento, fue el mecenas de Diego para que ejecutara estos ambiciosos frescos.

El concepto de la obra fue una visión proletaria y obrera de la industria automotríz.La obra se puede admirar en el Instituto de Artes de Detroit.

América Tropical, oprimida y destrozada por los imperialistas: El mural censurado y rescatado 80 años después

siqueiros america tropical
David Alfaro Siqueiros, América Tropical: Oprimida y Destrozada por los Imperialismos, 1932. / Foto: Robert Garcia - The City Project Flickr

David Alfaro Siqueiros hizo tres murales en Estados Unidos. El único que permanece en su lugar original se encuentra en Los Ángeles. Se trata del mural América Tropical que fue pedido para decorar el exterior del segundo piso del Salón Italiano, localizado en la Calle de Olvera en el Downtown de L.A.

Los mecenas que comisionaron este mural a Siqueiros esperaban que pintara un paisaje idílico inspirado en las leyendas del viejo mundo precolombino. Buscaban que fuera un emblema del lugar mayoritariamente hispano en su población.

Sin embargo, Siqueiros decidió mostrar la explotación de latinoamérica por el imperialismo estadounidense. Para ello pintó un indígena crucificado bajo las alas amenazantes de un águila americana.

Al terminar el mural fue cubierto con pintura blanca por los dueños del espacio.

Tiempo después la comunidad “Chicana” tuvo la iniciativa de recuperarlo, pero Siqueiros pidió que nadie lo interviniera pintandolo de nuevo, sino que se rescatra retirando sólo la capa de pintura, pues esto significaría poder ver el trayecto histórico de la obra, que claramente fue incómoda.

El redescubrir el mural y restaurarlo sucedió 80 años más tarde, en 2012. Actualmente, hay un centro de interpretación sobre su historia y es emblema para los artistas chicanos.

Te puede interesar: La fotografía, culto a la nostalgia

El polémico arte colonial en los museos del mundo

México tiene una enorme personalidad como país. Eso se debe a sus múltiples manifestaciones artísticas. Éstas se presentan desde el arte prehispánico, el arte colonial, el arte popular, el arte moderno y el arte contemporáneo. Además de otras formas en que se ha dado a conocer, como la música, el tequila y la comida.

En fechas recientes la polémica en torno al arte prehispánico que ha salido de las fronteras del país, en distintos periodos de la historia y por múltiples razones, ha vuelto. Quizá el ejemplo más emblemático sea el famoso penacho de Moctezuma que actualmente se expone en el Museo Etnográfico de Viena. No puede moverse, ni que le toque la intemperie pues podría desaparecer al instante. Hay que recordar que su soporte principal son elementos orgánicos y perecederos.

Por ejemplo en el Museo del Hombre de París, se dice que está una parte del cráneo de Moctezuma. Augustin Giesbrecht, un médico y explorador que llegó a México alrededor de 1883 y residió en San Cristóbal de las Casas en Chiapas, adquirió este presunto cráneo. El investigador sostuvo que era legítimo ya que contenía muestras de haber recibido golpes. La historia cuenta que Moctezuma murió apedreado tras recibir un golpe en la frente. Con este argumento lo donó a la colección de este prestigioso museo francés.

Copia del Penacho de plumas atribuido a Moctezuma.jpg
En 1940, el expresidente de México Abelardo L. Rodríguez mandó a hacer una réplica al artista plumario Francisco Moctezuma. Se encuentra en el Museo de Antropología e Historia en la CDMX.

En el Metropolitan Museum of Art de Nueva York existe una impresionante colección de arte precolombino mesoamericano que dentro de los objetos que podemos ver en nuestro país, en museos como el Museo de Antropología e Historia, no hay nada similar.

Hay por ejemplo petos hechos completamente de plata, joyas ornamentales de oro puro con motivos de deidades toltecas.

Aunque puede resultar motivo de discusión, el hecho de que estén en un museo visitado por miles de personas provenientes de todo el mundo, año con año, da una proyección mundial de las culturas ancestrales de nuestro país. Sería interesante promover fondos de apoyo a los países de origen de estas obras, por parte de los museos, para obtener algún tipo de retorno económico que permita la conservación de las colecciones que tenemos en México.

¿Cómo salieron del país? Algunos fueron obsequios y tributos durante la conquista. Otros fueron víctimas del saqueo arqueológico y el tráfico de arte.

Es lo que se dice, por ejemplo, de una máscara elaborada con un mosaico de turquesas de dos colores y sobre una base de madera de cedro. Los dientes están hechos de conchas y resina de pino.

Se cree que esta máscara formó parte de los regalos que Moctezuma le hizo a Hernán Cortés a su llegada.

La Mona Lisa Latinoamericana y otras obras taquilleras

Las mejores obras de Frida Kahlo están en el MoMa de Nueva York. Algunas de ellas se encuentran en Europa y recientemente la obra Diego y Yo, recientemente vendida en Nueva York por Sotheby’s en 35 millones de dólares, actualmente se expone en el Museo de Buenos Aires, donde cientos de personas se arremolinan para verla. Es considerada la Mona Lisa Latinoamericana.

Diego y yo Frida Kahlo
AFP

Por ejemplo, un cuadro, tamaño mural, de Manuel Felguérez se puede ver en la sede de las Naciones Unidas, donado por el gobierno mexicano en 2018.

De los contemporáneos Gabriel Orozco, actualmente comisionado al proyecto de remodelación del Bosque de Chapultepec, es quizá el que más obras tiene en museos internacionales. La famosa caja de zapatos vacía, fechada en 1993 está en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

*Kristina Velfu es periodista cultural, especializada en el mercado y difusión del arte y la cultura. @Velfu

Te puede interesar: Esta es la pintura más cara de un artista latinoamericano

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.

×
X