Conspiración: Hay lagartos entre nosotros
IG Taylor Swift

Conspiración: Hay lagartos entre nosotros

Se dice que los reptilianos, provenientes de otro sistema estelar, habitan en la Tierra desde hace miles de años.

¿Qué tienen en común Barack Obama, Isabel II, Taylor Swift, Mark Zuckerberg, Vladimir Putin y Justin Bieber? Correcto, todos son reptiles alienígenas que viven encubiertos en nuestro planeta con un solo objetivo: dominar a la humanidad.

  Al menos eso creen muchos de los conspiracionistas del mundo, para quienes la cosa está así: estos seres, provenientes de otro sistema estelar –Draco–, habitan en la Tierra desde hace miles de años y se han mezclado con nuestra raza para controlarla en su totalidad.

Esta teoría encuentra base en diferentes culturas ancestrales. De los Dioses Dragón de Japón y los Naga de la antigua India hasta Nu Kua, la reina serpiente de China, o Quetzalcóatl, nuestra serpiente emplumada: todas son claras representaciones de quienes no pueden ser más que extraterrestres que han intervenido en el devenir de nuestra historia.

Uno de los autores más reconocidos por sus aportaciones a esta y otras creencias de la conspiración es David Icke, exdeportista, excomentarista y escritor exopolítico convencido de que, en la consolidación del llamado Nuevo Orden Mundial (NOM), los reptilianos han jugado desde siempre un papel fundamental.

También te puede interesar: Conspiración: La Tierra es plana

¿Cómo reconocer a los reptilianos?

• Si el individuo del cual sospechas suele tener bajas la presión arterial y la temperatura corporal, ponte en completa alerta.

• ¿Le apasionan los temas del espacio y la ciencia? Ojo, es muy probable que sea reptiliano.

• Inteligencia sobresaliente y desarrolladísimos sentidos de la vista y el oído también son características clásicas de estos seres que, históricamente, han estado dentro de las cúpulas del poder en nuestras sociedades; no sólo en los círculos políticos, sino también en los empresariales y culturales: las masas no tienen escapatoria.

• Las contracciones faciales esporádicas son una bandera roja.


• Si tiene ojos verdes o azules, ¡corre! (aunque, según la teoría, podrían tenerlos de cualquier color).

• ¿Además de todo es sensible a la luz y tiene cicatrices “raras” en el cuerpo? No hay duda, estás ante a un lagarto pura sangre.

• ¿Tienes la sensación de estar frente a un reptil? Confía en tu sexto sentido y huye cuanto antes.

También te puede interesar: Conspiración: ¿Paul McCartney está muerto?

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.