mujeres en la tecnologia
iStockPhoto

Hablo de personas. No de tu compu.

– “No hay jamón, ni leche… y me muero de hambre”.

Cerré la puerta del refri y sonreí. “Lo mejor de todo”, pensé, “es que no entiendo cómo podría yo reclamarle a alguien más. En todo caso mi esposa podría reclamarme exactamente lo mismo”. Y cómo no. Los dos tuvimos un día como el de la mayoría: con prisas, pendientes, pendejos pidiendo cosas insensatas, sensatos pidiendo cosas sensatas, pagos en plataformas que a veces sí y a veces no funcionan, bomberazos, crisis y emergencias, en fin. El día. Y hay que desactivarlas a más tardar a las 2:45 pm para poder después ponerse el traje de “responsable del crecimiento sano de un infante” (o quitarse el temporal traje de profesional, más bien). Pero a cualquiera de los dos nos pasa que las bombas a veces no se desactivan con los horarios de la escuela, de la vida. Es un reto que compartimos juntos. Y me fascina.

Mi esposa trabaja, como muchas mujeres en esta época, primero porque para ello estudió y se ha especializado y, segundo, porque le gusta lo que hace. Pienso que, irónicamente, hay que ser “muy hombre” en ésta época, para ser una verdadera pareja de una mujer.

Siempre ha sido así, pues, pero no siempre los hombres hemos tenido la inteligencia de percibirlo y hasta hace muy poco, de reconocerlo. Al contrario, muchos años hemos vivido con errores, prejuicios y estereotipos que se convirtieron en un cáncer cultural para la humanidad. ¿Cómo se puede atrever alguien a considerar un género de una especie un objeto?, particularmente si se trata del más fuerte y valiente de los sexos. Alguien necesita resetear este planeta.

Crecí entre mujeres (mi progenitores se divorciaron, mi papá le quedó corto a mi mamá). Y le agradezco a mi mamá haber decidido no dejarse acompañar por un hombre a medias. Y vaya que me quedó claro su mensaje.

Somos iguales. Somos amigos, compañeros, cómplices, fans, confidentes. Somos uno, pues.

En reconocimiento a su incansable lucha por el respeto de los derechos humanos de todas las personas, a continuación enlisto a algunas de las mujeres sin cuya contribución a la ciencia y la tecnología, no existiría la era digital. Qué mejor forma de estrenarme en este espacio de encuentro y conversación que representa la Revista Central, que poner en el reflector los nombres e innovaciones de extraordinarias mujeres:

¿Computadoras y algoritmos?, ¡Gracias, Ada Lovelace!

¿Wi-FI?, ¡Gracias, Hedy Lamarr!

¿e-Books?, ¡Gracias, Angela Ruiz Robles!

¿Internet y redes interconectadas?, ¡Gracias, Radia Perlman, considerada “madre de internet”!

¿Fax, marcación telefónica por tonos, fibra óptica, caller ID?, ¡Gracias Shirley Ann Jackson!

Las Tecnologías para la Información, las carreras relacionadas con temas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas (STEAM), son hoy un recurso increíblemente positivo para dotar a las mujeres, adolescentes y niñas de un piso más parejo: permiten el desarrollo profesional, el empoderamiento, acceso a mejores salarios y la oportunidad de lograr una mejor calidad de vida.

En México, y en todo el mundo, el reto sigue siendo la tolerancia, la empatía y la apertura a una perspectiva que garantice el pleno desarrollo en todas las personas en igualdad. En la ciencia y la tecnología, tenemos juntas una extraordinaria oportunidad.

Las tecnologías de la Información, Internet, juegan un papel muy importante para ayudarnos a combatir los cánceres culturales que continúan denostando e intentando degradar la igualdad obvia que debería imperar en un mundo civilizado.

Ahora que estás leyendo mi mensaje, si te preguntas porqué existe y se conmemora el Día Internacional de la Mujer , es porque jamás has sido víctima de discriminación por razón de sexo; porque cuando sales no tienes miedo de que te secuestren o maten, porque te pagan lo mismo que a los demás que tienen el mismo cargo que tú, porque cuando tu salud mental está en riesgo hay alguien quien se acerca contigo para abrazarte. Si tienes eso, entonces ayuda a visibilizar el mensaje, porque 7 de cada 10 mujeres no tienen ese tipo de vida y, al contrario, hoy matan a 10 mujeres al día en México por el simple hecho de ser mujeres.

Hago votos por cambiar radicalmente la percepción que transmitimos a futuras generaciones sobre géneros. Hago votos porque desaparezca el día de la mujer para que ya no sea necesario recordarnos que somos iguales, que tenemos los mismos derechos, y que las diferencias entre sexos no existen. Todos, todas y todes somos personas humanas, la feminista es una lucha compartida.

Soy, a partir de esta publicación, orgulloso colaborador de la Revista Central y mi jefa es una mujer. Doble honor.

Soy compañero de una mujer que admiro profundamente.

Soy orgulloso papá de una mujer. Qué retotototototototote. Qué honor.

-

Recursos en línea recomendables:

“Mujeres líderes en STEAM”
https://mujeressteam.com

“Mujeres en #STEM, Futuras Líderes”
https://www.gob.mx/sct/articulos/mujeres-en-stem-futuras-lideres?idiom=es

“AMITI WIT (Women In Technology)”
Asociación Mexicana de las Tecnologias de la Información
https://amiti.org.mx/wit

“MujereSTeam.DGETI (UNAM)”
https://www.facebook.com/MujereSTeamDGETI/

“Movimiento STEM”
https://www.movimientostem.org/

“STEAM procede del inglés science, technology, engineering, arts and maths”
Definición en Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/STEAM

Lee más de “En línea, luego existo” de Pizu aquí .

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.