Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel, fue operado del corazón
ALASTAIR GRANT/AFP

Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel, fue operado del corazón

Hace un par de semanas, Felipe de Edimburgo fue hospitalizado para tratar una infección, ahora se sabe que también fue operado del corazón.

Después de permanecer dos semanas en el hospital, Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel, fue operado del corazón; así lo dio a conocer un comunicado del Palacio de Buckingham.

  De acuerdo con el comunicado, el también príncipe fue sometido a la cirugía este miércoles, debido a un problema cardiaco preexistente.

Aunque la avanzada edad del príncipe preocupaba a los médicos, se dice que los resultados de la cirugía fueron exitosos y permanecerá uno días más en el hospital para descansar y recuperarse.

Aunque no se dan más detalles sobre su estado de salud, Camila de Cornualles, esposa del príncipe Carlos, aseguró que Felipe de Edimburgo está “mejorando ligeramente”.


También te puede interesar: Adiós a la vida royal: Meghan Markle y el príncipe Harry pierden sus títulos reales

La salud de Felipe de Edimburgo

El pasados 16 de febrero, Felipe de Edimburgo fue trasladado de emergencia a un pequeño hospital privado, después de presentar algunos malestares.

El príncipe permaneció hospitalizado como medida de precaución y en un comunicado se reveló que la intervención fue debido a una infección y no por coronavirus, como muchos medios y cercanos aseguraban.

“Fue internado en el hospital King Edward VII el martes por la noche. Su hospitalización es una medida de precaución, siguiendo la orientación del médico de su alteza real, después de su indisposición”.

“Se espera que el Duque permanezca en el hospital durante unos días en observación y descanso”.

Después de permanecer varios días en el King Edward VII, Felipe fue trasladado al centro médico público de St Bartholomew, donde se le realizaron estudios del corazón para prepararlo a cirugía.

El príncipe fue traslado de hospital en una ambulancia y fue ocultado con paraguas para que la prensa no lograra captarlo al salir.

En 2017, Felipe de Edimburgo se retiró de la vida pública y los compromisos reales. La reina Isabel lo apoyó en esta decisión.