mujer comiendo carne en hamburguesa
iStockPhoto

Por años hemos escuchado que dejar de comer carne y lácteos no sólo es una decisión ética, sino que contribuye a la lucha contra el cambio climático… a estos argumentos, también se suma un hallazgo científico en la que este dejar de comer carne (y lácteos) o por lo menos reducir la ingesta de estos alimentos podría ayudar al ser humano a vivir más tiempo.

Según los datos del INEGI , la esperanza de vida actual en México es de 75 años, un gran cambio comparado con principios del siglo pasado, cuando la esperanza de vida para 1930 era de 34 años… aunque estamos lejos de ese México posrevolucionario y la medicina moderna ha avanzado a pasos agigantados, lo cierto es que la humanidad se ha enfrentado a nuevos retos propios de la industrialización.

mujeres comiendo sano
iStockPhoto

Te puede interesar: Las 5 dietas más populares y peligrosas de internet, ¡evítalas!

Aunque nuestra alimentación se ha industrializado y de tal forma se ha hecho más conveniente conseguir comida y alimentarse, también mucho se habla de las consecuencias de alimentos altamente procesados y de ahí la tendencia reciente de buscar productores y restaurantes que tengan una conexión más directa con el origen de los productos que preparan y por tanto nosotros consumimos.

El interés en saber cómo nos afecta lo que comemos y en particular el tipo de dietas que llevamos en la modernidad, ha llevado a los científicos a estudiar cómo determinados tipos de dietas afecta la longevidad humana, tal es el caso de Lars Danes, de la Universidad de Bergen en Noruega, pero más en específico, cada grupo alimenticio.

Cabe resaltar que la investigación de Lars Fanes , “Estimating impact of food choices on life expectancy: a modeling study” (“Estimación del impacto de las elecciones de comida en la expectativa de vida: un estudio de modelización”, en su traducción literal al español) es un modelo que con base en una fórmula matemática predice cómo una decisión o elección de comida afecta la expectativa de vida con base en el análisis de datos.

mujer comiendo en su cocina
iStockPhoto

Te puede interesar: La ortorexia: ¿puede perjudicarnos comer sano?

Este modelo comparó cómo cambios significativos en la alimentación con respecto a la ingesta de fruta, vegetales, granos, leguminosas, huevos, pescado, lácteos, carne roja, carnes procesadas y bebidas azucaradas, para crear una dieta óptima la cual según sus hallazgos entonces podría ayudar a que los seres humanos tengan una esperanza de vida mayor.

Esta dieta óptima tiene una serie de particularidades, por ejemplo, mayor consumo de cereales integrales, leguminosas, pescado, fruta y vegetales, mientras que el consumo de carnes rojas y carnes procesadas, bebidas azucaradas y granos refinados era reducido. Esto tendría como resultado que las personas puedan vivir, según el modelo, hasta 13 años más en promedio para los hombres y 11 para las mujeres

Sin embargo, aunque el modelo predice lo anterior, también se apunta que a la expectativa de vida no sólo depende de las decisiones de qué comemos, sino otros factores ambientales y de estilo de vida, así como del propio avance de tratamientos médicos que han permitido que el humano pase de no sobrevivir a infecciones a poder tratarlas con antibióticos, por ejemplo.

No dudes en consultar a tu médico de cabecera o un nutriólogo certificado para encontrar la mejor dieta para ti.

Te podría interesar: La dieta de la longevidad te dará 10 años más de vida

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos