Día de la masturbación
iStock

¿Sabías que puedes disfrutar de un momento de placer, sin necesidad de exponerte o contraer enfermedades de transmisión sexual? Explorar tu cuerpo, es la oportunidad perfecta para descubrir lo que te gusta y lo que no, además te ayudará a guiar a tu pareja en sus encuentros y ambos disfrutarán mucho más cuando estén en la cama.

Denisse Flores, sexóloga para Prudence México, nos comentó que

“El 38% de las mujeres adultas, no han experimentado el orgasmo, la mayoría de las veces es porque la mujer no sabe lo que le gusta y no es capaz de guiar a su pareja”

La masturbación no solo es, una excelente forma de disfrutar y mejorar tu sexualidad, está práctica, tiene múltiples beneficios para la salud femenina, con ella puedes estimular los músculos pélvicos, que al estar más fuertes, te ayudarán a tener mejores encuentros sexuales. Además, funciona como analgésico natural para los cólicos por menstruación, gracias a las endorfinas que se liberan durante el orgasmo, incluso puede ayudarte a bajar tus niveles de estrés y mejorar la calidad del sueño.

Como si esto fuera poco, Denisse Flores, comenta que, “Hay estudios que comprueban que la masturbación, es una práctica que ayuda a evitar infecciones urinarias como la cistitis, ya que el cuello uterino se abre, liberando mucosidad y fluidos con bacterias acumuladas, que pueden derivar en estos padecimientos”.

Atrévete a dejar a un lado los prejuicios, liberarte y vive tu sexualidad libremente, existen distintas maneras de estimular tus zonas erógenas, la primera vez puede ser un poco intimidante, por eso te compartimos algunos tips para comenzar el camino al autodescubrimiento.

También te puede interesar: ¿Es importante saber cuántas parejas sexuales ha tenido tu pareja?

Masturbación femenina, un viaje a la felicidad
iStock

Encuentra el lugar ideal

Si vas a intentarlo por primera vez, te recomendamos que busques un lugar tranquilo y cómodo, donde te sientas segura y puedas realizarlo sin interrupciones.

Vence al miedo

Cierra los ojos y relájate, todas podemos autocomplacernos, solo necesitamos aprender a hacerlo, con la práctica aprenderás lo que te gusta y lo que no.

Reconoce tus zonas erógenas

Concéntrate en un punto de tu cuerpo, como las piernas o muslos, y acariciarlos suavemente con la yema de tus dedos, trazando círculos mientras subes lentamente hasta tocar tu abdomen y sube por tus pechos hasta el cuello.

Déjate ir

Una vez que encontraste el punto que te causa excitación, no te contengas, acaríciate y disfruta, dale la oportunidad a tu cuerpo de expresar lo que siente, olvídate de la pena y goza el momento.

Conoce el clítoris

Para estimular el clítoris, puedes recostarte sobre tu espalda, ponerte un poco de lubricante en el dedo índice o medio y explora lentamente moviendo tus dedos de arriba a abajo, de izquierda a derecha o en forma de círculo. Cuando encuentres el punto que te genera placer, continúa hasta llegar al punto de mayor excitación.

Masturbación femenina
iStock

El Punto G

Dobla las rodillas sobre tu pecho e introduce un dedo o dos en tu vagina, no olvides doblarlos y moverlos de arriba abajo, como si lo estuvieras doblando y estirando, con este movimiento lograrás estimularlo. Para mantenerte cómoda puedes colocar una almohada debajo de tu cadera, para ayudarte a elevar las piernas.

Invita un amigo

Si lo tuyo no es usar los dedos, puedes utilizar el chorro de agua de la ducha para hacerlo, dirigiendolo hacia el clítoris para estimularlo o incluir un juguete sexual, como dildos, vibradores o succionadores de clítoris. No olvides complementar su uso con el uso de un preservativo y con lubricantes como Prudence Gel, a base de agua, para elevar tus sensaciones y disfrutar de cada momento.

Olvídate de los tabúes, la masturbación no es solo para los hombres, es importante que pierdas el miedo a tocarte y disfrutes tu sexualidad libremente sola o en pareja, pero sobre todo que te permitas conocerte y descubrir el lugar y el ritmo adecuado para ti. No límites tu placer por miedo a conocer tu cuerpo, recuerda que la masturbación empodera a las mujeres, al permitirles disfrutar de su sexualidad plenamente.

También te puede interesar: Beso arcoíris, la peligrosa práctica sexual que podría poner en riesgo tu vida

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.