beber leche materna como adultos
iStockphoto

La leche materna es considerada el mejor alimento para los bebés y supone ser el único alimento por lo menos durante sus primeros 6 meses de vida. La importancia de la lactancia materna es tal que existen datos de cómo alimentar al bebé con leche materna durante la primera hora reduce el riesgo de mortalidad neonatal.

Además, se considera que la lactancia materna también contribuye a la salud de los pequeños, pues reducen la incidencia de enfermedades y ciertas condiciones a lo largo de la vida como “infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto”, según datos de la UNICEF .

Y ahora algunos creen que la leche materna es una nueva superfood que no contamina el ambiente y que es igual de nutritiva para adultos, pero ¿qué tan cierto y saludable es?

bolsas y mamilas con leche materna
Natalya Trofimchuk/Getty Images/iStockphoto

Te puede intresar: Lactancia: Cómo pasar del pecho al biberón de forma sencilla

Los secretos de la leche materna

Si bien el valor nutricional de la leche materna para los bebés ha sido documentada, sin mencionar los beneficios psicológicos y emocionales entre madres e hijos, la leche se distingue por una característica que la hace única: no hay forma de replicarla artificialmente.

Vaya, se han desarrollado fórmulas para bebés, en particular para aquellas mujeres que no pueden amamantar debido a una enfermedad (ya que al ser un “fluido vivo” puede transmitir enfermedades infecciosas), toma de medicamentos o porque el bebé es intolerante a la leche materna. Sin embargo, estas fórmulas aunque son útiles para estos casos, no necesariamente emulan al 100% los beneficios de la leche materna.

Por otro lado, al tratarse de un fluido vivo, esto quiere decir que puede haber presencia de bacterias que podrían ser riesgosas. De acuerdo con Sarah Keim, epidemióloga del Nationwide Children’s Hospital, estas bacterias ayudan al desarrollo intestinal para un bebé, no obstante, puede convertirse en peligrosa cuando la leche es empaquetada y vendida a través del Internet. Pero… ¿quién compra leche materna por Internet?

Adultos que deciden tomar leche materna

bebe siendo alimentado con mamila
Pexels

La lógica detrás de beber leche materna sin ser un bebé es precisamente que es el mejor alimento para los recién nacidos. Sin embargo, se considera que la alimentación con leche materna en adultos es poco ética, pues los recién nacidos deberían ser los primeros y únicos en obtener este alimento.

Existen personas que usan la leche materna como un suplemento alimenticio para mejorar su musculatura y desempeño atlético, otros porque creen en su superioridad alimenticia, y también existen otras personas con lactofilia, que es la excitación por ser amamantado, y otros como un alimento para ayudar el tratamiento contra el cáncer –aunque no ha sido probado clínicamente.

Esto ha provocado entonces que la leche materna sea considerada un oro líquido (en ocasiones por su coloración y muchas otras por el dinero que puede conseguirse), y que existan sitios, foros, grupos y páginas en redes sociales dedicados a la compra-venta de leche materna.

Sin embargo, la realidad es que no se ha probado que la leche materna tenga beneficios para los humanos adultos, Sarah Steele lo explica en un estudio publicado en el Journal of the Royal Society of Medicine :

Desde el punto de vista nutricional, hay menos proteína en la leche materna que en otras leches como la leche de vaca. Se sabe que los contaminantes químicos y ambientales llegan a la leche materna, al igual que la cadena alimentaria en general. Ningún estudio científico ha demostrado que el consumo adulto y directo de leche humana por sus propiedades medicinales ofrezca algo más que un efecto placebo […]. Los beneficios de la leche materna se están descubriendo en el laboratorio, no en beber una botella ordenada en línea…

Por otro lado, científicos como Bruce German, profesor de comida y química en la Universidad de California Davis, que dirige un equipo de investigación encontraron que la leche materna no es el mejor alimento para un atleta dado que sus niveles de proteína son muy bajos, mientras que el de grasas saturadas y lactosa es muy alto. Sin mencionar que el aparato digestivo de un adulto funciona diferente al de los bebés por lo que sus propiedades no son aprovechadas.

Además de que la leche materna va cambiando conforme el paso del tiempo para ser apropiada para la edad de desarrollo del bebé, e incluso es un método por el cual los bebés adquieren el gusto por los alimentos que consume la madre.

Te puede interesar: Mitos y realidades de la lactancia

De los bancos de leche a la venta en Internet

En cuanto se trata de la leche materna, compartirla con otros precede a la existencia de bancos de leche. En el pasado era común que las nodrizas se ocuparan de amamantar a bebés ajenos y proveerlos de leche… y en la actualidad también es común que la leche materna pueda compartirse con otras madres y bebés.

Ante situaciones en las que ciertos bebés prematuros o recién nacidos no tienen acceso a leche materna, los bancos de leche entran en acción, y es parte de los mecanismos que se usan para asegurar que incluso bebés adoptados o cuyas madres fallecieron tengan acceso a este alimento de forma segura..

Estos bancos de leche también son una forma segura de compartir leche, pues cada donación es analizada –tal cual se realiza en una donación de sangre– en busca de enfermedades transmisibles o bacterias peligrosas. Además de ser pasteurizada para evitar la presencia de bacterias que comprometan a los bebés más prematuros.

El problema viene cuando se comienza a lucrar con la leche materna.

venta de leche materna en marketplace

Los riesgos de comprar y consumir leche materna de Internet

La leche materna puede alcanzar altos precios en línea debido a la gran demanda que existe, sin mencionar costos de envío y de empaquetado, en particular cuando es vendida para adultos y no otros infantes.

Y es que si hay algo que también diferencia a esta leche de la que podemos comprar en tiendas o supermercados es que no ha sido pasteurizada. Esto, así como sus métodos de transportación y almacenaje hacen que la leche materna vendida en Internet pueda representar un gran riesgo a la salud.

En el estudio de Steele, encontraron que en el 93% de las muestras compradas en Internet había presencia de bacterias, que eran resultado de una mala sanitización al extraer la leche, equipo mal esterilizado o una mala conservación de la leche.

Por otro lado, la investigación de Keim que se reporta en la serie documental Para bien [o para mal] en Netflix, encontró que tres cuartos de las muestras tenían presencia de bacterias patógenas (que producen enfermedades). Incluso que algunas de las muestras tenían una concentración de bacterias tan alta como la de una muestra de agua de alcantarillas. Así como muestras con salmonela.

En ese sentido, esta leche vendida en Internet no sólo representa un riesgo de salud para los adultos que la compran y consumen, sino para aquellas madres que por alguna razón obtengan leche para sus bebés de esta forma.

¿Cuánto cuesta la leche materna en México?

Por si fuera poco, los estudios realizados de la leche vendida en Internet incluso han mostrado cómo algunas personas incrementan sus ganancias rebajando la leche materna ya sea con leche de vaca o con fórmulas para bebé. Así, Kein explica, una mujer que gana de 1 a 2 dólares –en promedio de 20 a 40 pesos, según el tipo de cambio– por 30 ml de leche, puede ganar más dinero al tener más volumen de leche.

Lejos de esa estimación de dinero, uno de los métodos de compra-venta más usuales recaen en la negociación, en particular cuando una mujer suministra de forma constante y exclusiva a una o varias personas, lo que puede elevar el costo considerablemente.

Un vistazo rápido en lugares de venta usuales como Marketplace, muestra la venta de leche materna en $350 pesos mexicanos por 177 ml, hasta otras ofertas sin más detalle que un precio de $50 pesos por una cantidad incierta.

Del mismo modo, estos sitios también dan lugar a la oferta de otro tipo de productos relacionados con la lactancia, desde bolsas para almacenar leche hasta videos de la extracción de ésta.

La lactofilia y el consumo de leche

hombre adulto bebiendo leche de biberon
iStockphoto

Como se mencionó anteriormente, la lactofilia es la excitación de ser amamantado por una mujer, y así como la venta de la leche materna se ha convertido en un negocio para quienes ven beneficios o la prefieren; también lo es para quienes viven esta filia y desean convertirla en realidad.

Así como existen rincones en Internet para todo tipo de gustos, quienes gustan de ser amamantados también tienen un lugar reservado.

Un ejemplo de ello es Amamantame, un club de lactofilia que opera en 22 países (primordialmente latinoamericanos). Mediante un sistema de membresías, las mujeres ofrecen sesiones de alrededor de media hora de lactancia directa y los compradores pueden elegir a su “nodriza” o “mami” con base en una serie de fotografías. Existen una serie de reglas en curso, como que las mujeres son sometidas a pruebas de VIH para evitar contagios, el pago de cuotas a las mujeres o de los hoteles donde se realizan las sesiones, así como de actos prohibidos como intentar grabarlas.

Beber leche materna como adulto: hacerlo sí o no

La recomendación general de científicos involucrados en su estudio indican que no es recomendable que los adultos beban leche materna, no sólo por las implicaciones éticas, sino por los riesgos sanitarios que esta práctica implica.

Te puede interesar: Checa estos consejos que toda mamá primeriza debe saber

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.