movimiento del 68
IISUE/AHUNAM/

A 53 años del Movimiento del 68: qué pasó el 2 de octubre

Platicamos con Ricardo Raphael de la Madrid, director general del Centro Cultural Universitario Tlatelolco, quién reflexiona sobre este hecho histórico.

Por Jessica Servín Castillo. Actualizado por Redacción Revista Central.

  El Ejército Mexicano, siguiendo las órdenes del gobierno federal, reprimió violentamente una marcha pacífica del movimiento estudiantil organizada por el Consejo Nacional de Huelga (CNH), con la que se protestaba contra el autoritarismo y la falta de garantías democráticas, el 2 de octubre de 1968. Este sangriento episodio sucedía semanas antes de que iniciaran los Juegos Olímpicos en México, así que la atención de todo el mundo se centraba en nuestro país.

“El 68, más que un movimiento social, es una plataforma de movimientos, y un importante patrimonio político de México y el mundo. Las sociedades contemporáneas no serían lo que son sin los sesenta y ochos, sin su lucha por la libertad democrática y sin los temas que colocaron en la mesa, como la igualdad de género, el tipo de educación o las relaciones con los profesores. Es un patrimonio que está en nuestras manos, y sería injusto no reconocerlo”, afirma Ricardo Raphael de la Madrid, director general del Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT), que en 2018 se encargó de gran parte de las celebraciones por el 50 aniversario del terrible suceso.

rectoria-18-septiembre-movimiento-68.jpg
CCUT
Rectoría 18 de septiembre 1968.

“Los personajes más importantes son los estudiantes. Ellos fueron tan relevantes como lo son ahora. El movimiento fue y es una plataforma para los jóvenes en general”. Ricardo Raphael de la Madrid. Director General del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

Dignificar la memoria del movimiento estudiantil

el universal ocupacion militar de la cu
IISUE/AHUNAM

Durante el mes de octubre, el CCUT inauguró el archivo documental histórico más importante del movimiento estudiantil, el magno repositorio digital M68: Ciudadanías en movimiento, que incluyé documentos, imágenes y grabaciones provenientes de más de 30 archivos públicos y privados.

“Será de acceso libre. Incluirá más de 100 mil objetos digitales con piezas del Archivo General de la Nación, del archivo fotográfico del antiguo El Heraldo de México y de la colección de la Universidad de Chapingo, así como piezas del Canal 11, entre otros”, explica Ricardo Raphael.

Pero esto es sólo la base de todo el proyecto de celebración. A partir de este repositorio, también se realizó la reapertura del Memorial del 68 y Museo de los Movimientos Sociales, cuya finalidad es dignificar a quienes participaron y lideraron el movimiento estudiantil y fueron víctimas de la represión.

“Los personajes más importantes son los estudiantes. Ellos fueron tan relevantes como lo son ahora. El movimiento fue y es una plataforma para los jóvenes en general, que de pronto toman las calles y se vuelven actores políticos que a la fecha siguen gurando, y vaya que nos han dado lecciones. El otro actor son las mujeres, quienes comenzaron a cambiar su vestimenta y su manera de hablar, expresando su individualidad”.

El nuevo Memorial del 68 y Museo de los Movimientos Sociales está ubicado en la antigua Sala de Colecciones Universitarias, cuya superficie es de 1,700 metros cuadrados, es decir, frente a la Plaza de las Tres Culturas. Al interior se podrá observar, entre otros materiales, los restos de la puerta de la Preparatoria 1 (destruida durante el bazucazo) y los testimonios de quienes fueron líderes histó- ricos del movimiento. “La idea es que los dispositivos táctiles interactivos reflejen lo que estamos haciendo en el repositorio, desde testimonios de quienes participaron hasta piezas utilizadas en las manifestaciones. Pero también se hace énfasis en los 60, en el tema de Martin Luther King, de Kennedy, de los otros 68, en cómo impactaron todos esos sucesos, que fueron completando la carta de derechos que hoy tenemos”, explica el director del CCTU.

“Ésta y otras luchas no se han dado gratis, se han dado contra la existencia del Estado y con violencia del Estado”. Ricardo Raphael de la Madrid
tiradores movimiento 68
IISUE/AHUNAM
Tiradores del ejército mexicano

Reflexiones para no olvidar


Otro de los elementos importantes de la conmemoración de los 50 años del movimiento estudiantil fueron los Coloquios Internacionales que, desde septiembre de 2018, dieron voz a las múltiples visiones e interpretaciones sobre éste. El Comité Interuniversitario, integrado por la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Autónoma Chapingo y El Colegio de México, organizaron más de 100 conferencias. Y para seguir con la reflexión se ha elaborado una colección de libros llamada “Brigadistas”, que reúne el testimonio de quienes vivieron este hecho en la calle, y que fueron encarcelados y dejados en libertad, o ayudaron a estudiantes heridos. “La recopilación de las historias corre a cargo de Ricardo Cardona. Es una colección que da un testimonio muy congruente de este hecho”, afirma Ricardo Raphael, quien finaliza diciendo:

“Ésta y otras luchas no se han dado gratis, se han dado contra la existencia del Estado y con violencia del Estado. Desde esta perspectiva, hay que reconocer el 68, un patrimonio que se ha obtenido a golpe de esfuerzo y de participación política. Muchas de las luchas posteriores, nos siguen recordando el 2 de octubre”.
tiradores movimiento 68
IISUE/AHUNAM
Tiradores del ejército mexicano

Testimonio de la masacre: Oriana Fallaci

la prensa periodico matanza tlatelolco 68
IISUE/AHUNAM

L’Europeo envió a la periodista y corresponsal de guerra Oriana Fallaci a cubrir las manifestaciones de estudiantes en México. Ella se encontraba en el edificio Chihuahua, donde vivió los hechos, aquí parte de su testimonio: “No, no voy a dar ninguna entrevista, ninguna, no después de lo que me pasó: me han disparado, me han robado mi reloj, me dejaron desangrarme ahí, en el suelo... Estaba tirada boca abajo y cuando quise cubrir mi cabeza con mi bolsa para protegerme de las esquirlas, un policía apuntó el cañón de su pistola a unos centímetros de mi cabeza: ‘No se mueva’. Yo veía las balas incrustarse en el piso de la terraza a mi alrededor. También vi cómo la policía arrastraba de los cabellos a estudiantes y jóvenes. Vi a muchos heridos, mucha sangre, hasta que me hirieron a mí y permanecí tirada en un charco de mi propia sangre durante 45 minutos”.

Lee más de la historia de Oriana Fallaci: La mujer que dio a conocer la verdad sobre el 2 de octubre

Éste era el pliego petitorio de los estudiantes que se manifestaban en 1968:

  1. Libertad de todos los presos políticos (personas detenidas por manifestarse).
  2. Derogación del artículo 145 del Código Penal Federal, el cual regulaba los delitos de disolución social, es decir, la difusión de ideas que perturben el orden público o afecten la soberanía nacional.
  3. Desaparición del cuerpo de granaderos, grupo policial que participó en varios actos de represión.
  4. Destitución de Luis Cueto y Raúl Mendiolea, el jefe y el subjefe de la policía capitalina, respectivamente.
  5. Indemnización a las víctimas de los actos represivos.
  6. Deslinde de responsabilidades de los funcionarios involucrados en actos de violencia contra los estudiantes, y establecer un diálogo público entre autoridades y el CNH para negociar las peticiones.
detenidos 2 de octubre
IISUE/AHUNAM

No se olvida y no se calla: el 2 de octubre y la Matanza de Tlatelolco en el cine

En 1968, el séptimo arte, como materia de estudio, no tenía demasiados nichos en nuestro país.

En 1963, la UNAM abrió las puertas de la primera escuela cinematográfica en México: el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), y sus primeras generaciones fueron testigos y protagonistas de los disturbios que se convirtieron en una masacre.

La primera película que conocería el mundo sobre lo ocurrido estaba filtrada por los ojos y la emoción de aquellos jóvenes, estudiantes como los otros, dolidos como todos, pero preparados para contar lo sucedido. El Grito recopila material único, en el que podría verse el interior del movimiento. Leobardo López Aretche fue la cabeza del documental, que ocupa el número 44 de las 100 mejores películas nacionales.

En 1989, Jorge Fons realizó una de las mas significativas producciones en torno a la matanza. Protagonizada por Héctor Bonilla, María Rojo y, los todavía adolescentes, Demián y Bruno Bichir, Rojo Amanecer cuenta la historia de una fami- lia atrapada en medio de la represión política más sangrienta del México moderno. El realizador dice que, aún 20 años después, sintieron el temor de estar filmando aquella historia.

detenidos 2 de octubre tlatelolco 1968
IISUE/AHUNAM
Detenciones en el Edificio Chihuahua, el 2 de octubre de 1968.

Si el cine refleja la sociedad que lo crea, este pasaje no podía menos que ser retra- tado desde perspectivas nacionales y extranjeras, como en: Ni olvido, ni perdón (2004) de Richard Dindo, Borrar de la memoria (2010) de Alfredo Gurrola, Tlatelolco, verano del 68 (2013) de Carlos Bolado y El paciente interno (2013) de Alejandro Solar Luna. Éstas son algunas que siguen llegando a todos y cada uno de los mexicanos, no sólo por el recuerdo, sino porque, tristemente, la historia se repite. Y con más armas tecnológicas y sociológicas, el cine sigue siendo testigo y guardián de nuestra memoria porque, si de éste depende, no se olvidará... nunca.

Te puede interesar: Injusticia, criminalidad y espionaje: qué es Pegasus y cómo se usó en México

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.